La multinacional con sede en Suiza le apuesta a la expansión del programa de abastecimiento de café en zonas afectadas por el conflicto armado.