El gobierno aseguró que el control fiscal en Colombia es todo un despelote. Consideró perentorio endurecer las penas para meter en cintura las corruptelas y los abusos.

Publicado en Economía al derecho