Lunes, 03 Mayo 2021 10:07

Tras fracasar con tributaria y encender el país, renunció Minhacienda

Por

Esta es la tercera vez que el jefe de las finanzas públicas hace su dimisión. Algunas voces aseguran que estaría en veremos su llegada a la CAF.

Luego de que el Gobierno apartara de la instancia legislativa el proyecto de reforma tributaria, el ministro de Hacienda y Crédito Público Alberto Carrasquilla, presentó su renuncia. Igualmente declinó a su cargo el viceministro Juan Alberto Londoño.

Al término del anuncio hecho por el Presidente de la República, Iván Duque Márquez, los funcionarios pusieron a consideración del Primer Mandatario su dimisión.

En cuestión de horas el ejecutivo hará de manera oficial el anuncio sobre si acepta o rechaza la tercera renuncia de Carrasquilla. De aprobarse la salida, el Gobierno tendrá que anunciar a un nuevo jefe de las finanzas públicas para evitar incertidumbre y desconfianza en los mercados.

Según fuentes consultadas la renuncia tiene implicaciones mayores porque afectaría la aspiración que tiene Colombia de presidir el Banco de Desarrollo de América Latina, CAF, cargo que dejó Luis Carranza Ugarte, reconocido financista peruano. Dicha situación se tornan como un revés estimable para el Gobierno y el Banco de la República que habían dado su espaldarazo a Carrasquilla.

El ministro de Hacienda será recordado por presentar un agresivo paquete tributario que careció de coherencia ya que impactaba la alicaída clase media y las pensiones, por pretender imponer IVA a los de por sí onerosos servicios públicos, pero por encima de todo, por desestimar la petición de eliminar exenciones y atacar frontalmente la evasión así como la elusión. Claro está, pasará a la historia por el valor que le puso a la docena de huevos, ni más ni menos que devaluados 1.800 pesos cuando el valor en calidad AA es de 7.000 pesos.

La caída de Carrasquilla dicen expertos como el analista Eduardo Sarmiento, no conjura los problemas de Colombia, un país sumido en la pobreza y el caos económico por seguir insistiendo en un modelo neoliberal precariamente concebido que para colmo de males hace equipo con la corrupción.

En treinta años, el modelo acabó con la economía agropecuaria, liquido entidades útiles, legitimó la intermediación, cerró empresas pyme, atomizó el empleo y le dio la bendición a unas importaciones que fueron sin lugar a dudas sinónimo de desempleo y tragedia social.

Dura tarea y reto la que le espera al Gobierno que tendrá que mostrarle al país una alternativa consecuente que piense en país sin mostrar consideraciones con algunos grupos llamados privilegiados. Después de seis días, los bloqueos siguen, ya no por la reforma tributaria sino por una reforma a la salud que contempla acabar con hospitales, dejando enfermedades de alto costo como el cáncer en manos de privados.

Visto 316 veces