Jueves, 10 Enero 2019 13:20

Banco Mundial baja previsión de crecimiento global para 2019 y 2020

Por

El ente multilateral redujo su pronóstico de crecimiento mundial en 0,1 puntos porcentuales a 2,9% para este año debido a una caída en el comercio y el sector manufacturero, además de las guerras comerciales. ¿Habrá crisis?

La proyección de crecimiento para el próximo año también fue revisada a la baja en los mismos 0,1 puntos porcentuales a 2.8%. Asimismo, el banco mantuvo sin cambios el pronóstico de crecimiento para 2019 para las economías desarrolladas y para EEUU en 2% y 2,5%, respectivamente, mientras que la expansión para la zona euro se redujo en 0,1 puntos porcentuales a 1,6%.

Sin embargo, recortó las perspectivas de crecimiento de EEUU para 2020 en 0,3 puntos porcentuales a 1,7%. En tanto, la estimación de crecimiento chino se redujo en 0,1 puntos porcentuales a 6,2% para 2019 y se mantuvo sin cambios en el mismo 6,2% para 2020. El banco mantuvo su proyección de diciembre para el PIB de Rusia para 2019 y 2020 en 1,5% y 1,8%, respectivamente.

Presagios oscuros

Los principales índices bursátiles de EEUU -S&P500 y Nasdaq se desplomaron considerablemente en diciembre del 2018. Los analistas advierten que esta caída puede señalar que el mundo está acercándose a una nueva crisis global.

El índice S&P 500 disminuyó un 10,6% en diciembre del 2018, la caída mensual más grande desde febrero del 2009. Además, en este mismo mes no se había producido un desplome de tal magnitud desde 1931, año en el que la Gran Depresión estaba en plena marcha, informa el periódico Financial Times.

Según Rúbchenko, no es un secreto que la economía de EEUU está experimentando problemas serios. Hoy en día los expertos y políticos discrepan acerca de la pregunta: ¿cuál es la principal amenaza para la estabilidad económica global?

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, considera que el principal problema radica en la política de la Reserva Federal que tomó la decisión de aumentar las tasas de interés.

Por si fuera poco, el ente aplica un programa destinado a reducir su balance general, retirando el dinero de la economía estadounidense, destaca el autor del artículo.

Tan solo en octubre del 2018 la Reserva Federal redujo sus activos en 35.000 millones de dólares, hasta situar su balance general en 4,14 billones de dólares. De acuerdo con el portal Wolf Street, es el nivel más bajo registrado desde febrero del 2014. En total el ente redujo su balance general en 321.000 millones de dólares desde octubre del 2017, cuando inició su programa de normalización del balance general.

CNBC destacó que durante toda su existencia la Reserva Federal trató de reducir su balance general al menos seis veces (en 1921-1922, 1928-1930, 1937, 1941, 1948-1950 y en el 2000), y cinco de esos intentos terminaron en una recesión en la economía estadounidense.

Mientras tanto, la encuesta realizada por el Bank of America Merrill Lynch reveló que la política de la Reserva Federal ocupa solo el segundo lugar en la lista de los principales riesgos. La guerra comercial es el mayor riesgo para los mercados.

Según la Academia de Ciencias Sociales de China, el crecimiento económico del país asiático debería situarse en el 6,6% en el 2018 contra el 6,9% del 2017, y se ralentizará hasta el 6,3% en el 2019.

El autor del artículo considera que tal ralentización amenaza con provocar el desplome de los precios mundiales de las materias primas dado que China es su mayor importador en el mundo.

"Como resultado muchos países en vías de desarrollo que suministran materias primas a China podrían experimentar problemas", explica.

Rúbchenko destaca que EEUU y China no son los únicos Estados que podrían provocar futuras turbulencias en los mercados. Arabia Saudí también podría ser el detonante de una nueva crisis global, considera el autor.

"El presupuesto de Arabia Saudí para el 2019 fue aprobado tomando en consideración el déficit presupuestario de 35.000 millones de dólares. Con todo eso, los saudíes lo calcularon con esperanza que el petróleo cueste unos 80 dólares por barril", destacó.

De acuerdo con Rúbchenko, el principal peligro radica en el hecho de que Arabia Saudí y China son los principales tenedores de la deuda estatal de EEUU. Al tropezar con problemas económicos y presupuestarios ambos países podrán verse obligados a vender los bonos estadounidenses.

"Esta venta provocará inevitablemente una fuga masiva de inversores que repercutirá en el desplome de los bonos estadounidenses y en la aparición de agujeros en el balance de distintos bancos. Después de eso, lo único que podemos hacer es esperar para ver cuál de estos bancos repetirá la suerte de Lehman Brothers, cuya bancarrota causó la crisis global en el 2008", concluyó.

Visto 443 veces