La solicitud de reorganización fue presentada directamente por el representante legal de la sociedad con el visto bueno de la junta directiva.

La liquidación logró vender en bloque varios de los bienes de la compañía por un valor superior al del avalúo.