Sábado, 10 Noviembre 2018 00:09

Carros chinos siguen ganando terreno y confiabilidad

Por

Los importadores están ganando el pulso frente a un mercado que mostró cierto desdén por los automotores fabricados en China. Hoy no solamente gustan sino que enamoran. Muy bien BAIC, FAW y Fotón.

El mercado colombiano y el de América Latina en general han expresado algún tipo de celo frente a las marcas de coches que son absorbidos por una clientela cada vez más exigente y muy matriculada con las casas norteamericanas que tuvieron una marcada influencia desde México hasta la Patagonia.

Los carros chinos llegaron a Colombia hace más de once años y en ese momento los compradores de automóviles naufragaban en un dilema, seguir por la línea del usado, o por mucho menos comprar carro chino cero kilómetros pero con cierta incertidumbre porque ese tipo de coche no gozaba de la representación de las marcas ya posicionadas, empero, había un precedente que impulsó a varios colombianos a estrenar este tipo de carro y fue la experiencia de Japón con sus carros que después fueron rapados por un mercado que admira, quiere, respeta y solicita de manera recurrente la marca nipona, de la fabricación que sea ya que supo insertarse en el mercado con un sello único de calidad.

Cabe precisar que entre 2010 y 2017 Colombia reportaba más de 80.000 matrículas de carros chinos en diversas marcas, gamas y tamaños. El automotor respondió y ello gracias a esa convergencia entre marcas europeas y japonesas con los nuevos fabricantes o desarrolladores de vehículos.

El Coordinador de Mercadeo de China Automotriz S.A, Sergio Uricoechea, le dijo a Diariolaeconomia.com, que el mercado del carro chino ha venido evolucionando con importante dinámica, reto que empezó con la marca JAC que gracias a su apuesta en Colombia fue marcando el derrotero de un mercado que se abría paso en medio de lo ignoto. El precio y la calidad de los carros empezaban a ser una inmejorable alternativa, opción que fue afianzándose hasta posicionar el camión y el vehículo fabricado en China en el complejo mercado nacional.

Hoy hace presencia de manera exitosa la marca BAIC la cual opera al amparo del gigantesco grupo chino BAIC Group que tiene alianzas con Mercedes Benz, Hyundai, Volkswagen y otras que permiten dar un respaldo de calidad a los carros que gozan de estupendos acabados y de unas materias primas óptimas que hacen del vehículo chino un coche muy confiable y pletórico de tecnología.

Cabe precisar que los carros chinos tuvieron que afrontar un estigma que demandó tiempo y paciencia en los importadores que fueron creciendo y enfrentando una mala fama que fue ganada de manera injusta por algunas compras de inventario que en nada ayudaron a ese debut en el mercado colombiano.

“En China el relicario de automóviles es muy grande y por ello en ese país es viable encontrar carros de todas las calidades, pues las hay muy buenas, buenas, regulares y mas así como falta de seguridad, de innovación y unos precarios respaldos que los hacen poco confiables, pero eso para un nicho de mercado no profesionalizado que difícilmente se ve en Colombia , hoy hay casas y unas representaciones de lujo que justamente pusieron el carro chino en ese pedestal de confianza y calidad”, expuso el señor Sergio Uricoechea.

Hoy las nuevas marcas que llegaron al mercado nacional ofrecen hasta cinco años de garantía como es el caso de Changhe y otras marcas, que inclusive tienen un radio nacional que permite garantizar repuestos, mantenimiento y atención al cliente. Cabe precisar que China Automotriz ofrece marcas que cuentan con el respaldo del gobierno chino que nos son muchas, pero que al contar con ese aval, permiten que sean marcas sostenibles y no de corto vuelo como ha pasado con algunas fábricas que salieron del mercado.

Los sólidos grupos chinos, explicó el Coordinador de Mercadeo, son gigantes que mueven el sector automotor, como también frentes aeronáuticos y navales totalmente dotados de tecnología y que para el caso de los carros ofrece calidad, confiabilidad y confort a unos precios muy factibles para el mercado colombiano.

Los carros chinos hoy llegan con gamas medias y altas, es decir con equipamiento Premium con sensores de luz, de lluvia, indicadores de cambio de marcha, sonru, cojinería en cuero, innovadora pantalla táctil y otros detalles que solamente son posibles en carros de gamas muy altas, es decir de aquellos que cuestan más de 80 millones de pesos, pero que con carros chinos es muy viable a partir de 49.9 millones de pesos.

El Grupo BAIC tiene dos distribuidores en Colombia y el principal en China Automotriz que lleva en el mercado más de catorce años. Allí es ofrecida la BAIC M-20 de cinco y siete pasajeros. Esta corporación es igualmente dueña de la marca Changhe que permite ofrecer otras opciones en pasajeros, coches tipo familiar como la camioneta Changhe 0-35, y los siempre rentables vehículos utilitarios.

En Colombia los carros son sometidos a exhaustivos estudios y duras pruebas, de tal manera que son acondicionados para la compleja topografía del país. El terreno colombiano, según los expertos es muy cuatro por cuatro.

La devaluación, una puntilla en la rueda

Uno de los líos de mercado que experimentan los importadores es el de la devaluación toda vez que las internaciones hechas llegan a un mayor valor, sin embargo hay fórmulas en BAIC que morigeran los costos, haciendo que los costos o el mayor valor de la divisa no sean trasladados al consumidor. La clave de esta casa china consiste en hacer compras muy grandes y de largo plazo que permiten poner el coche en vitrina a un dólar que oscila entre los 2.600 y los 2.700 pesos, es decir altamente competitivos y económicos si se tiene en cuenta el equipamiento.

“Esta estrategia nos ha permitido atender el mercado colombiano de automóviles sin ningún problema puesto que hemos reservado un buen número de carros con ese plus adicional y es que la devaluación no la siente la persona que adquiere nuestros automotores, claro está que si el dólar sigue subiendo, nuestros precios tendrán que ir en esa dirección, pero lo cierto es que a la fecha, nuestra competencia ya subió el valor de los vehículos pues ya es fácil ver carros de origen chino por el orden de los 55 y 60 millones de pesos, pero nosotros seguimos con mucha calidad en 49.9 millones de pesos”, expuso Uricoechea.

Hoy el carro chino hace presencia en todo el mundo y su calidad ha consolidado una imagen que está fortaleciéndose día a día. En medio de la guerra comercial, indicó, la calidad y el producto confiable logra superar esos escollos.
Actualmente China Automotriz vende entre 500 y 600 automotores por año gracias a un portafolio más familiar en vista que en sus inicios la apuesta fue por carga y utilitarios sin dejar por fuera el sector de pasajeros.

FAW, en China más que una marca, un compromiso

La marca FAW es toda una insignia en China, esta casa produce carros de muy alta calidad y en unas gamas que nada le envidia a los más selectos coches americanos, alemanes o ingleses, están fabricados sobre parámetros de estricta calidad y con mística de la que solamente saben los chinos.

El Gerente Comercial de FAW en Colombia, Fredy Rodríguez Murcia, hablo con este medio y precisó que el carro chino no solamente dio un paso importante sino un salto de calidad y confianza que los hizo necesarios para quienes trabajan en el sector transporte, en carga e inclusive para quienes buscan confort y un coche familiar.

“Los importadores de vehículos chinos tenemos que demostrar que tenemos un producto que compite de tú a tú con las marcas más reconocidas y mejor posicionadas en el segmento de vehículos particulares. Este carro igual se fabrica con el respaldo del gobierno chino y es casualmente una de las marcas abanderadas en ese país del lejano oriente por lo que tiene altos estándares de calidad, haciendo que FAW sea el punto visible de la industria automotriz en China, lo cual nos da solidez y garantía con un producto para mostrar y disfrutar”, dijo Rodríguez Murcia.

Aclaró que en el mercado fue creándose un estigma con el carro chino por esas importaciones de producto poco idóneo y por las referencias que fueron de vieja data, pero que por el afán de venta llegaron a Colombia en donde las marcas y los comercializadores serios debieron remar contra la corriente para recuperar prestigio y confiabilidad. Tanto marcas como representantes fueron conscientes de llegar a un compromiso de elevada fabricación y calidad para empezar a competir sin ningún lío en un mercado cada vez más globalizado que obliga a que todas las referencias de lanzamiento sean estandarizadas y puestas en vitrina en los cinco continentes.

“Nosotros tenemos ADN en el servicio público durante más de cinco años en donde FAW después de 300.000 y 400.000 kilómetros pasa una prueba que suele ser de fuego para cualquier marca. Superado ese tema, la marca en Colombia quiere enfocarse en ofrecer un producto de calidad y un respaldo igual a toda prueba como es el caso de los repuestos”, señaló Rodríguez.

En el segmento de vehículos familiares como es el caso de la SUER-7, la marca pueda destacarse y mostrar un producto muy atractivo para las familias colombianas.

Esta marca cuenta con una portafolio generoso per se, y por ello es fácil destacar el tema de camiones, de minivans, vehículos comerciales, y pasajeros en donde la experiencia fue más que grata, a tal punto que la firma ya piensa en dar el salto hacia la línea de vehículos particulares que pueden dar un mayor posicionamiento en el mercado. FAW produce también unos carros de considerable lujo los cuales van dirigidos al cuerpo diplomático de esa nación.

Otrora las marcas en Colombia fueron Chevrolet, Ford, Dodge y otras de raigambre americano como pasó hace más de 30 años cuando nadie apostaba por Mazda de Japón y por otras marcas alemanas, sin embargo hubo compromiso y fue así como Daewoo rompió el paradigma hace unos veinte años cambiando el orden mundial de los automóviles, llegando lejos en la línea de taxis y abriéndole paso a marcas como tan sólidas como Hyundai y KIA.

En opinión del experto, en Asia hay marcas que están en se ranking de las mejores cinco, empero viene otro escenario en donde las marcas chinas darán la pelea por el mercado lo cual, dice, no les costará mayor trabajo por ese proceso de industrialización que hacen de la mano de los fabricantes más experimentados. FAW tiene acuerdos de cooperación y de producción con Audi, Toyota, Volkswagen, Mazda y General Motors, es decir con los que saben hacer carros que trabajan con la firma china que lleva buenos coches no solamente al mercado asiático sino al mundo entero.

La marca cuenta con 23 plantas a nivel mundial de las cuales 17 están en China y las otras seis están dispersas por el globo, aprovechando ubicaciones y potencial de mercado sacando provecho de sus 65 años de vida y nombre, hoy tan de moda en América Latina, Europa, África y otras latitudes que hacen pensar en un aumento de la producción.

En Colombia la marca está presente en las principales ciudades y tiene como gran respaldo una calidad que fue puesta a prueba desde el servicio público. Hoy hay mayores garantías en donde el cliente no pagará absolutamente nada durante los primeros 30 mil kilómetros.

La devaluación ha impactado la importación de carros chinos porque se suma a la carga arancelaria afectando la estructura de precios lo cual no es obstáculo para que el desarrollo siga y el coche se mantenga en la fidelización de los colombianos que buscan carros buenos y con mucho confort.

El tema de la reforma tributaria es un factor que tiene a muchos preocupados, pegados del techo y durmiendo poco por cuanto hay una enorme incertidumbre en vista que un cambio en las normas impositivas pueden traer implícitas unas reacciones y unos impactos que se pueden medir en mayor contracción de la demanda interna por un colapso económico generalizado como ya paso dejando una experiencia para el olvido pues hubo una ralentización económica muy fuerte.

Una carga tributaria exagerada podría castigar el consumo interno y llevaría a Colombia a un menor crecimiento económico porque sencillamente la gente con mayores tarifas va a gastar mucho menos.

“Aquí tenemos que encenderles velas a todos los santos para que quienes toman decisiones no vayan a equivocarse y con ello a impactar de manera adversa los indicadores de una economía que ya muestra mayor dinámica”, expresó.

Sobre la guerra comercial, indicó, el tema es más mediático y de juegos de poder porque cuando el señor Donald Trump, quiere hacer un anuncio saca un iPhone diseñado en California, pero producido en China. Consideró el vocero de FAW que amén de los anuncios, es imposible que Estados Unidos o cualquier otro país puedan desligarse de un mundo globalizado que demanda mayor ingenio, más innovación y mucha creatividad.

Foton, el carro que genera renta

La firma Foton es igual otro buen ejemplo de grata tozudez y de progreso sobre pilares de trabajo, diseño y potencialización de marca que puso la marca en lugares elevados de prestigio por rendimiento, calidad y capacidad. Esta al igual que otras marcas expone lo mejor de su producto en el XVI Salón Internacional del Automóvil que se lleva a cabo en las instalaciones de Corferias en Bogotá.

El Director Comercial de Foton, Juan Esteban Huertas, anotó que en camiones y en utilitarios, Foton supo ganarse el mercado colombiano al que llegó hace 11 años luego de analizar el producto y concluir el carro de China llegaba a Colombia para quedarse lo cual se demuestra con creces desde la industria automotriz.

Después de 11 años, Foton es la segunda marca en ventas de vehículos de carga en donde compite fuertemente con Chevrolet. Declaró que el carro chino no solamente debe observarse desde el precio que ciertamente es más cómodo sino desde la calidad y el componente tecnológico toda vez que logró alianzas con desarrolladores como Cummins, Continental, Bosch y las mejoras marcas del mundo.

Estos carros antes de llegar a Colombia deben pasar por el equipo de desarrollo del producto que acondiciona el carro al terreno y a la topografía colombiana pues en China el terreno es generalmente plano en tanto que Colombia tiene por característica unas condiciones muy duras de montaña que demandan mayor exigencia en los automotores que llegan.

“Tenemos 11 años muy exitosos en los cuales hemos ofrecido producto de muy buena calidad y a muy buen precio. En un comienzo nuestro fuerte era la persona natural, el uno a uno y hoy ya contamos con pymes y grandes empresas como Coordinadora y TCC que han confiado en nuestra marca”, dijo Huertas.

El amable director reveló que uno de los pasos a dar es la importación de tractomulas, aclarando que Foton es muy fuerte en el tema de camiones livianos, pero recalcó que la línea de pesados como tractocamiones, volquetas de gran tamaño y minimulas están en lista para su pronta importación porque trabajo hay y mucha expectativa para 2019 en temas como infraestructura y el frente de hidrocarburo. Por lo anterior es posible que Foton sorprenda al público colombiano con un nuevo portafolio.

Reconoció que la marca fue pionera con sus colegas de JAC, marcas a las que les fue muy bien, pero Foton hoy es fuerte con carros comerciales y de trabajo. Las marcas chinas lograron crecer a un paso acelerado pues los pioneros sabían que el trabajo iba a ser muy duro, pero jamás contaron con una respuesta tan excelente que está dada por marca y respaldo porque hay talleres y disponibilidad de repuestos.

En este momento Foton está en todo el territorio nacional, cuenta con quince puntos de venta, 27 puntos de servicio, 28 centros de ventas de repuestos y el crecimiento sigue sin freno.

Sobre la reforma tributaria y defendiendo un punto de vista muy personal, estimó que dicha iniciativa no va a pasar porque entró tarde y para colmo de males lesiona enormemente el bolsillo de los colombianos más vulnerables.

“Al final el Presidente Iván Duque va a pensar en el país porque el daño puede ser grande porque una reforma de esas magnitudes castiga el consumo y contrae la economía que no es lo ideal para ningún país”, sostuvo.

El mercado de camiones viene creciendo en Colombia a un ritmo del diez por ciento y para el caso de Foton dicho crecimiento es del 23 por ciento, mucho mejor que el dato global. Para 2019, la marca proyecta un crecimiento del diez por ciento lo cual no es para nada de poca monta.

Al cierre de este año Foton espera poner en el mercado unas 2.000 unidades de camiones, pero en lo atinente a todo el portafolio los despachos pueden sumar 2.400 unidades.

Esta es una síntesis por demás gratificante de lo que pasa con el carro chino, que un día cualquiera fue tibiamente presentado, pero que con esa maduración que exige el tiempo, empezó a tomar tanta fuerza que hoy es un automotor confiable, de alto rendimiento, con mucha calidad y lo mejor, con un bajo precio lo cual ayuda a paliar estos tiempos complejos de la economía en donde el ahorro y la mayor eficiencia son claves en esa dura meta de competitividad.

 

Visto 648 veces