Los aguaceros de comienzos de año y los chaparrones de las últimas semanas diezmaron la producción en una cifra importante para la caficultura la cual tenía mejores expectativas.