Domingo, 01 Agosto 2021 00:11

Cooperativas van con todo por emisión de bonos y financiación de vivienda

Por

Estas entidades focalizadas en ahorro y crédito han retomado dinámica y lograron superar una situación difícil e histórica.

En medio de los desafíos y dificultades que trajo la pandemia, el sector cooperativo no se amilana, caso contrario le apuesta al fortalecimiento de portafolio, a una mayor actividad en mercados y al crecimiento de ahorradores y usuarios de crédito, por encima de la preocupación que genera el desplome en la tasa de interés de referencia.

Para nadie es un secreto que las cooperativas de ahorro y crédito siguen muy interesadas en el tema vivienda y están trabajando para que el sector ingrese con verdaderas soluciones de crédito para coadyuvar con más oportunidades al público y atacar por ese lado el déficit habitacional. En medio del impulso que existe, han surgido unas inquietudes habida cuenta que las cooperativas captan a corto plazo y colocan en los mismos términos.

El asunto es que los créditos de vivienda generalmente son empréstitos con promedios de ocho años, advirtiendo que ese tipo de solvencia puede ser de mayor amplitud, así las cosas, si las cooperativas prestaran por lo que captan, sencilla y llanamente se descalzarían, comprometiendo los recursos del ahorro de la gente. Es oportuno recordar que el sector cooperativo de ahorro y crédito tuvo durante muchos años una línea de redescuento de la Banca de Desarrollo Territorial, Findeter. De manera sorpresiva, la Junta Directiva de la entidad decidió hace cerca de un año ponerle obstáculos a dicha línea de financiación con unas condiciones extremas y por ello exigían prestarles única y exclusivamente a las entidades de crédito que tuvieran calificación AA positivo, valoración muy alta por los expertos en el tema, un requerimiento complejo, motivo por el cual le quitaron margen a las cooperativas que se quedaron sin apalancamiento.

 

Enrique Valderrama Jaramillo

 

El presidente Ejecutivo de la Federación Colombiana de Cooperativas de Ahorro y Crédito y Financieras, Fecolfin, Enrique Valderrama Jaramillo, le dijo a Diariolaeconomia.com, que en este momento el gremio está buscando dos líneas que podrían ser muy efectivas y útiles para el país. Por tal razón, le propondrán al Gobierno que en el presupuesto y de cara a la reactivación destine unos recursos para darle vida a un fondo rotatorio para las cooperativas manejado por Findeter, pero evitando así, que las entidades tengan que salir a captar para luego colocar recursos en vivienda, la idea es contar con recursos frescos que puedan indexar el sector de la construcción y la entrega de soluciones a miles de familias que hoy no cuentan con un techo.

Según el dirigente gremial, el recurso colocado en viviendas tendrá una dinámica importante, porque al ir recibiendo el pago por los créditos de las casas o apartamentos, el dinero seguirá rotando para poder con ese mecanismo prestarles plata a otras entidades cooperativas, permitiendo que el fondo propuesto siga haciendo sus operaciones durante mucho tiempo.

 

“Eso nos pone a nosotros en condiciones de no tener que pensar en las decisiones de la Junta Directiva, que cuando ve un pequeño riesgo les quita recursos a las entidades del sector cooperativo”, expresó el señor Valderrama.

 

Colocación de bonos a la vista

De otro lado varias cooperativas estudian la posibilidad de lanzar una emisión de bonos, para lo cual están diseñando un paquete atractivo, Fecolfin de hecho dialogó con la bolsa de valores y se hizo con los servicios de una persona docta en los temas de crédito de vivienda con quien se adelantó un conversatorio que dejó como gran conclusión un ánimo muy grande porque se trata de canalizar recursos, utilizando herramientas válidas y confiables.

Tanto el fondo como la emisión garantizan eficiencia, más cuando las cooperativas fueron apartadas del Sistema de Administración de Riesgos lo cual, llevó a algunas a hacer ajustes y contar con una administración, no por cumplimiento sino a una gerencia vocacionalmente estricta, juiciosa y enteramente confiable.

En principio la colocación de bonos del sector cooperativo de ahorro y crédito buscaría recursos por un valor superior a los 300.000 millones de pesos, una suma que empezaría a mover con mayor tenacidad las inversiones en vivienda.

 

El sector cooperativo sigue firme

En opinión de Valderrama Jaramillo, el sector cooperativo tuvo un comportamiento muy positivo en el transcurso de la pandemia, puesto que ninguna de las entidades, léanse pequeñas, medianas o grandes, ha tenido siniestros, por el contrario todas las cooperativas siguen funcionando de la mejor manera.

Agregó que, en el año de la pandemia, 2020, fueron detectadas algunas disminuciones en el activo más importante que es la cartera, sin embargo, aclaró que esta se ha venido recuperando en lo corrido de 2021, con indicadores cada vez más notables mes a mes.

Una de las grandes preocupaciones de Fecolfin y sus afiliados fue el tema de la liquidez, el mismo que quedó superado con creces porque las cooperativas han tenido muchas más captaciones de depósitos, inclusive la colocación de la misma cartera, es decir que hasta ese punto las cosas marchan absolutamente bien.

Los excedentes, comentó Valderrama, mostraron una leve fractura en 2020, dejando claro que ese factor no representó pérdidas, tan solo hubo una disminución en capital sobrante frente a 2019, un asunto que pasó fugazmente ya que las entidades reportaron recuperación.

 

“En términos generales el sector financiero cooperativo ha funcionado bien, la morosidad de la cartera igual fue optimizándose, está mejor calificada que la misma mora en las entidades bancarias. Las cooperativas de ahorro y crédito gozan de una buena solvencia y desde luego están haciendo sus planes de recuperación y también de diversificación de sus portafolios, luego vemos con beneplácito que estos meses de pandemia se han sabido sortear gracias al buen manejo de las cooperativas”, expuso el presidente de Fecolfin.

 

Manifestó que lamentablemente no se ha podido acceder a los recursos del Estado, por cuanto recientemente se expidió la Ley de Emprendimiento, que les permite a las cooperativas de la pequeña, mediana y microempresa poder afiliarse, algo que anteriormente no era viable, empero el gremio sigue a la espera de la reglamentación de dicha norma.

Igual la Ley de Vivienda se adecuó para las cooperativas y por eso se les permitirá que utilicen el FRECH, que es una cobertura que consiste en conceder una suma mensual determinada para el pago de los intereses corrientes de un crédito solicitado para vivienda nueva. Hay que recordar que existen 100.000 cupos a través de este instrumento, 20.000 para 2020, 40.000 para la vigencia de 2021 y 40.000 que serán aprobados en 2022.

Este fondo del Banco de la República para subsidiar tasa de interés mejorará la adquisición de vivienda y Fecolfin aclaró que el beneficio ayuda por los costos del préstamo, más no por el valor de la vivienda de interés social, VIS. Es por eso, que también las cooperativas esperan la reglamentación para los tipos de interés.

 

“Yo creo que el sistema financiero, en términos generales, ha estado bien, a la altura de sus compromisos y el sistema nuestro, el cooperativo, también ha respondido con todo el encargo, permitiendo que la economía fluya y se proyecte en medio de las vicisitudes”, dijo el presidente Ejecutivo de Fecolfin.

 

La pandemia fue dura y demostró que cuando queremos, podemos

La llegada del Covid-19 que ha cobrado vidas humanas, desempleo y quiebras, puso al país a toda prueba y quedó claro que si algo tiene Colombia es resiliencia y arrojo, una de las tantas virtudes de la gente y las mismas empresas que han soportado conflictos, guerras, embates naturales, protestas y todo tipo de adversidad, situaciones que no amedrentaron y muy por el contrario hicieron que todos en el territorio echaran para adelante.

Frente a inconvenientes como pandemia y levantamientos sociales, el directivo estimó que el universo de complejidades puso a los colombianos a pensar de otra manera y anotó que toda esa transición trae sus consecuencias porque no todo en la vida es color de rosa, una situación que lleva a pensar que si la economía no crece, las cooperativas se contraen.

Precisó que, si la demanda por crédito no se activa, las cooperativas tampoco podrán reavivarse y hoy se han detectado problemas que piden solución, tal es el caso de las tasas de interés, totalmente retador porque con la tasa de referencia del Emisor a la baja, cayeron las tasas de interés de captación como de colocación, las llamadas tasas activas y pasivas.
Dijo que descendieron a tal punto, que las cooperativas han tenido que adecuar sus estructuras.

Manifestó que parte de la banca ha estado comprando cartera de los mejores clientes de las cooperativas lo que ha desajustado un poco el crecimiento de esas entidades. Al ver la realidad del sector, dijo que es apenas normal que todas esas situaciones se presenten mucho más ahora con el entorno que trae el dólar y su mayor precio.

Sobre la divisa, Valderrama Jaramillo expuso que el tema dólar es muy relevante ya que la gran mayoría de los productos que consume Colombia son importados, una situación delicada porque pueden venir sobresaltos económicos por la vía de la inflación y el encarecimiento de bienes y servicios demasiado básicos.

 

“Esperamos adecuar las estructuras de las organizaciones a estos nuevos lineamientos que puede abarcar perfectamente la diversificación de las mismas carteras de las cooperativas para entrar en aquellas líneas que reactivan el país o que son motores para la recuperación económica como la línea agropecuaria de buen prospecto por la dinámica en el campo, en atención a los microempresarios, así como a los emprendedores, y desde luego apostando con toda decisión en el tema de la vivienda, que tiene unos valores bastante destacados en el crecimiento por todo lo que hay alrededor de la construcción y que muchas veces se trata de pequeñas y medianas empresas que se pueden reincorporar al sector real”, vaticinó el presidente Ejecutivo de Fecolfin.

 

La coyuntura demuestra que la economía sale de una alerta roja y entra en otra porque la pandemia avanza y al parecer podría quedar conjurada con toda la disciplina posible, sin embargo, aparecen otros factores como la tasa de cambio y el precio internacional de los commodities, totalmente al alza y generando expectativa básicamente con petróleo, café, carbón y oro.

Un asunto que genera alarma, es que Colombia sigue siendo un país dependiente del petróleo, un escenario nada ideal, pero tranquilizante parcialmente por los precios. En el momento actual, dijo el directivo, Colombia atraviesa en hora buena por una bonanza, los precios del petróleo al alza, con la ventaja que cada punto en progresión puede representar más de 500.000 millones de pesos, también mejoró ostensiblemente la cotización del café por las heladas en Brasil, igual repunto el carbón y subió el oro también de manera importante, una situación que si se aprovecha, permitirá compensar el terreno perdido.

Fecolfin dejó claro que amén de los buenos precios en las materias primas, el país debe avanzar por la ruta del valor agregado y la diversificación de la canasta exportadora, ello con el fin de evitar traumatismos fiscales ante una baja en los valores.

Al concluir la plática, Valderrama dijo que hay grandes retos, la reforma tributaria y el desarrollo de la campaña electoral, un factor que intimida, puesto que históricamente la previa electoral ha ocasionado desaceleración de la economía.

Para quién llegue a la Presidencia de la República habrá un reto de grandes proporciones en la finalidad de transformar el país y garantizar democracia, institucionalidad e inversión, porque Colombia sigue siendo, con todo y su desparpajo, un destino amable para quienes quieren inyectar capital.

Las cooperativas siguen avanzando, saben que el país las necesita y por ello no dejan de afinar en sus mejoras. A la fecha las entidades solidarias del ala crediticia han ido modificando su portafolio y su manera de colocar recursos al público.

Estas cooperativas usualmente han resultado claves y muy fuertes en el tema de consumo, pero la información a cierre de mayo muestra que la cartera más dinámica en las cooperativas fue el microcrédito que alcanzó el 10.9 por ciento, también repuntó bien la cartera comercial hasta lograr el ocho por ciento.

Consumo que durante años ha sido la abanderada apenas creció 3.7 por ciento, hay un poco de preocupación con vivienda que creció a razón de 4.6 por ciento, un indicador que invita a impulsar el asunto con las cooperativas afiliadas a Fecolfin.

Hoy la torta de servicios en cooperativas de ahorro y crédito no varía y muestra un 68 por ciento en consumo, estuvo en 75 por ciento, las otras demandas de dinero se reparten con la ventaja que esas líneas siguen creciendo, algo positivo porque ratifica la diversificación de la cartera.

Colombia tiene más de seis millones de asociados al sector cooperativo y de esa suma cerca de cuatro millones integran el sector cooperativo con actividad financiera.

Visto 2211 veces