Con grandes recursos las iglesias cristianas no colaboran, pero si piden dinero por Internet.

Publicado en Editorial

Muchas devociones canalizan inmensas riquezas que generalmente no son reinvertidas en los feligreses, caso opuesto son sinónimo de opulencia y ofensa al creador.

Publicado en Notas de actualidad