China nunca ha obligado a las empresas a transferir tecnologías, utilizando medidas administrativas. Durante tantos años en que se lleva a cabo la investigación del caso chino nadie pudo presentar pruebas convincentes.

Publicado en Mundo económico