Esta crisis es inédita porque abarca a las personas, producción y bienestar, al mismo tiempo que termina provocando un crac bursátil. Es como si se tratara de las condiciones de una guerra convencional.

La muy reconocida firma de abogados considera que vendrán medidas históricas ante una situación apremiante que demandará mucho cálculo y precisión. El mundo, dice, no será el mismo. Renegociar, un término que se impondrá.

La apertura económica legitimó la intermediación y con ello entregó la llave de la ruina campesina, hoy exacerbada con unas importaciones desbordadas.

El ajuste según el país petrolero rondaría los treinta o cuarenta dólares en el ocaso de 2020.

Así ocurrió una vez terminó la segunda guerra mundial, una situación que dejó al país norteamericano sumido en una crisis profunda, de complejo difícil manejo.