Esta casa de joyas y lujo atiende un mercado desde hace 125 años cuando su fundador vió en Bogotá una ciudad de ensueño y pletórica de oportunidades amen del frío de noches y madrugadas y de los procesos de amoldamiento político.

La casa relojera produce los relojes más exclusivos y más finos del mundo. Su precio puede ser tan elevado que inclusive se le considera como una inversión de largo y mediano plazo por su apego entre los coleccionistas.

Las manos que sembraron y recolectaron café en tiempos buenos y malos hoy descansan y le dan vida a las plantas ornamentales, pero el recuerdo y el corazón siguen metidos en la cultura cafetera, en esa del arraigo, de mulas y aventura.

Más allá de su misión de velar por el bienestar de los más de 550.000 productores que representa hoy en día, a lo largo de su historia la FNC ha contribuido sustancialmente al desarrollo económico y social del país.

Esta empresa bogotana logró posicionarse en el mercado como la mejor del ramo gracias a una receta muy particular y a una implementación de portafolio que la llevó a exportar.

Detrás de cada negocio hay una historia y en este caso una mujer demostró que con ganas y sentido de responsabilidad todo es posible más cuando en su vida hay ángeles de por medio.