Domingo, 22 Marzo 2020 02:17

Crecimiento económico muy por la senda del cero: Juan Camilo Restrepo

Por

Hay una mixtura compleja que tiene que ver con Coronavirus, devaluación, desplome en los precios del petróleo y una inflación que amenaza. Un dolor de cabeza de talla mundial.

El Coronavirus no solo agarró mal de defensas a buena parte del mundo sino que impactó la economía del mundo de manera alarmante. El virus afectó la dinámica económica y con ella llegaron una serie de factores que fueron sumando problemas y vaticinios nada halagüeños.

Colombia por ejemplo está en una encrucijada porque paralelo a la inactividad del aparato productivo que optó por alinearse con la prevención sanitaria, llegaron unas arandelas perversas que en nada ayudan a la política fiscal del país. La diferencia entre Rusia y Arabia Saudita hizo desplomar el precio del crudo y todo apunta a que el derrumbamiento en las cotizaciones no va a parar, también la devaluación siguió agudizándose y con ella quedó amenazada la inflación si se tiene en cuanta que Colombia es un país que importa alimentos, bienes y componentes en alta proporción.

El panorama es preocupante y la pregunta que el país se hace hoy es cuál será el derrotero que debe tomar el país para superar una situación que pone a pensar a más de uno toda vez que la economía en medio de la coyuntura por Covid-19 está hecha añicos y pidiendo soluciones de choque para enfrentar una caída histórica, evento en el que las autoridades económicas estarán acompañadas por el mundo entero, hoy paralizado por la apocalíptica pandemia.

En charla con Diariolaeconomia.com, el exministro de Hacienda y Crédito Público Juan Camilo Restrepo Salazar, anotó que efectivamente la situación está sumamente complicada y consideró que la actual crisis de la economía es una de las más profundas, si no la más profunda, que tanto el mundo como Colombia han sufrido en las últimas décadas.

Aseguró que el crecimiento económico planetario igual que el colombiano se va a ver seriamente damnificado con las actuales evoluciones pues si bien no se sabe hasta cuándo irá el impacto lo que sí se puede prever es que el crecimiento económico será negativo o muy cerca de cero.

 

“Todo va a depender de cuanto duran estos bajos precios del petróleo, está caída de las acciones y en fin todos los sobresaltos que se han estado presentando últimamente. No sabemos si esto va a tardar un mes, dos meses, tres meses, seis meses o todo el año, pero realmente el impacto sobre la economía va a depender de estos desarreglos que se han venido nombrando”, declaró el señor Restrepo Salazar.

 

El también exministro de Agricultura así como de Minas y Energía y un encomiable versado en temas económicos aseveró que la ráfaga de problemas y situaciones invitan a pensar en soluciones y en medidas de choque. Indicó que el gobierno y el país pueden pensar en todo menos en una reforma tributaria de manera inmediata porque eso sería agregarle a la coyuntura elementos de confusión.

Eso, expuso, no quiere decir que no se puedan revisar algunas exenciones y deducciones muy ligeramente otorgadas en la última reforma tributaria, pero una nueva reforma, recalcó, sería un factor de desconcierto y no sería el momento oportuno.

A criterio de Restrepo, los ajustes tienen que ir en la dirección que señaló la emergencia económica que anunció el ejecutivo y que ya explicó el ministro de Hacienda como también el Presidente de la República. Destacó que el gobierno haya decidido apoyar el sistema de salud pues de seguir creciendo en casos la pandemia, se correrá el riesgo de un colapso luego es determinante ayudar con dotación, equipamiento y desde luego ponerse al día con la llamada ley de punto final.

Estimó igualmente importante buscar compensaciones de los sectores más vulnerables que van a verse afectados en sus ingresos en el corto plazo. Para el experto también puede ser interesante pensar o considerar en unas medidas ya más estructurales que se podrían adoptar al amparo de la citada reforma como sería un seguro de desempleo y una universalización del sistema pensional colombiano porque tanto empleo como pensiones son los dos sectores más afectados por la crisis.

 

“Ya el desempleo está altísimo y va a seguir creciendo con esta situación y hoy hay ocho millones de colombianos que no tienen acceso a ningún sistema de pensiones y van a verse más alejados con las consecuencias de esta crisis”, apuntó.

 

Al exministro de estado le parece bien contemplar salidas productivas de alta eficiencia y lograr una necesaria diversificación de la oferta exportable. En ese sentido expresó que todas las medidas que apunten a estimular otros renglones diferentes a los minero-energéticos son buenas y afortunadas, pero consideró que el sector de minas y energía sigue siendo muy importante en Colombia por lo que no se puede cerrar de un día para otro como quien obstruye un registro eléctrico. Enfatizó que por un tiempo largo el país tendrá en los energéticos el principal factor de exportación de Colombia.

Una movida interesante en un contexto de vacas gordas, apuntó, sería mover la agricultura, la agroindustria y otros sectores productivos de valor agregado con recursos del petróleo, pero manifestó que eso llevará un tiempo porque con las cotizaciones de hoy el ingreso petrolero está seriamente afectado ya que se había hecho un cálculo de precio promedio de 60 dólares por barril y hoy está por debajo de 30 dólares razón por la cual entidades como la Empresa Colombiana de Petróleos, Ecopetrol, ha anunciado una disminución draconiana en sus programas de inversión y en otras actividades, de tal manera, anotó, que la época actual es de muchos retos por lo difícil y no puede pensarse que sectores específicos vayan a salvar a otros porque todos están en graves dificultades.

Descartó que a Colombia o al gobierno colombiano se les haya estallado una bomba de tiempo, pues hay de por medio un problema mundial que muestra indicadores dramáticos en Europa y en los mismos Estados Unidos en donde la situación se ha venido agravando en las últimas horas de manera inconmensurable lo que dice que en ese país van también para una recesión porque subirá el desempleo, un entorno entendible porque el índice de las acciones hoy en día están al mismo nivel que cuando se posesionó el Presidente Donald Trump y por ello todas las ganancias del mercado accionario se han perdido, se han evaporado.

 

“Esta es una crisis mundial y planetaria, no solo un problema de Colombia”, afirmó el exministro.

 

Hoy, especificó, la demanda se ha venido restringiendo, empezando por la misma China que es el gran motor cuando las cosas van bien, pero igualmente un gran inconveniente cuando todo sale mal porque succiona todo el crecimiento de la economía. Restrepo Salazar subrayó que el primer semestre será sumamente difícil para toda la economía mundial y para las economías individualmente consignadas.

Un aspecto que debe estar a la orden del día en medio del problema, dijo Juan Camilo Restrepo, es no incurrir en pánico, ser muy objetivos y volver a hacer las cuentas fiscales del país que las desbarató el Coronavirus y diseñar unas medidas fiscales rápidas que busquen prioritariamente apoyar al sector salud nacional, departamental y municipal que puede quedar desbordado y colapsado si los índices de contaminación siguen creciendo. Insistió que serán vitales las medidas de apoyo directo pensadas en función de la gente de menores ingresos, de los más desvalidos puesto que no es el momento de darles grandes gabelas a las empresas sino a los desempleados o a la gente más pobre del país.

 

“En ese sentido creo que las medidas que se han anunciado en los últimos días están bien orientadas”, puntualizó Restrepo Salazar.

 

El golpe que se está dando, opinó el economista, será muy fuerte para todos, es decir castigará a los pequeños, a los medianos y a los más grandes. En una primera instancia, explicó, algunos sectores serán más directamente golpeados como la aviación, el turismo y los cruceros, pero de prolongarse el contexto de contracción habrá una afectación en todas las cadenas productivas que van a sufrir así como sufrirá el empleo y la gente que no tiene capacidad de aguantar los presentes vendavales. La palabra quiebra o banca rota, no se pueden dejar de lado porque los picos de la crisis pueden ser mucho más elevados lo que explicaría un decrecimiento global de la economía.

Pese a que hay una dura situación, el momento para el exministro puede ser afortunado en el sentido que posiblemente traerá un sacudón para ordenar los números y poner todo en blanco y negro, apuntó que la coyuntura ayudará a optimizar la política económica porque hay que rehacer las cuentas fiscales del país y sus proyecciones porque quedaron trituradas con la irrupción del Coronavirus.

Restrepo dijo que sin duda alguna el campo y la agricultura son un bordón importante de desarrollo para el país, pero lamentó que los productos agrícolas de exportación también resultarán afectados por la caída de la demanda internacional.

El café, comentó, es de los productos que menos mal están, es decir, reflexionó, es un sector que no está mal porque la tasa de cambio ha subido, la producción va bien y en Nueva York los precios siguen por encima del dólar.

 

“Es satisfactorio ver que un sector tan importante como el café no ha desfallecido ni se lo ha llevado este vendaval”, afirmó.

 

El hecho que China empiece a retomar sus actividades y a volver por los caminos de la productividad en medio de un escenario sanitario que empieza a quedar superado, el asunto va a ayudar mucho, pero el especialista razonó que igual hay que esperar que pasa con Europa y con Estados Unidos en donde las amenazas de recesión y de caída de la actividad económica también se están vislumbrando en el horizonte, asunto que no fue exclusivamente de China.

La actual situación sanitaria y económica, sostuvo el exministro, le puede pasar una factura costosa a la campaña presidencial de la Casa Blanca a la que le llega la situación en un muy mal momento pues Donald Trump ya daba como un hecho su reelección y con todo el contexto más cierta tardanza que se le anota a algunos en haber subestimado la gravedad de la crisis, puede afectar considerablemente las posibilidades de mantenerse en la presidencia de Estados Unidos.

 

“Hay una realidad lamentable, tenemos un enorme problema de salud encima y lo que sí se sabe ya de antemano es que el crecimiento va a caer posiblemente en todos los continentes y nosotros allí incluidos. Esperemos salir de este espantadero lo más pronto posible”, concluyó el muy amable exministro, Juan Camilo Restrepo Salazar.

 

 

Visto 1369 veces