Los arroceros en medio de las vicisitudes han enfrentado con arrojo sus problemas y han logrado fortalecerse en un mercado amenazado por el libre comercio y el cambio climático.

Los productores del cereal aseguran que los precios al público bajarán por la ley económica de la oferta y la demanda, pero precisan que la devaluación les tiene la factura en la mano a los consumidores.

En un hecho totalmente contradictorio, la empresa busca subir la tarifa del gas por la coyuntura de caída de los precios del combustible a nivel internacional. La medida afectaría a los estratos uno y dos.