Los indicadores de eficiencia tuvieron un comportamiento positivo mientras que los de rentabilidad mostraron variaciones al alza, lo que se traduce en una entidad más rentable, que produce más con menos recursos.

Publicado en Banca y finanzas