Viernes, 20 Septiembre 2019 08:59

Colombia tendrá 32 millones de usuarios de Internet en 2020: BBVA

Por

De acuerdo con el análisis hecho por BBVA Research, los principales obstáculos para aumentar el uso de las nuevas tecnologías por parte de los colombianos son los costos, la falta de conocimiento sobre cómo usarla y la cobertura.

En 2020, Colombia llegará a 50 millones de habitantes, de los cuales 32 millones serán usuarios de Internet y cinco millones usarán de manera frecuente la banca electrónica, así se deriva de un estudio realizado por BBVA Research sobre la penetración y el uso de las nuevas tecnologías en Colombia.

El economista principal de BBVA Research, Alejandro Reyes, aseguró que en Colombia, el celular se posiciona como el dispositivo preferido para acceder a la red, desplazando al computador y al portátil. Expuso que en las ciudades, ya hay 22 millones de celulares, mientras que, en las zonas rurales, el número de móviles asciende a 2,7 millones.

¿En qué usan las TIC los colombianos?

De acuerdo con el análisis elaborado por BBVA Research, los colombianos usan las nuevas tecnologías en mayor medida para consultar redes sociales y buscar información. Sin embargo, su uso es bajo cuando de fines educativos y banca electrónica se trata.

Actualmente, las redes más usadas por los colombianos son Facebook y WhatsApp, con más de 18 millones de usuarios, seguidas por Youtube con 9,9 millones, Instagram con 7 millones y Twitter con 4,1 millones. Mientras que los usuarios de las aplicaciones de banca móvil apenas llegan a los 3,5 millones de personas.

Según el análisis, los principales obstáculos que se encuentran para aumentar el uso de las nuevas tecnologías por parte de los colombianos son los costos, la falta de conocimiento sobre cómo usarla y la cobertura. No obstante, los dos últimos factores han venido en franca mejoría en los últimos años.

“Si bien contamos con avances importantes, como que la mayoría de las conexiones hoy se realizan por dispositivos móviles. La mayor carga tributaria, el IVA (19%) y el impuesto al consumo al servicio de internet, recae sobre la mayoría de las suscripciones. Así mismo, aún existe una alta desigualdad en el acceso a internet según el nivel de ingreso y la zona de ubicación”, agregó el economista principal de BBVA.

El estudio muestra que, mientras que en 2018 los hogares con Internet en las zonas urbanas sumaban 7,6 millones de personas, en las zonas rurales esa cifra apenas supera las 500.000 personas.

Transacciones en el sector financiero

De acuerdo con el análisis, el uso de las nuevas tecnologías en relación con el sector financiero viene en aumento gracias a la mayor conectividad. En 2018 se transaron 12 billones diarios por canales digitales y 7,7 billones por canales físicos y por primera vez, el Internet pasó a ser el canal más importante, superando a las oficinas, registrando un crecimiento cercano al 50% frente a un descenso del 19% entre 2014 y 2018, de las operaciones en las sucursales físicas.

Adicionalmente, el monto transado por banca móvil ha crecido en más de 20 mil veces en este mismo periodo.
Por otra parte, de acuerdo con el análisis, la alta informalidad del comercio y baja penetración de los datáfonos actúan como barrera para la proliferación de los pagos electrónicos, prueba de ellos es que 4% de los comercios recibe pagos con tarjeta débito y crédito, menos del 2% usa el método de transferencia electrónica.

Los establecimientos comerciales que reciben en mayor medida pagos electrónicos son los hipermercados, las estaciones de servicio y droguerías. Mientras que las papelerías, los minimercados de barrios y restaurantes son los menos asiduos a este tipo de métodos de pago.

Comparación con otros países

Por otra parte, comparado con otros países, Colombia cuenta con un rezago importante en cuanto a la calidad del servicio respecto a otros países. Por ejemplo, si se compara en cuánto a velocidad por descarga, el país se encuentra por debajo de México y Chile que cuenta con un promedio de 6,0 y 3,9 megabites por segundo, mientras que Colombia se ubica en 3.5 y el promedio mundial es de 11 9 megabites por segundo.

“Nuestras estimaciones es que para 2020, el 62% de los colombianos contará con acceso a Internet, de los cuales cerca de un 10% prevemos serán usuarios de la banca electrónica, como resultado de una mayor oferta de productos y servicios a través de estos canales digitales que suplan mejor sus necesidades” puntualizó Reyes.

En diálogo con Diariolaeconomia.com, el señor Alejandro Reyes, sostuvo que en materia de plataformas e inversión en tecnología, hay una diferencia grande entre las grandes y pequeñas empresas que hacen no solo baja inyección de capital sino capacitaciones muy simples como el uso de plataformas generales y soluciones de ese estilo y nada puntual o especializado, aspecto que muestra que en capacitación la diferencia también es abismal entre los grandes, que tienen claros los objetivos, y los chicos que no logran identificar prioridades de cara a ser más competitivos.

De cara a incentivar la masificación de la tecnología en las empresas con la ayuda del gobierno, el vocero consideró que ya hay unos cimientos montados y que se ven reflejados en la infraestructura así como en la consciencia de las grandes y medianas empresas.

“Nos falta de las pequeñas empresas, la noción de que esto es importante hacia el futuro, digamos sobrevivir en los negocios unos años vista, sin desarrollar una plataforma digital fuerte cumplir objetivos será mucho más difícil, es decir que necesitamos un cambio cultural y allí el gobierno al ver que el tema es tan atomizado, debería liderar unas campañas desde el Servicio Nacional de Aprendizaje, SENA o desde el ministerio de Comercio para generar una cultura digital que permita abrir el panorama de oportunidades que no ven hoy esas pequeñas factorías, allí también sería muy útil el concurso del MinTic”, aseveró Reyes.

Hay un paso que debe darse y tiene que ver con adaptarse a las tecnologías que hoy en día está desarrollándose en el mundo, luego el tema de página web y la venta electrónica, en vigencia desde hace unos años en el mundo, debe fortalecerse pues actualmente se está dando un paso adicional hacia el manejo de data, de estrategia a través de datos en información, tarea que no está haciendo ni siquiera las empresas de gran tamaño de manera masiva en Colombia.

Los trabajos, recalcó, apuntan a descargar ese paso que requiere desde el gobierno un incentivo hacia donde guiar de alguna forma el aparato productivo colombiano lo cual hace parte de la política industrial que debe desarrollar el ejecutivo. En síntesis hay que tener como tarea tener la consciencia del costo y de lo que implica no estar en el tema digital y tecnológico en las pequeñas empresas y segundo, es urgente mirar involucrar a las grandes empresas en las tecnologías de punta porque de lo contario habrá un alarmante rezago.

En materia tributaria, expresó el economista principal de BBVA Research, Alejandro Reyes, hay temas que se pueden hacer para que haya mayor acceso a la Internet y tener así mercados más amplios y podría ser por la vía de reducir algunos impuestos a la telefonía móvil que es una herramienta y que podría tener ese beneficio del gobierno, y desde el lado de las empresas la contribución se daría por el lado de dar mayores incentivos por ventas importantes y desarrollos desde el lado digital, eso podría generar una tarifa diferente en asuntos impositivos a la que se aplica por fuera de lo digital.

Al pasar las operaciones de comercio al ámbito digital, hace que éstas sean visibles y allí el estado estaría recaudando más recursos, desde luego con tarifas menores para cada empresa de manera individual.

Dijo que como el ejemplo empieza por casa, la Dirección de Impuestos y otras entidades gubernamentales deben optimizar el aparato tecnológico del estado porque hay muchas operaciones que siguen haciéndose de manera presencial ya que hay desconfianza en el público o en algunos empresarios en los sistemas estatales a la hora de consultar o usar la Internet para hacer diligencias tributarias o de comercio, lo invita a hacer los correctivos del caso y a modernizar tecnológicamente entidades como la Dian, básicamente en comercio exterior que sigue siendo uno de los frentes con mayor rezago comparativamente en la región lo que explica el por qué hay tantas demoras a la hora de importar o exportar.

Quizás lo que explica el hecho que Colombia no esté a la altura de otros países en materia tecnológica es el haber llegado tarde a estas plataformas porque mientras el mundo avanza a unas velocidades vertiginosas, el país fue lento y lejos de muchos. Hoy el mundo habla de cuantas 5-G van a estar conectadas y Colombia sigue con ese malsano paso atrás hablando de 4 o 4.5 en algún momento, lo cual nos deja, como se está haciendo costumbre, rezagados.

Reyes indicó que en la región la velocidad de transferencia de datos es muy baja y Colombia sigue dentro de un lánguido promedio, sustentando que en el bus de la tecnología, Colombia se montó algo tarde, pero dijo que por fortuna aún hay tiempo de reaccionar y esa respuesta será un poco demorada porque está atada a la educación para crear una cultura digital lo cual no será tan traumático porque los niños y los jóvenes están muy dispuestos a las tecnologías.

El tema de la economía naranja que fue un tema bandera o uno de los ejes centrales del gobierno actual, no ha podido despegar de manera adecuada porque han venido proyectos adicionales que han impedido el arranque de esa política con la magnitud que quería el Presidente y que además en esos términos lo demanda el país.

“El término sigue siendo muy ambiguo y definir la política naranja todavía está allí, pero sí se requiere que se interactúe más dentro del mismo gobierno para que esa política permee aristas en los temas laboral, productivo y educativo para empezar a crear ese movimiento requerido y dinamizar toda una sociedad pues si somos muy poquitos los que hacemos algo, es muy difícil permear a muchos y si somos más el tema será más sencillo y yo creo que eso viene desde un estado interactuando con sus diferentes líneas y no dejando el tema solo desde el ministerio de Comercio”, señaló el economista.

Si bien el rumor de la eventual caída de la Ley de Financiamiento sigue siendo especulativo, el BBVA Research considera que podría haber, si eso ocurre, un efecto para los emprendimientos hechos al amparo de la economía naranja, sin embargo, aclaró, que se trata de una política de largo aliento lo cual dice que si se pierde un año, el asunto se puede retomar porque la política habla de plazos a diez años, pero sin lugar a dudas habría un impacto y con ello más incertidumbre a la hora de invertir o hacer negocios.

El empresariado y la gente en general, concluyó Reyes, deben entender que el futuro de los negocios cargados de productividad y competitividad están en la red porque si bien hay factores como la tasa de cambio, el costo laboral y la infraestructura física en ese aspecto, está el entorno digital que se afianzó como el campo de batalla de la competitividad del nuevo milenio, sin dejar de reconocer que hay que subsanar los otros componentes competitivos para no seguir perdiendo oportunidades.

Visto 1017 veces