Los autopartistas aseguran que el 2018 está lleno de incertidumbre y creen que la dinámica económica no será distinta a la de 2017 porque hay preguntas, desconfianza y poco espacio para crecer.