Miércoles, 28 Abril 2021 22:55

Fraude con tarjeta implicará pérdidas por más de USD 32 mil millones en 2021

Por

BPC Banking Technologies, identificó en su informe sobre la prevención del fraude, la anatomía del nuevo estafador y muestra cómo la solución SmartVista Fraud Management es efectiva para contrarrestar esta amenaza.

Los hábitos de compra y pago de las personas cambiaron como consecuencia de la crisis sanitaria que trajo el Covid-19. Medidas como el distanciamiento social, los confinamientos y los toques de queda impulsaron el comercio electrónico y promovieron la adopción masiva de los pagos en línea, la pandemia llevó al uso del dinero en efectivo a un mínimo histórico.

BPC Banking Technologies, organismo que enlaza las necesidades de las personas en su vida real, con soluciones digitales inteligentes y que trabaja con instituciones bancarias y neobancos, presentó su informe sobre la Prevención del Fraude: La Anatomía del Nuevo Estafador, donde destacó las principales acciones que las instituciones financieras deben implementar para prevenir los crecientes ataques.

El estudio contempla que el mercado global de pagos alcanzará para el año 2025 los USD 2 billones; pero también destaca que se espera una pérdida como consecuencia del fraude de hasta USD 200 mil millones. El negocio transaccional está expuesto a un crecimiento en el delito con las tarjetas, particularmente las de pago con Tarjeta No Presente (CNP), las cuales aumentaron en su nivel de afectación, en un 70% en los últimos meses y, según el informe de Nilson Report, las pérdidas globales por este medio llegaran a USD 32 mil millones al finalizar 2021.

BPC Banking Technologies, estableció los tres principales perfiles que usan delincuentes y la manera como aprovechan los diferentes canales transaccionales para realizar sus delitos. Estos fueron sus hallazgos:

Modus operandi del estafador

Interno: Su autoridad y la confianza dentro de la empresa le permite saltarse muchos de los controles dentro la organización. Según una encuesta, realizada por la Asociación de Examinadores de Fraude Certificados (ACFE), el 65% de estos defraudadores son empleados de la empresa, y el 38% hicieron parte de la compañía por más de 6 años. Estos trabajadores causan pérdidas en un promedio de USD $200.000. El informe además alertó que el 20% de estos infractores hacen parte del nivel ejecutivo y que además causan la mayor cantidad de los desfalcos, con un promedio de USD $600.000.

Externo: Del cual hacen parte clientes, vendedores y proveedores, quienes representan las tres cuartas partes del total de los defraudadores. Estas personas aprovechan su vínculo financiero para enviar cheques sin fondos; información falsificada para un pago; devolver productos robados o falsificados para obtener un reembolso; participar en esquemas de manipulación de licitaciones; emitir facturas a empresa por bienes o servicios no prestados o exigir sobornos a los empleados. Ejemplos de sus acciones son la piratería, el robo de información confidencial; los fraudes fiscales, de quiebras, de seguros, de atención médica y de préstamos.

Confabulación: El 20% de todos los esquemas de hurto son producto de una colaboración entre estafadores internos y externos. Este esquema a menudo involucra a antiguos empleados, proveedores o clientes que actúan con un empleado corrupto dentro de la organización.

Principales tipos de fraude

De tarjetas: Las transacciones de pago con tarjeta no presente (CNP) siguen siendo el objetivo prioritario de los estafadores, dado que el comprador y el vendedor no están en persona durante la transacción. Cuando los datos se roban en cajeros automáticos, dispositivos POS móviles (datáfonos), se denomina fraude por tarjeta presente (CP) y sucede principalmente porque la mayoría de las víctimas desconocen su posterior uso, hasta que revisan los movimientos. La amplia adopción de tarjetas habilitadas para EMV (Con un chip integrado de seguridad) redujo el fraude con las tarjetas presentes, pero motivó el aumento del 70% en las tarjetas presentes, desde el inicio de la pandemia.

De ingeniería social: Miles de personas fueron engañadas para que pagaran dinero para salvar a sus familiares de enfermedades, o donde los estafadores se hicieron pasar por funcionarios públicos, aprovechando la desinformación del virus.

Amistoso: Según el FBI, se trata de una de las tres principales amenazas para el comercio electrónico y se trata del esquema de fraude más común y costoso para la organización y se origina cuando el titular de la tarjeta recibe el producto comprado, pero luego alega que no autorizó la compra o que nunca lo recibió.

De aplicaciones: En este caso las personas solicitan préstamos o tarjetas de crédito, pero una vez acceden a este recurso se desaparecen de los mecanismos de contacto del banco. El 40% de estos casos implica el uso de identificaciones falsas o combinando datos robados de varias víctimas.

Por falsificación: Ocurre cuando se copian datos de tarjetas legítimas en un plástico falso, y es una modalidad que ocurre con frecuencia en estaciones de gasolina, restaurantes, cines o cajeros. Para los comercios que adaptaron su tecnología para tarjetas con chip EMV, el fraude se redujo en un 75%.

Robo de identidad: Cuando se utilizan tarjetas de crédito o sus números robados para realizar compras que el titular no autorizó. Para 2020, se reportaron más de 130.000 casos de este tipo de suplantación de identidad.

Por apropiación: Acá los estafadores se hacen pasar por el titular de la tarjeta y solicitan una nueva de reemplazo informando falsamente su pérdida. La absorción de cuentas aumentó un 57% en los últimos meses. Javelin Strategy, anunció que el 40% de este tipo de delitos ocurren dentro de las 24 horas posteriores al hecho.

La solución SmartVista Fraud Management, de BPC Banking Technologies, detecta y previene el fraude en los diferentes canales de pago, en tiempo real y hace perfiles estadísticos de tarjetas, terminales, comerciantes o dispositivos. Su poderosa herramienta analítica monitorea las transacciones según parámetros como la ubicación de la compra o validaciones más sofisticadas basadas en el perfil histórico del comportamiento de la tarjeta.

Para Santiago Egas, Vicepresidente Ejecutivo de BPC Banking Technologies, “Ante este fenómeno existe la necesidad de compartir el conocimiento para aumentar la sensibilización entre las partes involucradas en el negocio de los pagos en línea. Las soluciones innovadoras de gestión de riesgos permiten analizar datos provenientes de los diferentes canales transaccionales; así se puede mitigar de manera eficiente en términos de costo y tiempo mediante la integración de herramientas de alta tecnología a través de una estrategia integral”.

BPC, fundada hace 25 años, ‘BPC Banking, Payments: Context’ es lo que define a la organización. La empresa se ha transformado a lo largo de los años para ofrecer soluciones innovadoras y relevantes que se ajustan al estilo de vida actual de los consumidores al realizar operaciones bancarias, compras o moverse tanto en áreas urbanas como rurales, uniendo la vida real con el mundo digital. Con 280 clientes, en 90 países en todo el mundo, BPC colabora con todos los agentes del ecosistema, desde bancos de primer nivel a neobancos, proveedores de servicios de pago (PSP) a grandes procesadores, gigantes del comercio electrónico a “startups” (empresas emergentes), organismos gubernamentales y empresas locales de movilidad. La suite SmartVista de BPC está compuesta por soluciones de banca, comercio y movilidad de vanguardia que incluyen banca digital, cajeros automáticos y cambio, procesamiento de pagos, gestión de tarjetas y fraudes, inclusión financiera, portales comerciales, transporte y soluciones de ciudades inteligentes.

Visto 184 veces