Martes, 05 Abril 2016 22:14

Devaluación fortaleció venta de carros nacionales: BBVA Research

Por

El grupo de análisis económico del banco español con operaciones en Colombia considera que en 2016 se venderán 260.000 unidades y en 2017 280.000.

Los analistas de BBVA Research previeron que las ventas de carros mostrarán una contracción en 2016 lo cual es consecuente con la desaceleración que reporta el consumo privado, sin embargo advierten un mayor despacho de autos con ensamblaje nacional por el mayor precio del dólar.

La economista jefe de BBVA Colombia, Juana Téllez, aseguró que a la fecha los sectores de vehículos y de motos representan el tres y el uno por ciento respectivamente de la producción bruta industrial. Dentro de los cálculos de la entidad crediticia, en 2016 la venta de carros puede llegar a las 260.000 unidades, pero el escenario mejora en 2017 cuando se proyecta una comercialización de 280.000 vehículos.

Según Téllez, la industria automotriz se acomodó al escenario que trajo la caída de los precios internacionales del petróleo y explicó que con la devaluación cayeron las importaciones y se fortaleció el ensamblaje nacional que gano terreno en el mercado interno.

La experta indicó que en 2014 la producción bruta del sector representó ventas por valor de 6.4 billones de pesos, es decir un 0.8 por ciento del PIB y ofreció el 2.7 por ciento del empleo de la industria.

El equipo de analistas económicos que conforman BBVA Research encontró que entre 2014 y 2015 el valor de las importaciones de coches se redujo en 34,8 por ciento al pasar de 4.996,5 millones de dólares a 3.257,5 millones de dólares. Los principales países de origen de las importaciones son según el banco, México, Corea y Argentina.

Uno de los aspectos a tener en cuenta es que el BBVA considera que el año próximo será el de la recuperación toda vez que los indicadores entrarán en un punto de equilibrio que darán confiabilidad al mercado y que despejarán todas las dudas sobre este mercado que aún en medio de las dificultades tuvo ventas importantes.

Para 2017 se estima que vendrá un promedio en tasa de cambio lo cual mejorará el ítem de precios en favor de las ventas que van a crecer al ritmo de la economía que estará por el orden del tres ciento. Téllez vislumbró un año con algo mejor de consumo, con mejor inversión y una tasa de cambio sin devaluación adicional que redundará en un comportamiento coherente en el precio de los automóviles.

“Es cierto, el ajuste se tenía que dar en toda la economía y este era un ajuste necesario en este sector también, pero en efecto hay variables estructurales que le dirían a uno que el sector seguirá creciendo porque tiene potencial en donde no solamente las importaciones son relevantes sino también la producción local que tendrá un papel determinante en el tema de la industria, es decir que se fortalecerán las cadenas en dónde la producción de automóviles jalonará a la de autopartes, a la de carrocerías y otras de gran importancia”, comentó la señora Téllez.

El camino luce bien en el sector porque Colombia es un mercado en expansión y en dónde su parque automotor es obsoleto. A lo anterior se le añade que tan solo el 16 por ciento de los hogares urbanos cuentan con un vehículo. A nivel rural el asunto es mucho más complicado y allí todo está prácticamente por hacer.

Los TLC serán determinantes

Para el grupo de análisis económico del BBVA, la dinámica que tomarán los tratados de libre comercio con Estados Unidos y Europa una vez quede conjurado el fantasma de la devaluación, será de suma importancia porque habrá mayor inversión y la llegada de más automotores.

Aclaró que de todas maneras es necesario darle a la economía mundial un compás de espera porque la economía de Estados Unidos se recuperas lentamente mientras que la europea sigue en indicadores negativos y algo lejana de la plena reactivación lo cual es vital en los flujos de comercio a través de los TLC.

“Al mirar situación Colombia veíamos unos TLC abiertos súper importantes que son Estados Unidos y Europa los cuales no se han podido explotar en toda su magnitud porque la recuperación americana es débil y la de Europa aún más, pero esperamos que crezcan y cuando eso pase habrá un flujo de salida y de entrada muy importante que debería demandar más recursos y más automóviles”, declaró Téllez.

De momento reconoció que los ensambladores han sido muy activos en hacer una sustitución de importaciones lo que pueden hacer bien las ensambladoras grandes y precisó que el caso de las motos es especial porque la mayoría de estas se hacen en Colombia. “En el caso de los automóviles si ha habido un intento de sustitución de importaciones importante que ha arrojado frutos buenos”.

Aclaró que las grandes importadoras de carros que representan la mitad del mercado del automóvil en Colombia no están transfiriendo el total de la devaluación al consumidor como estrategia y paralelo a ello están disminuyendo márgenes para que todo no vaya a precios. Si bien la devaluación fue muy superior, los precios de los importados aumentaron en 16 por ciento.

Téllez dijo que hay una ecuación que no se debe obviar en el estudio y es que hubo reducción de márgenes por parte del importador, del concesionario y de la fábrica como tal, jugada que impidió mayores costos en los coches.

“El sector se dio cuenta que estamos en un momento difícil de demanda porque esta sigue en el camino de la desaceleración y por ello los aumentos en precio fueron compartidos, es por ello que una parte debió asumirla el consumidor”, dijo.

Sobre las exportaciones, la experta dijo que el sector ha venido mejorando gracias a unas campañas que han surtido todo su efecto porque hay marcas que se están exportando bien. Especificó que igual el mercado exógeno tiene sus altibajos porque hubo socios comerciales que le compraban automóviles a Colombia como es el caso de Ecuador que bajó las compras porque sufrió el choque petrolero con mayor fuerza que Colombia.

Entre 2014 y 2015 las exportaciones colombianas crecieron en 16,1 por ciento al pasar de 27.000 a 31.400 unidades. Las ventas de autos particulares fueron las de mayor participación que pasaron de 23.600 a 29.300 carros. Los principales destinos de exportación fueron México, Perú y Chile que desplazó a Ecuador.

Expuso que no se puede negar que están mejorando las exportaciones, pero expuso que el asunto no es fácil cuando el vecindario, cuando Estados Unidos y México todavía siguen con un crecimiento que no es tan fuerte como el que se esperaba.

En cuanto al TLC con el Triángulo Norte de Centroamérica (Salvador, Guatemala y Honduras) Juana Téllez dijo que este es un mercado aún muy incipiente porque hasta ahora están empezando a comprar y destacó que son vecinos más cercanos de México que es un país con una capacidad enorme en la fabricación de automóviles que lo afianza como exportador.

Para la analista del BBVA, con Chile surge una gran oportunidad porque el país austral no produce automóviles y este país se caracteriza por ser un gran comprador de autos. Actualmente Chile es el tercer país que le compra automóviles a Colombia y en el último año el crecimiento de ventas aumentó a tasas del 16 por ciento.

En Colombia los autos más vendidos en 2015 fueron Chevrolet con 67.755 unidades matriculadas, Renault que vendió 48.870 coches, KIA con 28386, Nissan con 20.180, Hyundai 17.680 y Ford con 16.152. Cabe destacar que la firma que más aumentó en ventas fue Mazda que paso entre 2014 a 2015 de 11.348 unidades a 15.766, un aumento del 39 por ciento. Un caso para tener en cuenta es el de Suzuki que ocupó el segundo lugar en dinamismo toda vez que creció 8.9 por ciento en unidades vendidas.

La mayor cuota de mercado la tiene Chevrolet con 23,9 por ciento, le sigue Renault con 17,3 por ciento y cierra el cuadro de medallería KIA con 10 por ciento.

Al mirar en detalle se observa que los vehículos que más aumentaron de precio fueron los de gama alta pues no en vano su ajuste se dio en un 16 por ciento en 2015. Con la variable dólar se puede deducir que hubo una tendencia diferente en el precio de los vehículos de acuerdo a su país de origen lo que lleva a concluir que los coches producidos en Estados Unidos o China pudieron haber subido más que los ofertados en México, Japón y Europa, lo anterior explicado porque las monedas de esas economías se debilitaron frente al dólar.

Una de las reacciones del mercado, sostuvo Téllez, es que los usuarios compraron vehículos nuevos de menor valor cambiando una tendencia que venía en Colombia y es que el comprador nacional mejoraba año tras año el tipo de automóvil. Todo ello se dio porque el impacto de la devaluación fue mucho más fuerte sobre la gama alta la cual es importada en su mayoría.

Financiación a la orden del día

En opinión de BBVA Research, el número de créditos para compra de vehículos aumentó en 2015. Durante el año anterior fueron desembolsados préstamos para 195.000 unidades lo cual representó un crecimiento del 3,6 por ciento frente a los desembolsos de 2014. Así las cosas, el 68,8 por ciento de las ventas de los carros cero kilómetros de 2015 fueron hechas a través de los créditos del sistema financiero.

“Esta fue la penetración más alta desde 2008 del financiamiento crediticio”, afirmó, Juana Téllez.

Actualmente la cartera de créditos para vehículos en todo el sistema financiero se ubica en 11.5 billones de pesos lo que equivale a 1,4 por ciento del PIB y a 11,8 por ciento del total de la cartera de consumo.

Se resalta que entre 2014 y 2015 la cuota promedio de un crédito para carro pasó de 528.400 a 548.300 pesos.

Motos, a toda velocidad

La venta de motos se mantuvo estable y el BBVA indicó que los fabricantes entregaron en 2015 unas 660.000 unidades. La devaluación poco afectó este mercado por cuanto el 90 por ciento de las motos se fabrican en Colombia.

Según el estudio, la producción nacional se concentra en cinco ensambladoras. En 2014 Auteco producía el 35,3 por ciento del total de motos, le seguía Corbeta con el 19,5 por ciento, Incolmotos con el 18,9 por ciento, Fanalca 15,5 por ciento y Suzuki con el 10,7 por ciento.

Desde hace unos meses entró al mercado con ensamblaje en Villa Rica (Cauca) Hero Motors de la India.

Los departamentos con mayor número de motos son Antioquia, Valle del Cauca, Cundinamarca y Santander.

Uno de los fenómenos que podría estar pesando en la mayor compra de motos podría ser el mototaxismo, pero el estudio no logra precisar volúmenes por tratarse de un servicio marginal y relativamente nuevo.

 

Visto 919 veces