Jueves, 29 Octubre 2015 10:27

Analistas consideran que Colombia está preparada para choques externos

Por

Colombia aumenta su actividad económica en un 3.0 por ciento, según los resultados del PBI del segundo semestre.

A pesar de la recesión económica que enfrenta el continente Latinoamericano, Colombia tuvo un crecimiento superior a las expectativas; los resultados del PBI para el segundo trimestre arrojaron un incremento de la actividad económica de 3.0% frente al mismo período del año anterior. Estas fueron las principales conclusiones del estudio Análisis Económico y de Industrias Latinoamérica. En busca de una estrategia de crecimiento económico sostenible, realizado por Deloitte.

La expansión registrada se debe al buen desempeño del sector de la construcción, tanto en edificaciones públicas (por el impulso de los programas de vivienda y la dinámica de la construcción no residencial), como en obras civiles (beneficiadas por el Sistema General de Regalías que provee recursos para el desarrollo de importantes obras a largo plazo), y la destacada performance de la producción de petróleo que se sustenta en los buenos resultados del programa de mejora extractiva de crudo.

A pesar de ello, Colombia ha tenido que someterse al desplome de la moneda local que acumula una devaluación de +28.8% entre enero-15 y septiembre-15, la mayor en América Latina después del Real brasileño– y su contribución a la aceleración inflacionaria refuerzan actualmente la percepción de los analistas de mercado de una posible suba en la tasa de referencia.

Como parte de este estudio se realizó un análisis por industrias que refleja los datos más importantes un panorama respecto al crecimiento económico de Colombia:

Productos de consumo

En Colombia las ventas minoritas aumentaron en los primeros siete meses del 2015 4,1%, siendo el segundo país que mayor aumento registró después de México. Mientras que Brasil y Argentina registraron una caída del 2,4% y el 1,9%, respectivamente.

Oil & Gas:

Una de las industrias más importante de la región es la petrolera, contando Latinoamérica con el 20.4% de las reservas probadas totales del mundo. Y recientemente, se han anunciado descubrimientos de nuevas reservas en países como Argentina, Brasil, Bolivia y México; hallazgos que han ocurrido a pesar de la expectativa de un menor gasto de capital en dicho sector, luego de la decisión de los operadores de adoptar medidas para mitigar el impacto de la caída de los precios del petróleo.

Hasta el momento, los expertos del mercado han coincidido en afirmar que América Latina recibiría el 21% del gasto mundial offshore de bienes de capital durante este año, una disminución significativa comparada con el 25% alcanzado en 2014.

Sector bancario

En Colombia, el auge de los servicios bancarios, financieros y de billetera móvil ha permitido que el país se ubique entre los tres de América Latina con mayor cantidad de operaciones bancarias realizadas a través de los teléfonos móviles, luego de crecer 34% en 2014. Sin dudas, la banca móvil se ha convertido en el segmento de servicios bancarios de mayor crecimiento en el último tiempo.

Ciencias de la salud

Colombia planea duplicar la inversión en actividades de Ciencia, Tecnología e Innovación, desde el 0.5% actual hasta el 1.0% del PBI en 2018, con el fin de promover el desarrollo tecnológico del país, responder a las necesidades de su aparato productivo y contribuir a mejorar los indicadores sociales. Para lograrlo, ya han empezado a darse los primeros pasos, tras la definición de las metas en ciencia, tecnología e innovación incluidas en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2014- 2018.

Gubernamental

En los últimos meses, varios países de la Región han llevado a cabo nuevas reformas tributarias. Si bien las modificaciones incluidas han sido diversas, la mayoría de los cambios están centrados en mejorar la eficiencia del gasto social, incrementar los ingresos tributarios y reducir los déficits fiscales que complican cada vez más a algunos de los gobiernos de América Latina.
En el caso de Colombia, el país se enfrenta a la necesidad de implementar una reforma tributaria integral, que impulse la inversión y diversifique la economía, para que el país pueda situarse en la senda hacia un crecimiento más sólido, sostenible e inclusivo.

Telecomunicaciones

En el curso de los últimos veinte años, América Latina ha pasado por grandes trasformaciones sociales y económicas, asociadas fundamentalmente a las tecnologías de información y comunicación. Desde 1997 hasta hoy, la cantidad de usuarios de Internet se ha multiplicado por 87 veces, al mismo tiempo que han caído los precios de los servicios en términos reales. La velocidad promedio de conexión se ha más que duplicado desde 2010, en tanto que cada vez se adoptan con mayor rapidez las nuevas tecnologías que se lanzan al mercado.

Así, una de las mayores falencias del sector es que Latinoamérica, lejos de crear una industria de contenidos, servicios y aplicaciones innovadoras. Por este motivo, uno de los desafíos más grandes para la Región en los próximos años será el de concretar las inversiones necesarias para reducir la brecha digital. De acuerdo con distintos estudios, los países latinoamericanos necesitan invertir USD45.000 millones anuales en infraestructura en telecomunicaciones, en lugar de los USD28.000 millones que se invierten actualmente, para incrementar el acceso a la red 4G y a los servicios de banda ancha móvil y fija.

Panorama Latinoamérica

La desaceleración del crecimiento económico en China, la expectativa del alza de la tasa de interés en Estados Unidos y la inestabilidad financiera internacional han generado un ambiente nocivo para Latinoamérica, provocando la reducción de los flujos de comercio globales, apreciación del dólar con respecto a las monedas más importantes del mundo, reducción de los flujos de inversión hacia Latinoamérica e incremento de los niveles de riesgo soberano.

Respecto al futuro económico del continente se puede prever que el precio de los commodities va a seguir relativamente bajo, el dólar va a continuar alto respecto a las principales monedas del mundo y la inestabilidad financiera global va a tender a persistir. Por lo tanto, la gran tarea de la mayoría de los países latinoamericanos es la de diseñar e implementar una estrategia de crecimiento económico que no se sustente principalmente en la dinámica de las variables internacionales, y que por el contrario se base en una mejora sistémica de los actuales niveles de productividad.

El principal problema es que, en materia de productividad, América Latina sigue atrasada.

En el caso de Argentina el PBI acumula una expansión promedio de 1.2 % durante los primeros nueve meses del año, lo cual indica que la economía podría recuperarse en 2015, aunque todavía a un ritmo muy bajo. Contrario al caso de Brasil que entró a recesión técnica durante abril y junio, tras encadenar los dos primeros trimestres de 2015 con fuertes retracciones en su actividad económica. De esta manera, durante el primer semestre de 2015 la economía brasileña acumuló un descenso interanual de 2.1%, con el que volvió a la recesión de la que había salido a fines del año pasado.

En cuanto a México, con los datos suministrados por el Banco Central de México (BANXICO), durante el segundo trimestre de 2015 la economía mexicana exhibió un crecimiento moderado de 2.2% interanual (vs el 2.6% alcanzado en enero y marzo de este año), que permitió que el PBI se expandiera 2.4% anual en la primera mitad del año.

Mientras que Venezuela parece no recuperarse, no se ve clara una salida a la crisis, a pesar de que no se cuentan con datos oficiales sobre el desempeño del PBI en lo que va del 2015, los analistas de mercado sostienen que la caída de la actividad que se inició en 2014 –cuando se contrajo 3.0% según declaró su presidente Nicolás Maduro– se profundizará, sin dudas, este año.

Desde el lado de la demanda, el empeoramiento de la escasez de bienes de consumo, una tasa anual de inflación de tres dígitos y la débil creación de empleo son los principales factores detrás de la retracción del consumo privado.

Visto 1046 veces