Las inversiones se suman a los USD 700 millones y 700 nuevos puestos de trabajo en la planta de Flat Rock en Michigan, anunciados en enero, para la fabricación de vehículos eléctricos y autónomos de alta tecnología.