Viernes, 11 Noviembre 2022 14:16

Inflación del 8% resta importancia a elecciones legislativas en Estados Unidos

Por

Aunque las elecciones de mitad de mandato cambien el equilibrio de poder en Washington, el mayor problema para los inversores sigue siendo la inflación.

El director de investigación, Matt Peron, y el jefe global de renta fija, Jim Cielinski, de la firma Janus Henderson explican por qué una inflación generacionalmente alta y una Reserva Federal (Fed) agresiva significan que las elecciones de mitad de período de este año en Estados Unidos podrían importar menos de lo habitual para los mercados financieros.

Aunque todavía se están contando los votos de las elecciones de mitad de mandato de este año en Estados Unidos -que determinan el equilibrio de poder en el Congreso, está claro que la "ola" republicana prevista en los días previos a las elecciones ha resultado ser más bien un chapoteo. Los republicanos parecen dispuestos a hacerse con el control de la Cámara de Representantes por un margen menor del esperado, mientras que los primeros indicios indican que los demócratas podrían mantener su mayoría en el Senado.

Los mercados de renta variable de EE. UU. se vendieron a la mañana siguiente a la jornada electoral, debido en parte a que algunas contiendas aún están indecisas. En general, sin embargo, las acciones favorecen un gobierno dividido en Estados Unidos -con el poder dividido entre la Casa Blanca y el Congreso-, ya que esta configuración suele limitar el alcance de los cambios políticos a los que se enfrentan los mercados en los años siguientes.

Del mismo modo, los bonos del Tesoro de EE. UU. pueden beneficiarse cuando la división reduce la posibilidad de un aumento del estímulo fiscal, lo que puede ejercer una presión al alza sobre los rendimientos y hacer bajar los precios de los bonos. ¿Quién está ahora en el asiento del conductor? Sigue siendo la Reserva Federal Sin duda, el aspecto fiscal no será completamente benigno.

El Congreso tendrá que elevar el límite de la deuda federal en algún momento de 2023, y los republicanos podrían obligar a recortar el gasto o rechazar la acción bipartidista, creando volatilidad para los mercados. (En 2011, con una Cámara de Representantes republicana y un Senado demócrata, el debate sobre el límite de la deuda provocó la semana más volátil para los mercados financieros desde la crisis financiera mundial de 2008.1) Pero el estancamiento que probablemente se instale en Washington durante los próximos dos años significa que las variables que han golpeado a los inversores últimamente -desde la inflación generacionalmente alta y la rápida subida de los tipos hasta la contracción de los beneficios empresariales y las tensiones geopolíticas probablemente seguirán dominando la dirección de los mercados a corto plazo.

En otras palabras, aunque las elecciones de mitad de mandato cambien el equilibrio de poder en Washington, el mayor problema para los inversores sigue siendo la inflación y cómo la respuesta de la Fed afectará al crecimiento económico y a los beneficios empresariales. El tipo de interés objetivo de la Reserva Federal se sitúa ahora en el 4%, frente a un nivel prácticamente nulo a principios de 2022. Dado que la inflación se mantiene obstinadamente alta, creemos que el tipo seguirá subiendo al menos hasta mediados de 2023.

Un ritmo tan rápido de endurecimiento monetario ya ha hecho que el índice S&P 500 se contraiga aproximadamente un 20% este año y ha provocado la peor venta en lo que va de año en la historia del índice Bloomberg U.S. Aggregate Bond.2 Los beneficios empresariales también se han ralentizado, con un coro cada vez mayor de empresas que reducen sus perspectivas de beneficios o retiran sus directrices. Dudamos de que los mercados cambien de rumbo hasta que se supere el pico de inflación y se determine el punto final de las subidas de tipos, dos aspectos que el nuevo Congreso no podrá controlar.

Por lo tanto, la principal conclusión de las elecciones de mitad de mandato de este año puede ser que la renta variable estadounidense podría romper su patrón histórico de ganancias en los 12 meses siguientes a las elecciones de mitad de mandato y que la política monetaria, y no la política fiscal, será la más importante a la hora de influir en el rendimiento de los mercados financieros. La renta variable estadounidense ha registrado históricamente ganancias tras las elecciones de mitad de mandato, pero la pauta podría romperse este año debido a una inflación que se sitúa en máximos de varias décadas.

Los bonos seguirán tomando como referencia la política monetaria. Sin embargo, en el caso de que los demócratas mantengan el control de la Cámara de Representantes y del Senado, existe la posibilidad de que se produzca un gasto adicional, lo que ejercería una presión al alza -al menos a corto plazo- sobre los bonos a corto y medio plazo.

INFORMACIÓN IMPORTANTE Los valores de renta variable están sujetos a riesgos, incluido el riesgo de mercado. Los rendimientos fluctuarán en respuesta a la evolución del emisor, la política y la economía. Los valores de renta fija están sujetos al riesgo de tipo de interés, inflación, crédito e impago.

El mercado de bonos es volátil. Cuando los tipos de interés suben, los precios de los bonos suelen bajar, y viceversa. La devolución del principal no está garantizada, y los precios pueden bajar si un emisor no realiza los pagos a tiempo o su solidez crediticia se debilita. Estas son las opiniones del autor en el momento de la publicación y pueden diferir de las opiniones de otras personas/equipos de Janus Henderson Investors. Los valores, fondos, sectores e índices mencionados en este artículo no constituyen ni forman parte de ninguna oferta o solicitud de compra o venta de los mismos. Las rentabilidades pasadas no predicen las futuras. El valor de una inversión y los ingresos derivados de la misma pueden bajar o subir y es posible que no se recupere el importe invertido inicialmente.

Visto 279 veces