Sábado, 27 Julio 2019 01:44

Por ciclo asoma debilitamiento de la economía mundial: Analdex

Por

Expertos en comercio exterior precisan que por ciclo y por los números de la economía mundial es esperado un enflaquecimiento de los indicadores los cuales pueden ser el igual de la actual ralentización. Viene Expologística.

Los versados en economía hacen sus lecturas, sacan sus cuentas y deducen que por los llamados ciclos de la economía alimentados y fortalecidos con proteccionismo como el de Estados Unidos, la Guerra Comercial, el Brexit hasta la retirada de liquidez de los bancos centrales, no son buenos los vientos que soplan, razón por la cual los países deben tomar las precauciones del caso para no pasarla mal.

El asunto es de sumas y restas, el tema pasa por los comportamientos económicos que generalmente están atados a lo que se hace bien o también, a lo que se hace mal, en síntesis no se trata de hacer una apología a la tragedia o narrar el apocalipsis, tan solo quienes saben del tema alertan y ayudan a prevenir para que las crisis o desaceleraciones en la economía no hagan tanto daño y que los posibles efectos impacten de la menor manera las cuentas de los gobiernos, de las empresas y de los bancos.

El presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior, Analdex, Javier Díaz Molina, habló con Diariolaeconomia.com, y sostuvo que el periodo de crisis que se avecina puede ser bastante complejo porque el preocupante debilitamiento de la economía internacional puede llevar a situaciones complejas como consecuencia de la fragilidad en los mercados. Indicó que parte de las reflexiones que hacen los analistas es que la economía se comporta de manera cíclica y para el caso de Estados Unidos, la economía ya lleva un ciclo considerable porque son 41 trimestres normalmente el tiempo que dura un período los cuales ya pasaron lo que quiere decir que viene un debilitamiento y una caída de esa economía lo cual indudablemente le pegará duro a la economía mundial en donde Colombia no está apartada de esas circunstancias.

Analdex espera que esa situación de debilidad en la economía americana y mundial no sea tan fuerte en 2020 para poder pasar por esa coyuntura rápidamente para que en 2021 las circunstancias sean un tanto diferentes y perfilando crecimientos.

El tema no es para mirar con desdén y por eso el gremio del comercio exterior en Colombia aduce que hay que ser previsivos y tener las cuentas en orden porque ya hay experiencias del pasado que piden una economía ajustada, con todo en regla y sin alteraciones para sufrir lo menos posible. Es por ello anotó Javier Díaz Molina, que resulta importante tener un saneamiento en las cuentas del estado, una reducción del déficit fiscal y tener bajo control el déficit en cuenta corriente que en Colombia ha venido creciendo en su déficit externo que ha financiado con inversión gracias a que la inversión externa se ha comportado de manera positiva, pero aclaró que en un periodo de debilitamiento esa inversión cae por las menores exportaciones lo cual podría llevar a hacer recortes a las importaciones en desmedro del aparato productivo porque no sería posible internar bienes de capital, maquinaria o materias primas en una afectación real para la economía.

El tema muy apremiante porque el déficit en cuenta corriente recapitula todas las transacciones de bienes y servicios con el mundo. Este indicador es tan importante que mide la diferencia entre las exportaciones y las importaciones de bienes y servicios más el pago canalizado por elementos productivos de un país desde el extranjero menos el respectivo pago hecho a factores extranjeros que producen en el país de origen, en este caso Colombia. 

"Colombia ha venido mejorando su endeudamiento externo lo cual está bien porque le ha dado manejo a la ampliación de los plazos"


Hay que recordar que cuando la diferencia es positiva, al término del ejercicio, es posible aseverar que hay superávit en la cuenta corriente, empero si el indicador es negativo se habla de déficit en cuenta corriente. El tema no es menor porque si hay una cuenta deficitaria, ello refleja la diferencia entre el ingreso y el gasto total de una economía. Cuando hay déficit, dicen los que saben, revela que una economía reporta un gasto mayor que sus ingresos y ello hace que deba financiarse a través de la deuda o con ahorro externo.

“Uno quisiera tener mejor ajustada la economía en el frente externo con un comportamiento mucho más positivo de las exportaciones y con una mayor diversificación de éstas porque si se cae la economía de los Estados Unidos y Colombia está en otros países, bien sea de Europa, de Asia o de cualquier otra latitud, esa diversificación hará que el riego sea menor pues las amenazas llegan cuando se está en un solo mercado”, añadió Díaz.


Sobre la deuda externa, el reconocido dirigente afirmó que por fortuna, Colombia ha venido mejorando su endeudamiento externo lo cual está bien porque le ha dado manejo a la ampliación de los plazos, llevando los vencimientos a mejores términos, llevando el reperfilamiento a mejores terrenos, con mejores condiciones y en ese frente el país ha avanzado y alcanzado la tranquilidad requerida, entre otras cosas porque Colombia históricamente ha honrado sus compromisos.

Insistió que en una situación de desaceleración de la economía mundial el factor que conlleva a la angustia es el déficit en la cuenta corriente de la balanza de pagos por lo que pueda acarrear más adelante puesto que eventualmente hay que recurrir a deuda en un entorno de dificultad, situación que igual hace pensar en buscar las soluciones vía cierre de importaciones y tasa de cambio.

 

Con el TLC, Colombia no hizo la tarea

los mercados de alguna manera están pasando cuenta de cobro a la falta de diversificación de la oferta exportable

 

En las negociaciones del tratado de libre comercio, TLC, Colombia y Estados Unidos acudieron al famoso “cuarto de al lado” en donde a toda costa se definía la agenda interna que buscaba llevarle al país competitividad y mejoras para su dinámica exportadora e importadora. En ese escenario los temas básicos eran productividad y competitividad, pero dice que el asunto se quedó en una buena intensión.

“Eso es cierto, desafortunadamente no hicimos la tarea porque nos ganamos la lotería y uno tenía la esperanza de conseguir un mejor puesto, de diversificar sus ingresos, de no depender de unos pocos productos, pero cuando estaban esos planes de mejorar los ingresos porque iba a mejorar el empleo, cayó la lotería. Eso pasó en Colombia todos los temas de productividad y de competitividad se quedaron engavetados en la sonada agenda pues las vías y otros desarrollos no se hicieron y el país quedó en el mismo atraso”, comentó Díaz Molina.

 

La economía colombiana camina lento, pero camina

 

En opinión del presidente de Analdex, Javier Díaz Molina, en medio de todo hay un comportamiento positivo de la economía colombiana más cuando se observa el panorama internacional, lo cual, indicó, no quiere decir que haya conformismo porque lo ideal sería crecer a mejores tasas, empero consideró que las estimaciones hacen prever un crecimiento para este año del 3.3 por ciento, algo por debajo de los cálculos del gobierno que lo ubican en 3,6 por ciento, sin embargo, aclaró, el tema internacional no está nada fácil lo cual hace cada vez más difícil llegar a las metas trazadas.

Crecimiento PIB por regionesEl asunto no es fácil cuando se mira el PIB por regiones y se observa que el estimado para:

  • Estados Unidos es de 2,5 por ciento,
  • el de la Zona Euro de 1,9,
  • Latinoamérica de 2,2 por ciento y
  • un poco más holgado el de Asia que se vislumbra en 6, 3 por ciento.

El PIB mundial se calcula 3,7 por ciento, una sumatoria hecha por el Fondo Monetario Internacional. Por todo esto, asegura Analdex, el crecimiento esperado para Colombia es positivo dada la coyuntura que experimenta la región, el hemisferio y el mundo.

Dentro del análisis del dirigente gremial está igual el comportamiento de algunos subsectores internos como la construcción que ha venido mostrando cifras negativas, las exportaciones que están prácticamente quietas lo cual junto con otros indicadores hace pensar que no será posible llegar al 3,6 por ciento, pero sí a un 3.3 por ciento.

La suma de muchos inconvenientes hacen parte de la globalización que es un hecho y no una teoría, podría afectar o hacer mella en la economía colombiana y Latinoamericana pues lo que pasa en otras partes del planeta suele impactar a todas las economías del mundo lo cual se ha visto con la guerra comercial entre China y Estados Unidos ya que siendo Colombia una economía pequeña, muchos pensarían que esa guerra de mercados es un diferendo de grandes, pero lo cierto es que todos salen perdiendo porque la economía nacional está resentida y el comercio mundial igual está afectado.

 

“A finales del año pasado en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE, estábamos esperando crecimientos del 3,7 por ciento en términos de comercio y después debieron revisar la cifra para ubicarla en 2,6 por ciento, es decir 1.1 por ciento menos de lo que habían estimado inicialmente, todo fruto de la famosa y malsana guerra comercial. El asunto es que los analistas ignoraron todo lo que iba a la baja cuando el crecimiento de la economía mundial estaba atado al comercio”, expuso el señor Díaz Molina.

 

Lo grave, señaló el líder empresarial, es que una economía pequeña que depende de la demanda internacional para vender sus productos no es ajena a semejante situación porque cuando hay contracción en la demanda internacional se vende menos y cuando hay una demanda más dinámica, las ventas son mucho más elevadas y ese asunto, recalcó, es visible ya que en el primer semestre de 2019 las exportaciones colombianas estuvieron estancadas.

Al ver la balanza comercial el producto que ha recuperado terreno en algo es el petróleo, pero los diferentes minero-energéticos han estado estáticos y frenado inclusive por precios lo cual hace indudable que esa incertidumbre tumbe todas las proyecciones y los planes de las empresas, un tema que afecta la economía mundial y de manera preocupante en las economías nacional y regional.

Una realidad que no admite discusión, apuntó Díaz, es que la economía y los mercados de alguna manera están pasando cuenta de cobro a la falta de diversificación de la oferta exportable y a esa tendencia de conformarse con las exportaciones que dieron una mano importante con buenos precios, pero que fueron la debacle cuando la cotización del crudo se desplomó. Para el presidente de Analdex, ese fue uno de los errores que se cometieron porque todo el comercio se concentró en bienes minero-energéticos, obviando que ese sector, como todo, tiene sus ciclos y es por ello que hoy la factura que llega es alta con aspectos como la revaluación del peso colombiano que llevó a que en su momento, los sectores ajenos a los hidrocarburos, pagarán las consecuencias pues si bien la tasa de cambió logró recuperarse, las exportaciones no, porque esa es una tarea compleja que no se hace de la noche a la mañana. En ese tema, especificó, es perentoria la renovación tecnológica, la innovación y poner a tono el aparato productivo para competir.

 

“Lo importante es que uno ve algunas señales porque están creciendo algunas importaciones como maquinaria, equipos, materias primas y de bienes intermedios que muestran que muy seguramente el aparato productivo se está preparando para unas mejores plantas, modernizando su estructura tecnológica, pero pese a esto hay una brecha a la que hay que darle tiempo para poder ver las reacciones frente a la tasa de cambio, claro, hay dos variables determinantes, tasa de cambio y dinámica de la demanda internacional, hoy tenemos una tasa de cambio positiva, pero una compleja demanda internacional, de hecho es negativa”, puntualizó.

 

Sin duda alguna, la economía colombiana que pese a todo crece, debería reportar mejores tasas, pero el entorno internacional y sus repercusiones le pusieron palos en la rueda a esa mejor dinámica lo cual es lamentable porque ello afecta la inversión social y unas mejores perspectivas de desarrollo que se ven afectadas por esa contracción de la demanda externa.

 

Listo todo para Expologística

 

Uno de los grandes eventos que está por llegar es Expologística, que se cumplirá en el centro de convenciones Ágora en Bogotá entre el 14 y el 16 de agosto. En esta feria será posible ver los últimos desarrollos en logística, muestra que estará acompañada de una encomiable agenda académica.

Expologística 2019En los cálculos de Analdex está la llegada de 4.000 visitantes profesionales, la participación de sectores de ocho países en vista que confirmaron su presencia firmas de:

  • Argentina,
  • Alemania,
  • Chile,
  • España,
  • Corea del Sur,
  • México,
  • Panamá y
  • Colombia.

 

“En el Congreso vamos a tener más de 500 asistentes que podrán disfrutar y sacar el mayor provecho de una nutrida agenda académica, también con invitados internacionales de Europa y de la región con quienes vamos a mirar en qué estamos, qué está haciendo el mundo y qué hay en el planeta en innovación y en materia logística porque ese es uno de los temas en los que tenemos que seguir trabajando porque el costo logístico en Colombia es del 13.5 por ciento, es decir que del costo final de un bien, 13, 5 por ciento hacen parte de logística, un indicador que sigue muy alto, aclarando que lo hemos bajado pues venimos del 15 por ciento, pero lo cierto es que hay que seguir bajando ese costo para ser mucho más competitivos”, señaló Díaz Molina.

Este evento que es la XV versión de Expologística tiene como objetivo mostrarles a los empresarios qué hay en materia logística y el estado del arte en el mundo en esa materia. Allí en la feria será viable determinar lo que hace falta para seguir progresando en ese frente. La feria tendrá de manera paralela una serie de talleres de acceso gratuito para los visitantes sobre diferentes temas como transporte, seguridad vial, el Internet de las cosas y toda una programación muy atractiva que termina con una rueda de negocios organizada por Procolombia, la entidad del estado encargada de promover el turismo, la inversión extranjera en el país, las exportaciones no minero-energéticas y la imagen de Colombia.

Así las cosas, alrededor del tema logístico habrá más de 70 compradores y Analdex hizo extensiva su invitación a los colombianos del sector empresarial, pero igual a los universitarios, a las pymes, al gobierno y a todos los que trabajen y destaquen la importancia de la logística en los modelos de desarrollo.

 

Demora en los trámites de importación

 

Recogiendo las inquietudes de varios empresarios que centran su actividad económica en las importaciones o que sencillamente compran maquinaria o bienes de capital para optimizar sus procesos productivos, este medio le transmitió esa preocupación al gremio por excelencia del comercio exterior. Los casos, dijo Analdex, son aberrantes por unas demoras que hacen que el país no sea competitivo teniendo la localización geográfica de la que goza lo cual le permitiría afianzarse como un centro de redistribución de mercancías en la región, pero los tiempos, las demoras y los trámites llevan a que Panamá le tome ventaja a Colombia en ese sentido.

“Lamentablemente eso es así, pero yo espero que con la nueva normativa aduanera, infortunadamente sin plataforma electrónica porque dicen que el sistema estará listo en dos años, de todas maneras con una mejora en el campo aduanero el país podrá darle celeridad al comercio y lograr así esos urgentes niveles de competitividad que pongan a Colombia como el candidato número uno para erigir ese centro de redistribución”, declaró Díaz.

La situación es tan delicada que muchas empresas han optado por elegir otros destinos para invertir en vista que en Colombia no hay condiciones para hacer negocios y la verdad sea dicha la tenencia de los dos mares sigue ahí como un eslogan estéril que no permite hacer efectivo un proyecto superlativo al que se puede acceder por la posición geográfica.

Hoy el mapamundi no destaca solamente el importante Atlántico sino el dinámico Pacífico y entre esos dos mares está América y allí Colombia, es decir que hay margen de operar a manera de bisagra entre Europa, el Atlántico y Asia Pacífico.

Colombia por fortuna es un país caracterizado por la  resiliencia, enseñado a navegar en mares turbulentos, y capaz de superar cualquier escollo por difícil que este parezca. No en vano el país del Divino Niño y al que le sobra la fe, esa que mueve montañas así deje en el piso la infraestructura de la vía al llano que hablando en serio amerita pronta solución. De todas maneras y al terminar esta nota fue posible ver ese momento apoteósico en el que un joven hijo de Zipaquirá, Egan Bernal, mostrara con pundonor y esfuerzo que la camisa de líder también es para los colombianos, esos nacionales que hicieron patria en medio de la selva, que construyeron líneas férreas amen del paludismo y la fiebre amarilla, esos que edificaron ciudades en sitios imposibles. Hoy Colombia busca nuevos derroteros, sabe cómo nunca de la relevancia de la competitividad y la logística, esa que arrancó a lomo de mula o a lomo de hombres, cuando los cargueros impresionaban a Alexander Humboldt, ese que tan exactamente describió nuestros albores, los mismos que saben y huelen a café, cacao, quina y añil.

Como dice acertadamente un dicho paisa, “Yo no pedí ser colombiano, simplemente tuve suerte”

Seguir leyendo: Política comercial no debe cerrar la puerta y botar la llave: Analdex

 

Visto 2304 veces