Domingo, 29 Marzo 2020 00:41

Por debilidad del sistema de salud, virus destruye la economía: Sarmiento

Por

El analista dijo que el Covid-19 llegó en un momento de impotencia y raquitismo de la economía en donde los países estaban con las defensas muy bajas. Las consecuencias podrán ser monumentales.

La insuficiencia en el sistema médico pone las economías del planeta en franco riesgo porque acerca los países a la hiperinflación, es decir una inflación muy elevada y fuera de control en un escenario en el que los precios suben rápidamente en tanto que las monedas pierden su valor real. La tenaz mixtura, aseguran los expertos, viene acompañada de una visible reducción del patrimonio pecuniario, haciendo que los manejos sean mucho más difíciles.

En plática con Diariolaeconomia.com, el analista económico, Eduardo Sarmiento, expuso que el tema aún no ha sido entendido por varios gobiernos puesto que el asunto sanitario no puede manejarse en desmedro de la economía puesto que los ricos verán disminuidos sus patrimonios, buscando fórmulas de salvación en tanto que los pobres terminarán atomizados, haciendo del contexto algo muy delicado que exige todo el acierto y la cabeza fría a la hora de tomar medidas.

Para Sarmiento el país y el mundo pueden llegar a la banca rota, pero todo dependiendo de cómo se maneje el problema porque el planeta está frente a una pandemia que aún no se ha entendido pues las registradas años y siglos atrás demostraron que las coyunturas endémicas se corregían solas y luego las personas aprendían a sobrevivir con ellas, tal y como pasó en el último siglo en donde aparecieron enfermedades de manera súbita, mostraron contagio y luego se fueron aplacando por sí mismas.

Las epidemias, dijo, fueron superándose con mejores estructuras físicas aclarando que éstas llegan, se disparan, luego se debilitan y finalmente desaparecen. Ese, dijo, puede ser el caso del Coronavirus que arrancó con altísimas tasas de contagio y mortalidad, pero muy seguramente se irá debilitando hasta desaparecer sin que ello implique bajar la guardia en investigación científica y en prevención.

Eduardo Sarmiento Palacio

“Aquí lo que pasó fue que cuando se disparó el virus y se esperaba que bajara, este jamás descendió y en algunos países como los asiáticos e inclusive los de Europa llevaron las estadísticas a niveles alarmantes en infectados y en muertes por la infección, de tal manera que el virus fue más lejos de lo que muchos esperaban, de acuerdo con la llamada ecuación de las epidemias que en este caso no ocurrió dejando ver que ya no se trata de un virus que se corrige solo o con ayudas del gobierno sino que crece indefinidamente. Esto llevó a que se hicieran lecturas apocalípticas pues algunos dijeron que en dos o tres meses el 60 por ciento de la población estaría contaminado lo cual no paso afortunadamente”, apuntó el señor Sarmiento.

 

Actualmente el número de contagiados en el mundo supera las 677.000 personas lo cual para un mundo de 4.000 millones de habitantes es muy pequeño porque dice que en promedio hay un infectado por cada 5.000 personas. En la interpretación de la enfermedad hubo equivocaciones porque si bien hay un lío de salud que debe atenderse, el tema se llevó al pánico y a la exageración advirtiendo que quienes decían eso eran publicaciones reconocidas como The Economist y muchos pensadores ilustres de Colombia y el mundo que vislumbraron un mundo extremadamente contaminado, evento que en marzo no fue registrado como tampoco pasará en abril.

Aclaró que la enfermedad no hay que desestimarla porque no en vano ha cobrado la vida de más de 31.000 personas, pero precisó que los efectos de hoy muestran que derrotó a los pesimistas y a los muy optimistas. Recalcó que sin duda al Covid-19 asusta porque disminuyó menos de lo pensado. Apuntó que en Colombia la enfermedad crece a razón de 25 por ciento por día en promedio lo que quiere decir que cada cuatro días de duplica el número de afectados con el virus.

 

“Yo pienso que esta curva de epidemias, que las conozco bien, no es equivocada porque ciertamente estamos en el proceso de mayor actividad, pero luego va a desaparecer. El asunto es que no sabemos en qué momento se irá y cuánto tiempo durará, pero ya hay información que señala que el problema no va a acabar con toda la población. La pregunta es, por qué el virus no decayó, y la explicación está en que como decae lentamente tiende a reforzarse y únicamente el mal empieza a curarse cuando se llega a altos niveles de contaminación como ya ocurrió en China, Corea, Irán y Singapur en donde el sistema empezó a corregirse solo o con ayudas del gobierno después de un número importante de infectados”, especificó Sarmiento.

 

Para Sarmiento la curva no ha bajado porque sencillamente hubo fallas en los sistemas de salud que no contribuyeron a que hubiera un rápido tratamiento de los infectados para que la estadística descendiera rápidamente y estas cifras se quedaron arriba en Europa, en Estados Unidos y América Latina porque no hubo tratamiento de los infectados en los hospitales y se dejaron en las calles y en las casas, explicando la propagación del agente patógeno.

Sostuvo el analista que lamentablemente el mundo no tenía las condiciones básicas de salubridad a lo cual se añadió que el sistema de salud no funcionó al ser incapaz de tomar a los infectados, tratarlos y aislarlos para que no infectarán a los demás. Dijo que la curva va a caer, pero anotó que ésta se mantiene porque no hay vacuna ni apoyo médico. Destacó que en España e Italia, el problema empezará a ceder porque ya se hizo lo atinente a cuidados y aislamiento de personas contagiadas, todo gracias a unos apoyos exógenos.

En Colombia, dijo, el tema es igual porque hay un crecimiento de la infección a tasas del 20 por ciento lo cual tiene la misma explicación pues hay fallas en el sistema de salud que no ha podido frenar la curva ante la imposibilidad de identificar con mayor celeridad a los enfermos para darles tratamiento de manera aislada. Un punto que no se puede omitir es la indisciplina de la gente que a sabiendas de una emergencia sanitaria desoyó el llamado hecho por el ejecutivo y por eso la cifra de contagiados puede superar los 608 casos de hoy.

Consideró que un error es sustituir las falencias médicas o del mismo sistema de salud por la economía puesto que tan solo se va a generar un daño tremendo en el empleo y en el ingreso de los sectores más pobres que va a terminar irremediablemente con una crisis económica de magnitudes astronómicas.

Anotó que de entenderse o de saberse leer la curva epidemiológica y de aplicarse de la mejor manera, habrá forma de salir adelante toda vez que es claro que solo así se pondrá a funcionar de alguna manera el sistema de salud porque hoy no hay condiciones para manejar la crisis sanitaria de la actualidad que tuvo un mal manejo en la mayoría de los países que fueron enderezando su direccionamiento como es el caso de China y Corea entre otros.

La famosa ecuación de las epidemias hace parte de varios libros escritos por Eduardo Sarmiento Palacio en donde ha mostrado que hay opciones de superar los problemas o caso contrario de llegar a un caos por la hiperinflación y otros fenómenos económicos por carencia de estrategia.

En este análisis médico y económico es claro que el mundo se conformó con las investigaciones del químico y bacteriólogo Luis Pasteur, quien gracias a la bacteriología descubrió la técnica de la pasteurización y vacunas como la usada contra la rabia en 1885. Igual hubo tranquilidad por el descubrimiento de la penicilina a cargo del científico británico Alexander Fleming en 1928.

Algunos dicen que ha faltado investigación para la cura de enfermedades de tipo viral y contagiosas como la malaria y el mismo dengue en lo cual Colombia ha dado pasos importantes, pero los críticos insisten en una parsimonia de la ciencia médica por todo lo que hoy pasa.

Sobre este particular Sarmiento dijo que si bien la ciencia médica no ha llegado tan lejos de lo esperado, reconociendo trabajos de la mayor importancia, igual hay poco avance en la ciencia económica porque algunos se quedaron en la teoría del equilibrio en donde todo se corrige por el mercado, tesis que a criterio de Sarmiento es totalmente equivocada porque el mercado no resuelve una coyuntura como la de hoy en donde se requiere del estado y de los médicos.

 

“Hay verdades en ese argumento de que no se avanzó en la ciencia médica, pero igual hay que manifestar que hubo una gran incapacidad en las personas que están manejando estas situaciones que no son estrictamente galenas porque no conocen las causas de su oficio. Los que se equivocaron en Colombia con comercio internacional y con las pensiones también cometieron errores crasos en la seguridad social porque el mercado no regula sectores como la salud, menos las pensiones o el comercio internacional. Estamos entendiendo la realidad y esa concepción de equilibrio en donde todo lo arreglaba el mercado, llevó a un desmantelamiento del estado y a no disponer ni de la investigación científica como tampoco de las instituciones para mejorar esos problemas”, subrayó el analista.

 

Hoy, afirmó, queda muy claro que fue un tremendo error la liberación del comercio internacional y la privatización de los servicios públicos. Señaló que todos los problemas, incluidos los de salud, son manejables, pero lamentó que gracias a una precariedad intelectual, algunos personajes llevaron al mundo a la actual situación tal y como ocurrió en Colombia con los neoliberales que quieren seguir con las mismas recetas de fracaso.

Cuestionó una lectura hecha por el Banco de la República en donde el Emisor dice que la apertura económica en Colombia fracasó porque no se hizo lo cual y a criterio de Sarmiento, es irrisorio y carente de sentido porque no hay una manera diferente a la desgravación arancelaria para explicar que en Colombia las importaciones se multiplicaran por diez.

Anotó que en Colombia fracasó el sector salud porque todo estaba diseñado para que funcionara y para que atendiera las epidemias, pero subrayó que el sistema médico falló porque no hay una infraestructura básica suficiente que soporte una atención masiva de personas porque el país sigue siendo deficitario en camas y la problemática de hoy lo está mostrando.

La coyuntura es tan delicada, aseveró, que la economía estará en cero o quizás más negativa en varias partes del mundo y para el caso de Colombia el indicador será más bajo de lo estimado por el gobierno y el Banco Central, no solo por el Coronavirus, sino porque en materia económica todo se hizo mal, desde privatizar los servicios públicos para ayudar a los ricos, igual en la entrega del mercado a la globalización en donde hay unas divisiones preocupantes sobre todo en los países más desarrollados que ponen la tasa de cambio que les dé la gana.

Complementó que al quitarle lo más sagrado a las empresas y al sistema económico que es el trabajo, vendrán nuevos inconvenientes porque se acaba con la cadena de ingreso y de gasto y si no hay ingreso, insistió, pues no hay consumo que de darse en todas partes le abre la puerta a un proceso indefinido de recesión, factor que de combatirse con emisión monetaria, matricula al país que sea en la hiperinflación.

 

No se puede sustituir la falencia del sistema de salud y del sistema hospitalario quitándole el empleo a la gente porque sin salario no hay manera de subsistir o de pagar los compromisos bancarios y financieros que conllevarán a otra aguda situación porque muchos préstamos no se podrán pagar, por lo menos de manera inmediata porque sin trabajo una persona prácticamente desaparece”, aseguró el analista económico.

 

En opinión del catedrático hoy son mucho más visibles los fracasos del Banco Mundial que no ha visto media en el direccionamiento consecuente de las economías. Ahora, afirmó, van a decir que todo esto de la pandemia era una maldición divina y que no había más que hacer y sostuvo que de alguna manera todo conduce a esa situación represiva, más con la posición de no hablar y menos criticar.

Esta situación no la envió Dios ni ninguna otra deidad, dogmatizó, esto lo hizo el hombre, aquí, dejó muy claro, no hay culpas de la naturaleza pues ella tan solo responde a los agravios reiterados de la humanidad y a la devastación que ésta propició.

Siguiendo con su análisis de impacto por el Covid-19, Sarmiento asentó que hoy por irresponsabilidad, pésimos sistemas de salud y manejos inapropiados ya hay empresas en banca rota o entrando a ella como se observa en el comercio, en las aerolíneas y otras de sectores sensibles. La realidad, reiteró, hay empresas que no van a volver a abrir y sectores que tendrán que repensarse pues hay igual una quiebra social terrible.

Hombre en cuarentena

 

“Hoy no se puede culpar al Coronavirus como la causa de todos los males pues el mundo, la región y el país venían en picada. Aquí llevamos cinco años en recesión por tratarse de un fenómeno de inequidad que suma y pesa en la contracción económica, pero en el país nos dijeron que eso se había acabado y que la economía colombiana era la mejor, hoy tenemos que decirlo, es la peor por todos los indicadores mostrados”, afirmó.

 

Finalmente el analista dijo que saliendo de la pandemia, la humanidad verá otro mundo porque trae implícita una serie de cambios como el liderazgo de China que demostró que sabe manejar las crisis médicas y las económicas. En ese reordenamiento mundial igual queda muy mal referenciada Europa que con sus equivocaciones y falta de solidaridad dejó serias dudas y unos baches de credibilidad nada afortunados.

América Latina, opinó, mostró que no puede dar más de lo que tiene y que culturalmente es capaz de autoliquidarse porque tras las advertencias y las amenazas sanitarias, la gente confundió prevención con celebración, y un país muy lastimado en la crisis, manifestó, es Estados Unidos en donde reveló que en economía y en salud tan solo hubo graves errores, lo que a criterio del experto deja mucho que desear pues en esos temas trascendentales la gran potencia colapsó.

Visto 4399 veces