Viernes, 22 Mayo 2015 14:11

Emisor sigue con las tasas quietas, pero preocupado por los socios y el ingreso nacional

Por

La coyuntura de la economía internacional y los posibles impactos en Colombia que ya se ven pesaron en la decisión del Prestamista de Primera Instancia. Hay inquietudes y preocupaciones por el entorno doméstico.

 La Junta Directiva del Banco de la República en su sesión de mayo decidió mantener la tasa de interés de intervención en 4,5 por ciento. En esta decisión, la Junta tomó en consideración principalmente aspectos tales como la situación americana en donde Estados Unidos se expande a un menor ritmo y los escenarios zona del euro y Japón que muestran señales de recuperación gradual.

El gerente general del Banco de la República, José Darío Uribe, señaló que China continúa desacelerándose mientras que el producto de los principales países de América Latina crece a tasas bajas o negativas.

“Es factible que el crecimiento económico promedio de los socios comerciales de Colombia en 2015 sea menor que en 2014”, precisó el señor Uribe.

Agregó que el dólar se ha fortalecido y las primas de riesgo de Colombia y otros países de la región han disminuido. Apuntó igualmente que el precio internacional del petróleo ha aumentado. No obstante, dijo, se estima que una parte de la caída acumulada de los términos de intercambio de Colombia sea de naturaleza permanente y afecte la dinámica del ingreso nacional.

“La economía colombiana está ajustándose a las nuevas condiciones externas en un entorno de menor crecimiento del consumo y la inversión. Los ingresos por exportaciones han descendido como consecuencia de los menores precios internacionales, en especial del petróleo”, expuso el economista.

Manifestó que la fortaleza del mercado laboral continúa y las tasas reales de interés se mantienen en terreno expansivo. Así mismo, expresó, se espera que la inversión en obras civiles y la construcción continúen dinámicas y que, con el paso del tiempo, la devaluación real del peso vaya teniendo un impacto positivo sobre el comportamiento de los sectores que exportan y los que compiten con importaciones.

Sobre la inflación, tema analizado por el colegiado del Emisor, el gerente indicó que esta aumentó en abril y se situó en 4,64 por ciento, cifra superior a la proyectada por el promedio del mercado y por el equipo técnico del Banco. “La mayor inflación se explicó principalmente por el aumento en los precios de los alimentos y, en menor medida, por el traslado de la devaluación del peso a los precios. El promedio de las medidas de inflación básica subió nuevamente y se situó en 3,84 por ciento”.

Para el Banco Central, las expectativas de inflación de los analistas para diciembre de 2015 se sitúan en 3.92 por ciento y para mayo y diciembre de 2016 permanecieron relativamente estables y cerca del 3 por ciento. Las que se derivan de los papeles de deuda pública a 2, 3 y 5 años disminuyeron y se mantienen cerca a la meta de largo plazo.

“En resumen, el aumento observado de la inflación ha obedecido a factores transitorios y sus expectativas a mediano plazo se mantienen cerca del 3 por ciento en un contexto de desaceleración de la demanda agregada. La Junta seguirá haciendo un cuidadoso monitoreo del comportamiento y proyecciones de la actividad económica e inflación en el país, de los mercados de activos y de la situación internacional. Reitera, además, que la política monetaria dependerá de la información disponible”, concluyó Uribe al atender a la prensa.

Visto 1171 veces