Los aguaceros de comienzos de año y los chaparrones de las últimas semanas diezmaron la producción en una cifra importante para la caficultura la cual tenía mejores expectativas.

Para los analistas, los TLC quedaron muy mal negociados, razón por la cual muchos sectores productivos están expuestos a la extinción, lo cual traerá más pobreza, mayor desigualdad y la destrucción del tejido social. “Alarma”.