Sábado, 07 Marzo 2015 14:21

Lágrimas de cocodrilo en Wall Street

Por

Nueva York,  (EFE).- La contradicción entre la calidad de Wall Street como meca del neoliberalismo y su dependencia de las decisiones de la Reserva Federal tuvo  un nuevo capítulo para los operadores de bolsa, que vivieron un episodio de miedo ante un eventual fin del estímulo monetario en EE.UU. tras un buen dato de empleo.

 Con este temor ante las buenas noticias macroeconómicas, los operadores de bolsa perdieron casi 280 puntos del Dow Jones, un 1,4 % del selectivo S&P 500 y el Nasdaq se quedó a casi 75 puntos de su conquista de los 5.000 enteros el pasado lunes.

Se cerraba así con una fuerte caída la semana que había empezado con récords.

No era un batacazo por causas de fuerza mayor, sino mero chantaje emocional a la mano que les ha dado de comer desde 2008: el Estado.

Como  se dieron unas cifras de empleo mejor de lo esperado, los inversores decidieron mostrar una fingida vulnerabilidad para que no se interrumpan las políticas de estímulo. O, al menos, que duren un poquito más.

Teniendo en cuenta que la reducción progresiva de la inyección monetaria en forma de compra de bonos de deuda se superó sin ningún tipo de problemas (y con festival de récords), sorprende todavía que el fin de la congelación de los tipos de interés todavía levante tantos temores.

Esta es la medida residual del plan del expresidente de la Fed Ben Bernanke, seguido por su sustituta, Janet Yellen, para superar la crisis financiera en 2008.

Pero si bien el argumento es sólido, pues si se fomenta el ahorro en el banco se invierte menos en la bolsa de valores, las cortas miras de unos mercados que piensan que la recuperación total de la economía estadounidense les perjudica roza lo escandaloso.

A pesar de todo, lo que hoy en la CNBC definían como "buenas noticias, malas noticias" ha sido una constante en los últimos meses, de igual manera que, a la inversa, se han celebrado situaciones negativas como las multas millonarias a bancos por sus malas prácticas o los conflictos bélicos que revalorizaban el precio del petróleo estadounidense.

Sin ir más lejos, ayer los tres índices celebraron que una inestable Europa tenía que recurrir a una política similar por parte del Banco Central Europeo a la que arrancó en Estados Unidos la Fed hace ahora siete años.

Al margen del conflicto moral, en clave empresarial el Dow Jones anunció hoy un cambio de guardia: a su selección de las 30 empresas más importantes de la economía de Estados Unidos se sumará a partir del 19 de marzo la manzana de Apple, que llevaba ya tiempo a punto de caer en este exclusivo saco, del que saldrá la operadora telefónica AT&T. EFE

 

Visto 525 veces