Los productores locales tendrán en Brasil el talón de Aquiles con una oferta enorme, tremenda realidad que golpea el precio interno, haciéndolo depender de la tasa de cambio. 2024, año retador.

Publicado en Tomemos Café