Domingo, 26 Mayo 2019 06:58

Finsocial, financiamiento humano, rápido, versátil y con corazón

Por

La compañía de financiamiento, experta en créditos de libranza optimiza su portafolio y prepara un anuncio que revolucionará la manera de llegar al ahorrador.

No podíamos dejar la hermosa y próspera ciudad de Barranquilla sin antes ir a la sede de uno de los paradigmas financieros llamados a crecer de manera sostenida y a dar unos saltos de calidad y de portafolio bastante llamativos porque sin duda alguna hay sistemas en la economía que son rentables de la mano con el cliente y en donde éste se siente cómodo y muy bien tratado.

Fue grato visitar la Compañía Privada de Financiamiento, Finsocial y su espectacular sede en el norte de Barranquilla en la carrera 53 con 80, allí es visible una impresionante dinámica y un nutrido grupo de colaboradores, entre ellos profesionales trabajando para que muchos colombianos tengan acceso al crédito de una manera más humana y con la tranquilidad de estar en una entidad regulada y vigilada que no admite dudas a la hora de hacer colocaciones y coadyuvar con el mejoramiento de la calidad de vida y con el fortalecimiento de las micro y pequeñas empresas.

En diálogo con Diariolaeconomia.com, el siempre amable Gerente General de Finsocial, Santiago Botero, indicó que la compañía financiera tecnológica está catalogada por el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, como una de las fintech o empresas de servicios financieros más destacadas de América Latina.

Según el financista en Colombia aún hay mucho por hacer en el tema financiero y por ello la firma trabaja fuertemente en unos productos que si bien ya tienen forma todavía no es prudente formalizarlos o socializarlos ya que una vez estén estructurados, avalados y listos para llegar al mercado serán presentados y puestos al servicio de toda una comunidad.

“Lo único cierto y que sí le puedo adelantar es que vienen cosas muy buenas para los clientes porque estamos convencidos que en Colombia hay oportunidades grandes y sentimos que los clientes demandan un tipo de servicio o de producto que todavía no tienen y eso tiene que ver puntualmente con los ahorradores que son sin duda el corazón del sistema financiero que reclaman mejor trato y la adopción de modelos que estimulen ese desestimulado ahorro”, declaró el señor Botero.

Uno de esos mecanismos es el Crowdfunding o micromecenazgo que es una red de financiamiento colectiva generalmente online. Este sistema tiene como particularidad el altruismo y por ello a él llegan donaciones económicas y otro tipo de recursos para financiar diversos proyectos. El mecanismo ha mostrado mucha eficiencia y a nivel mundial muestra experiencias bastante sugestivas pues con la fuente de financiación es posible apalancar todo tipo de proyectos entre los que está la financiación de deudas, la construcción de escuelas y el surgimiento de nuevas empresas.

Para Botero este tipo de modelo que ya opera en varias partes del mundo ayudará a ajustar las cargas de cara al futuro para que todo llegue al punto de equilibrio que debe imperar, es decir que unos no ganen muchísimo dinero y que otros ganen muy poco como es el caso de los ahorradores que son los que ponen toda la sangre en el cuerpo del sistema financiero. Por lo anterior el experto dijo que se vienen buenos tiempos con esa ola fintech que hay a nivel internacional.

El Gerente General de Finsocial indicó que la idea que está por salir de la compañía es muy arraigada a las necesidades del cliente y por ello le apuesta a un producto muy ganador que dará de qué hablar no solamente en Colombia sino en otras latitudes porque se trata de una empresa bien interesante para unos clientes que van a verse gratamente sorprendidos.

Groso modo el nuevo producto será la tesis de que la banca si puede tener corazón porque está pensado en el cliente como parte vital del modelo en donde habrá un pedestal real para el ahorrador pues este va a recibir un verdadero retorno sobre su esfuerzo, la idea es que ese colombiano que quiere depositar dinero para el futuro no termine sacrificando calidad de vida y después saliendo a deber a una cuenta alimentada con sus propios recursos. El asunto es que esa plata que la banca presta y que es del ahorrador entre por una intermediación más humana y consecuente porque lo ideal es un negocio como la banca es que el usuario de crédito pague y lo haga con gusto.

“Esta iniciativa me emociona porque es superlativa y desarrollada con gente triple A lo cual es muy importante porque una idea mala con buenas personas terminan sacando un proyecto adelante, pero una idea buena en manos de personas malas, la acaban y no la ponen a funcionar como debiera, es decir que la parte humana y la ética son vitales en ésta nueva apuesta. Aquí nos estamos rodeando de expertos en la materia, hemos recorrido varios países y continentes, en procura de extraer las mejores hipótesis y lo más positivo para darle vida a un producto, es por eso que me atrevo a decir que el próximo año saldremos con una propuesta financiera que revolucionará el sistema, no hay duda”, señaló Botero.

En ese nuevo escenario crediticio que se concibe desde Finsocial se puede decir sin exageraciones que habrá fiesta para todos puesto que las soluciones llegarán a empresas micro y pyme, pero también para los hogares sobre la base de entregar dinero con rapidez y con mecanismos y blindajes de recuperación de la cartera. Un punto a tener en cuenta es que las tasas que vienen del sistema financiero y que por reglas de juego y de mercado llegan altas, no podrán llegar baratas al mercado, pero hay unos lineamientos que facilitarán la colocación y la manera de pagar las deudas.

Así las cosas vendrán muy buenas noticias para sistemas conocidos como el shadow banking o banca en la sombra que permiten ponerle corazón a la banca y contribuir así con el desarrollo de Colombia y con la cristalización de sueños y proyectos. Un ejemplo es Finsocial que apalancando un esquema de finanzas sobre pilares de libranza, logró llegar a muchísimos nacionales sencillamente para mejorarles la vida.

“Yo soy un hombre de Dios y en este proyecto pasa lo mismo que cuando Dios le dijo a Noé que hiciera el Arca, lo mismo estamos haciendo nosotros porque hay muchas necesidades financieras y nosotros las estamos acopiando para llevar verdaderas soluciones a los ahorradores. Sentimos que la banca no es amiga del cliente y por ello el noventa por ciento de la gente tiene una opinión negativa del sistema financiero y es por ello que ese corazón que nos sobra lo pondremos a disposición de unos colombianos que necesitan crédito para catapultar ideas, sueños y emprendimientos”, sostuvo el Gerente General de Finsocial.

La Compañía Privada de Financiamiento, Finsocial, resultó vital para el crédito confiable, razón por la cual muchos ven en esta firma un paradigma de inclusión social, de verdadero tejido social y de ayuda porque si el sistema no prestara dinero en condiciones humanas muchos tendrían que acudir al gota a gota o al indeseable paga diario, lo anterior teniendo en cuenta que en Finsocial el 50 por ciento de los clientes son colombianos no bancarizados.

Para Botero lo ideal es que en cada proyecto, los emprendedores y los mismos empresarios ya consolidados aprendan a ver a la banca como la gran aliada del desarrollo y a quererla por un servicio esencial para proyectar prosperidad, pero allí los bancos tienen que hacer sus reformas y reestructuraciones en el marco de una economía mucho más globalizada que busca un sistema financiero a disposición para crecer, mejorando los indicadores económicos y sociales.

Finsocial, como siempre, muy bien

En lo corrido del año y llegando al balance del primer semestre de 2019, Finsocial va superando con creces las expectativas que estaban en la proyección y al igual que en 2018, la financiera espera crecer al cien por ciento. De darse la meta, que va camino a cumplirse, la firma tendrá una cartera en promedio de 600.000 millones de pesos al cierre del año.

En este momento la cartera de Finsocial supera los 330.000 millones de pesos y el objetivo está cerca si se tiene en cuenta que la colocación mensual está por el orden de los 22.000 millones de pesos mensuales y la idea es llegar a 30.000 millones este año.

“La máquina va a todo vapor, estamos trabajando muy duro y contamos como le digo con un equipo triple A. A decir verdad aquí todo se hace para que las cosas lleguen a feliz término porque no improvisamos ni dejamos labores para última hora, Finsocial se mueve bajo estrategias y cronogramas que se cumplen a cabalidad. Actualmente estamos muy vinculados y apoyando mucho a las Secretarías de Educación y con ello hacemos mucho más majestuoso el día del maestro porque llevamos artistas tal y como sucedió en Antioquia. Lo propio hacemos en Barranquilla en donde obsequiamos motocicletas que ayuden con la movilidad de los ahorradores e igual hacemos agasajos para esos colombianos que tanto valor tienen por formar hombres y mujeres de bien, tan necesarios para el mañana, es por eso que toma mayor fuerza ese evento tan afianzado como el Profe Bacano”, afirmó Botero.

A criterio de Botero al sistema financiero y a todos los agentes de crédito les tocó innovar para garantizar crecimiento y sostenibilidad, es por ello que proyectos como Nubank de Brasil, es una propuesta de fintech demasiado interesante, y otras en el mundo que se hacen muy llamativas. Este tipo de financiamiento sería de gran ayuda en esquemas de agricultura campesina familiar de mucho éxito también en Brasil, pero ya en el radar del gobierno colombiano. Este tipo de agricultura busca fortalecer las capacidades sociales, económicas y políticas de las familias, comunidades y organizaciones de la agricultura campesina, familiar y comunitaria. Este plan podría ser el punto de referencia para las acciones que los actores privados, internacionales y no gubernamentales establezcan al respecto.

El enfoque de agricultura campesina hace parte de una política que conlleva necesariamente a unos planes nacionales de reforma rural integral, tema que hace necesario implementar lineamientos dentro de unas estrategias integrales de desarrollo rural que potencien el enfoque rural de las regiones. En ese contexto entidades como Finsocial serían muy útiles porque llevarían verdaderas soluciones a las familias campesinas que vana demandar crédito para el nuevo campo y su nueva concepción de agro-negocio.

Según los análisis, la agricultura campesina en Latinoamérica y el Caribe integra aproximadamente 17 millones de unidades productivas que convoca a una población cercana a los sesenta millones de personas, y en ese nicho hay oportunidades gigantes para la bancarización y la prestación de servicios financieros, el asunto depende del afán que el ejecutivo le dé a la iniciativa, pero como en todo, si bien hay problemas, también están al día las soluciones.

“Casualmente yo estaré por estos días en Brasil en donde me reuniré con las directivas de un banco digital y con una compañía muy fuerte en las finanzas digitales de ese país, por eso se hace muy necesario aprender y sacar lo mejor de cada experiencia para replicarla en Colombia en procura de mejorar las condiciones crediticias”, añadió el inquieto financista.

Sobre el tema de la paz, Botero dijo que la tranquilidad total del país no es nada complejo ni un logro que no llegue como consecuencia de las oportunidades, inclusión, bancarización y el recibo de unas herramientas básicas para una vida digna de los ciudadanos. Estimó que el equilibrio para que haya paz llega con un trato equitativo y sobre bases sólidas de respeto sin perder ese norte de ayuda y solidaridad.

La gente, escribió, está muy desalentada por lo que ocurre con su dinero y con su ahorro y para ello basta con mirar a los fondos privados de pensiones en donde la plata renta a niveles muy bajos para el ahorrador, pero si en grandes cantidades cuando ese ahorro es invertido en negocios que dan mucha plata, pero solamente para los administradores. Es allí, exteriorizó, en donde las ideas disruptivas de Finsocial se tornan como una solución generosa y con corazón porque no se trata de entrar en marcos de competencia sino de servicio y eficiencia. La meta de Finsocial es construir más tranquilidad en las familias, más confianza en los colombianos y mucho más entusiasmo en los nuevos empresarios.

Al analizar la economía y sus comportamientos, Finsocial especificó que es caída vertiginosa y en picada que traía la economía ha venido parando por todo el trabajo que se ha hecho desde el sector real, pero igual con unos esfuerzos encomiables por parte del gobierno del Presidente, Iván Duque, quien a criterio de Botero, está dando las bases de la institucionalidad lo cual es una buena noticia porque Colombia es un país de emprendedores que con ese tipo de oxígeno, saca la economía y la sociedad adelante.

Agregó que en ese sentido es importante destacar que es perentorio dar ejemplo desde la justicia y el cumplimiento de las normas porque solamente con disciplina, honestidad y congruencia, es viable pensar en una mejor Colombia.

Consideró que la migración de empresarios es un campanazo de alerta ya que los industriales y quienes manejan negocios en el país son quienes sostienen la economía y los indicadores sociales. Finsocial, por ejemplo genera más 450 empleados que son generalmente familias bien remuneradas, pero si una compañía de ese perfil migra, son muchos los aspectos negativos para la economía y para el país social.

Bien en expansión y en portafolio

Finsocial cuenta con 25 oficinas en Colombia dentro de las que se cuentan Bogotá, Cundinamarca, Medellín, Cali, Montería, Armenia, Valledupar, Rionegro, Barranquilla, Santa Marta y otras, sin embargo con el tema tecnológico, la financiera hará presencia nacional en su totalidad.

“Ahora vamos a salir con el pagaré desmaterializado y creo que vamos a ser la primera o la segunda compañía hoy en Colombia que le pueda vender este tipo de pagarés al sistema financiero. El pagaré desmaterializado es un producto que dota a los mercados de valores y financiero de una solución integral que administra de manera desmaterializada el ciclo de vida de este tipo de papeles, consintiendo así procesos ágiles, eficaces, sin ningún tipo de riesgo y con elevados niveles de seguridad en la Web, en síntesis mayor velocidad de desembolso”, explicó Botero.

Desde la perspectiva del Gerente General de Finsocial, un cambio en el modelo económico debe hacerse con inteligencia y sin llevar la economía a exposiciones o riesgos porque si bien hay que propender por mayor inclusión y mejores ingresos, lo cierto es que el mundo vio que las economías que funcionan son las capitalistas en donde la palabra negocio, institucionalidad, respeto, democracia y rentabilidad hacen parte de un credo económico que cuando se cumple arroja los mejores resultados. Un ejemplo de cambio es China que gracias a las reformas impulsadas desde 1979 por Deng Xiaoping, hicieron que la otrora China Roja pasara a un país productor, exportador y totalmente capitalista.

“La idea es crear empresas en donde se le pague bien a la gente porque solamente así es posible dinamizar la demanda de bienes y servicios, mover la economía y acabar con esa brecha cada vez más alarmante entre pobres y ricos”, concluyó Santiago Botero.

Al salir de tan agradable oficina en el norte de Barranquilla nos llamó poderosamente la “Guadalupana” que le cubre la espalda a un hombre que nació para servir, igual lo protege el “Patrón”, una imagen bellísima de nuestro Señor Jesucristo, la hostia bendita y un cúmulo de religiosidad y apego por lo bueno porque como en tiempos de Jesús, Finsocial quiere multiplicar el ahorro como en su momento el Altísimo lo hizo con los panes y los peces.

Concluimos, al terminar esta gira por Atlántico y Barranquilla, que Finsocial es una muestra adicional y prueba fehaciente que en ese bonito lugar del Caribe colombiano están pasando cosas amables y de mucha proyección. Es así como viendo entrar vertiginosas las aguas del río Magdalena al Océano Atlántico o Mar de las Antillas en el punto conocido como Bocas de Ceniza, llega al pensamiento esa canción o himno del perenne e inolvidable, Joe Arroyo, porque con el progreso de una ciudad que estuvo en el olvido y sumida en el atraso, hoy todos miran con admiración un proyecto urbano digno de replicar puesto que deja ver rostros felices y mucho futuro. Al lado de ese crecimiento justo está Finsocial, haciendo un placentero acompañamiento porque como muchos en “Curramba la bella”, hay un compromiso permanente de mejoramiento e impulso para seguir construyendo urbe y edificando sueños.

En medio de ese candor tropical en donde se hacen visibles los trabajos y los apoyos que mejoran la vida de la gente con una labor hecha desde esa amable orilla de la Colombia caribeña que deja notar felicidad, amor y orgullo, resulta imposible no gritar al unísono con la hermandad costeña, “en Barranquilla me quedo”.

 

Visto 2346 veces