Roma (EFE).- Largas esperas, servicio interrumpido o ralentizado y trenes sin aire acondicionado son algunas de las situaciones que se viven en el metro de Roma y que el alcalde, Ignazio Marino, ha achacado a una huelga encubierta de maquinistas.

Publicado en Notas de actualidad