El efecto de las reformas tributarias es un ejemplo claro de la manera irresponsable de manejar la economía del país. Gobierno y Fedearroz unidos por un fin común en la ruralidad.

Los arroceros en medio de las vicisitudes han enfrentado con arrojo sus problemas y han logrado fortalecerse en un mercado amenazado por el libre comercio y el cambio climático.

Al término de una reunión entre gobierno, industriales y productores, no hubo compromiso para una mejor remuneración con el incentivo al almacenamiento. Gobierno entregará 26 mil millones de pesos.

Hay expectativa por lo que pueda pasar en el Consejo Nacional del Arroz que definirá precios al productor, hoy preocupado por el menor ingreso y la caída en la rentabilidad.

Fedearroz asegura que los empresarios de la Molinería deben ser más conscientes de la cruda realidad del sector primario. El gremio pide concertación para buscar equidad social y económica.

La organización que manufactura insumos agrícolas, pecuarios y aerosoles sigue invirtiendo y optimizando su portafolio en favor de la ruralidad colombiana.

Los productores aseguran que el futuro de Colombia está en el campo, razón más que suficiente para fortalecer la ruralidad de cara a garantizar la seguridad alimentaria.

La planta que cuenta con una infraestructura de avanzada demandó una inversión aproximada de 11 mil 800 millones de pesos.

Según Fedearroz, una carga impositiva a los productos esenciales, más el IVA del 18 o 19 por ciento podría castigar al sector primario, desestimular compras básicas e impactar una economía ya afectada por un enfriamiento visible.

Los arroceros aseguran que países del hemisferio como Brasil, Perú y Ecuador están protegiendo su agricultura mientras que en Colombia sigue expuesta.

Página 1 de 2