Miércoles, 02 Octubre 2019 21:44

Plata de la paz no debe estar metida en el Plan de Desarrollo: Fecolfin

Por

Las cooperativas financieras de ahorro y crédito reunidas en Bucaramanga aseguraron que están en capacidad de manejar los recursos del posconflicto. Hablan de crisis y devenir económico.

Una inquietud fue generada en la apertura de la VI Convención Financiera Cooperativa en la capital de Santander cuando la Federación Colombiana de Cooperativas de Ahorro y Crédito y Entidades Financieras, Fecolfin, anotó que los dineros donados y destinados para la paz no pueden hacer parte del Plan Nacional de Desarrollo porque ello podría acarrear inconvenientes con los donantes ya que se trata de una contribución voluntaria con fines específicos.

El Presidente Ejecutivo de Fecolfin, Enrique Valderrama Jaramillo, le dijo a Diariolaeconomia.com, que sencillamente los dineros entregados para la paz son para ese proceso pues de lo contrario o puesto en otro plano podría confundir porque cualquier desprevenido puede asumir que se estarían omitiendo las obligaciones del estado que debe sacar recursos de su presupuesto para atender frentes sociales y obligaciones inherentes a su mandato, pero no financiando el amparo constitucional con unos recursos ya comprometidos.

 

Hay en caja para la paz unos 37 billones de pesos y en ese entorno de posconflicto tan solo se habla de destinar 1.5 billones de pesos para el agro y la economía solidaria. Perfectamente las cooperativas pueden administrar esos recursos llevando crédito o desembolsando apoyos en una cuantía importante para desarrollar una economía rural que es la esencia de la paz y la justicia social. Podemos con nuestra experiencia apalancar una política agropecuaria de perfil familiar que garantice seguridad alimentaria y oferta exportable tal y como pasa en Brasil. El campo, y no es mentira, tiene mayor identidad con las cooperativas que con la banca tradicional, esa que miran con temor”, destacó el dirigente cooperativo.

 

Explicó que si es por desconfianza, la Asociación cuenta con un par de bancos vigilados por la Superintendencia Financiera, el Banco Coomeva y el Banco Coopcentral en los cuales podría canalizarse una serie de recursos. Declaró que el gremio ha clamado y ha pedido que les entreguen esos recursos o parte importante de ellos porque las cooperativas son muy capaces de manejarlos.

Especificó que ha habido un inexplicable freno a tiempo que cuestionó que cuando de administrar recursos se trata, siempre a las cooperativas las ponen a tazar por las líneas de redescuento lo cual le agrega un precio adicional y que resulta bastante delicado para los entes de crédito del régimen solidario, pero confirmó que las cooperativas están en todas las condiciones de manejar recursos que recalcó son exclusivamente de la paz porque no hacen parte de ningún otro rubro.

En su análisis sostuvo que los otros recursos que tiene el ministerio de Agricultura son bienvenidos porque las cooperativas de ahorro y crédito pueden irrigarlos y llevarlos a todos los rincones de Colombia, lo cual demanda confianza y creer en un sector que no ha reportado un solo siniestro en 21 años, cualidad que ofrece toda la confiabilidad.

Si bien la paz tiene un ahorro importante, igual el ejecutivo cuenta con los dineros para atender el frente social porque sería imposible que un gobierno serio como el que administra hoy, no acope los dineros para atender a las comunidades necesitadas que no estuvieron en el conflicto, y que de no acudirlas implicaría también una enorme injusticia.

 

“Una cosa sí es cierta, la paz necesita plata y lo mejor del tema es que la tiene para evitar con la irrigación de recursos para impulsar proyectos, que los desmovilizados vuelvan a las armas. No, eso no puede ser, a esos campesinos hay que recuperarlos para bien de sus familias y de una sociedad que los quiere ver haciendo lo que realmente saben hacer, cultivando alimentos o criando ganado. Ellos, después de la desmovilización, están esperando soluciones que les marque un derrotero productivo y toda la tranquilidad en el sentido que jamás se equivocaron apostándole al sosiego y al equilibrio de una Colombia muy cansada y agotada por las guerras que dicho sea de paso superan los cien años”, apuntó Enrique Valderrama Jaramillo.

 

Guerra comercial y crisis económica: Cooperativas con ojo avizor

 

FOTO DIARIO LA ECONOMIAUn tema que no pasó por debajo de la cerca fue el de la guerra comercial y los grandes riesgos de una nueva crisis mundial de la economía.

En opinión de Fecolfin, el contexto actual de la economía mundial tiene atentas a las cooperativas sobre el particular, pero aclaró que a pesar de las crisis que han sobrevenido, Colombia ha mantenido una línea de conducta muy favorable.

Reiteró que el sector solidario y las cooperativas de ahorro y crédito le apuestan a un crecimiento de la economía nacional del 3.5 por ciento, muy por encima de América Latina que en su conjunto lo hace al punto seis por ciento, haciendo de los colombianos todos unos campeones.

“Si el mundo va en reversa y con los indicadores y variables hacia abajo como lo que se está viendo en Europa y en los países asiáticos, yo creo que Colombia va a responder en forma muy positiva, pero no podemos relajarnos ni pensar que una crisis mundial no nos va a afectar, y eso invita a tener ojo avizor frente a ese fenómeno mundial que está ocurriendo al menos mientras sea presidente de Estados Unidos el señor Donald Trump”, conceptuó.

Quizás preocupa el déficit en cuenta corriente que puede ser, según el dirigente, un talón de Aquiles, pero de manera paralela estimó que de mantenerse los ritmos de crecimiento, el país puede ir sopesando los otros indicadores.

No cabe duda, enfatizó, si la economía mundial de desmorona el análisis no puede ser otro distinto a que el señor Trump se parrandeó en el globo porque una vez subió aranceles y tomó medidas severas, vino la devaluación y el impacto en los precios del petróleo entre otros commodities, pero aclaró que en los dos primeros indicadores la afectación ha sido total y consecuencia de una política irresponsable adoptada desde afuera.

 

“Esperamos que vengan la elecciones en Estados Unidos para ver qué ocurre y qué conjeturas podemos tejer pues la situación de hoy es totalmente insostenible por la incertidumbre que gesta”, expuso.

 

Aún en medio de una crisis, las cooperativas al ser un instrumento económico y social pueden ser un salvavidas para muchos y por ello Valderrama que por ello no se explica por qué las cooperativas están corriendo detrás de un gobierno, lo que no debiera ser cuando deberían ser los gobiernos quienes le corran a las cooperativas.

Finalmente dijo que el cooperativismo sigue ahí como muestra de que es el modelo económico a seguir, pese a que muchos tratan de ignorarlo y desconocerlo, pero indicó que durante años los cooperados no han pedido, de manera abierta, concluyó, han ofrecido, y de qué manera.

Visto 310 veces