Martes, 19 Abril 2022 12:55

Vivienda urge más subsidios, tasas competitivas y menos aranceles: Oikos

Por

La pandemia generó en algunos hogares, ahorros y excedentes que la gente invirtió, como un tema prioritario, en vivienda. Posiblemente en el segundo semestre los activos serán más costosos.

El presidente del Grupo Empresarial Oikos, Luis Aurelio Díaz, aseguró que actualmente el sector de la construcción continúa con una buena dinámica en ventas, tanto en Vivienda Interés Social (VIS) como en la Vivienda No Vis, un escenario apto para proyectar un año interesante en dicha actividad. Sin embargo, vaticinó que esos negocios han sido impactados por situaciones complejas y de difícil manejo como los altos costos de materiales que reportan dificultad desde los encarecidos productos hasta proveeduría y despachos.

 

“Es un tema que el Gobierno Nacional tiene que revisar y regular, ya que en especial la Vivienda Interés Social puede tener difíciles cierres financieros, y es necesario que sean levantados los aranceles de materiales, como el hierro, para poder importar ese insumo a un costo más competitivo”, precisó Díaz.

 

Agregó que las grandes empresas siderúrgicas y las que comercializan hierro en el país han mantenido dinámicas de precios, en los últimos meses, muy delicadas para el sector. Así las cosas, ratificó el presidente de Oikos, la única forma de que está dinámica sea controlada es hacer un levantamiento de los aranceles para que la importación tenga mayor competencia en el país y se pueda regular el precio del hierro.

Para el jefe del Grupo Empresarial Oikos, uno de los factores más importantes que marca y seguirá marcando el éxito de la venta vivienda en Colombia, para 2022, es que el Banco de la República mantenga unas tasas de interés competitivas

 

“Porque el incremento en precios por el salario mínimo y por el alza de los materiales hace que la capacidad de compra de los compradores disminuya. Así, la única forma de mantener esta capacidad de compra es que las tasas de interés a largo plazo se mantengan competitivas”, manifestó Díaz.

 

Adicionalmente, hizo énfasis en que se busque con la Superintendencia Financiera de Colombia y los bancos de primer piso, que los consumidores puedan tener acceso a créditos hipotecarios a mayor plazo que, incluso, superen los 20 años.

 

¿Incrementos en la vivienda?

El incremento en la venta de vivienda en el país se debe a varias razones: por un lado, desde meses atrás, la industria y las personas tuvieron acceso a unos tipos de interés competitivos, llegando a estar, en su momento, en los niveles más bajos históricamente, pero que desde hace unos meses empezaron a subir.

 

“También la pandemia generó en algunos hogares, ahorros y excedentes que la gente invirtió, como un tema prioritario, en vivienda”, señaló Díaz.

 

En segundo lugar, porque gracias al trabajo en casa en algunas industrias quedó establecido parcial y/o de manera definitiva. Eso, explicó el señor Luis Aurelio Díaz, generó mayores necesidades en áreas en la vivienda, lo cual hizo que se viera como prioridad el cambio de casa.

Por último, entre los factores que han generado mayores presiones al alza, está el incremento en el valor de los materiales, lo cual ha incentivado a que las personas inviertan rápidamente en activos que seguramente hacia el segundo semestre del año serán más costosos.

Para el presidente del Grupo Oikos, las ciudades en las que más se ha vendido vivienda nueva son: Bogotá, Cali y Medellín, en donde el segmento VIS tiene mayor dinámica.

Eso, especificó Díaz, está complementado por los planes de ordenamiento territorial (POT) que permiten adecuar mayores tierras y generar la vivienda de desarrollo. Lo que se deriva, según el empresario, en habitar las mejores urbes o las más óptimas zonas céntricas de cada ciudad, disminuyendo el impacto de movilidad entre los compradores.

Finalmente, destacó que el incremento de los precios en la vivienda nueva ha generado una mayor dinámica en la compra de las viviendas usadas o la segunda vivienda.

 

“Normalmente, estos inmuebles toman alrededor de entre seis meses o un año en ver el impacto del incremento de la vivienda nueva, lo que hace que tengan que subir sus precios para estar en línea con el mercado. Es por eso que, en los próximos meses, se verá una mayor dinámica en la compra de casas usadas”, concluyó el presidente del Grupo Empresarial Oikos.

Visto 483 veces