Las proyecciones a largo plazo, la cultura y valores de cada organización, junto con el equilibrio entre el trabajo y el tiempo libre son factores más importantes que el salario a la hora de tomar una decisión laboral.