El clima extremo se está convirtiendo en un elemento enormemente perturbador que repercute en el frágil planeta, en el bienestar de las personas y también en los beneficios de las empresas.

Publicado en Editorial