Domingo, 31 Marzo 2019 13:07

Turquía: Espectacular, estratégica, histórica, amable e imperdible

Por

Este país de Euro-Asia sigue creciendo a pasos agigantados y por ello su economía sigue robusta y promisoria. Su turismo, una huella otomana e histórica que enamora, ¡y de qué manera!

Entre la bella península de Anatolia o Asia menor y Tracia, las tierras por donde la historia dejó su estela por campañas, invasiones e incursiones conquistadoras de griegos, romanos y hunos, está ubicada la hermosísima Turquía, un país intercontinental que tiene la particularidad de tener jurisdicción en Europa y Asia. Es quizás este bello centro histórico, turístico y económico un diamante que brilla con exquisitez a los largo de los Balcanes en ese porcentaje que ayudó a estructurar ese país soberano bendecido con tierras fértiles, gente buena y emprendedora y bañada por tres mares, el Egeo, Mar Negro y el enorme Mediterráneo.

Turquía tiene una extensión de 783.562 kilómetros cuadrados y una población que supera los 82 millones de habitantes siendo Estambul la ciudad más poblada y Ankara su capital. En ese país el pico más alto es el monte Ararat con 5.137 metros sobre el nivel del mar. Dicen que justo en este cerro oriental de nieves perennes, vecino de Irán y Armenia, fue en donde terminó su misión el Arca de Noé.

Turquía tiene una posición geográfica envidiable, por así decirlo, y ello fue motivo de empalme y concurrencia de culturas y civilizaciones tanto de oriente como de occidente. En las tierras turcas fueron erigidos o instalados bastos imperios, ya que allí mandaron cimerios, asirios, persas, griegos, romanos, bizantinos y otomanos, los que finalmente dejaron una marca. Igual fue gigante el imperio Selyúcida. Por esas convergencias e intereses diversos, fue Turquía escenario de confrontaciones y disputas. Hoy la próspera nación hace parte de la Unión Europea, pero igual tiene influencia en Asia Central, en Rusia y en Oriente Medio, es decir, Turquía es una región vital para propender por sinergias económicas, culturales y políticas que hacen del gran país, el sitio ideal para conectar.

Sobre Turquía hay que decir que es una república totalmente democrática, con perfil secular y firme a los principios constitucionales. Su historia eterna, tomó su más reciente protagonismo en 1923 cuando el Movimiento Nacional Turco, liderado por Mustafá Kemal Atatürk, le dio vida a la patria gracias a un liderazgo que fue aprovechado tras la caída del imperio otomano, con la misma ocupación de la antigua Constantinopla que se dio a causa de la primera guerra mundial. Este estadista fue el fundador y en consecuencia el primer Presidente de la República de Turquía.

Gracias a sus iniciativas fue posible adelantar una serie de reformas que hicieron de Turquía que le dieron molde a un estado democrático, laico y sumamente moderno. Es por ello que este país de Euro-Asia logró relacionarse de gran forma con occidente y hacer parte del Consejo de Europa, la OTAN a donde llegó en 1952, Naciones Unidas, en 1945, de la OCDE matriculada en 1961, de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, OSCE, en 1973, del G-20 en 1999 e inició su vínculo con la Unión Europea en el año 2005. Este país igual selló un acuerdo de unión aduanera rubricado en 1995. Por todo lo anterior Turquía ha impulsado relaciones con todo el mundo, básicamente con países de oriente próximo y con las llamadas naciones túrquicas de Asia Central como Azerbaiyán, Kazajistán, Uzbekistán, Turkmenistán, Kirguizistán, Tayikistán y obviamente con Asia Oriental. Este país igual hace parte del Consejo Turco al que llegó en 2009.

Según el Fondo Monetario Internacional, la economía turca ha ocupado puestos destacados a nivel mundial y por gozar de una posición geográfica estratégica, Turquía fue clasificada como potencia de contexto regional, honor que le atribuyeron economistas y políticos del planeta. De esta nación se puede decir que ofrece lucrativas oportunidades de inversión en infraestructuras a través de asociaciones público-privadas y por ello en el ranking de economías robustas y con un producto interno bruto que garantiza la llegada de capitales, Turquía ocupa el puesto 13.

En diálogo con Diariolaeconomia.com, la señora embajadora de Turquía en Colombia, Ece Öztürk Cil, destacó que la hermandad entre Colombia y su país cumple ya sesenta años en los cuales ha logrado afianzarse el fortalecimiento de las relaciones binacionales y todo un entorno diplomático de dos países que han ido creciendo paulatinamente en una respetuosa y estrecha relación bilateral.

Indicó que desde que fueron puestas en marcha las embajadas en Colombia y en Turquía la relación tomó mayor dinámica y las agendas crecieron mucho. En 2010 Turquía abrió su embajada en Bogotá y en 2011 lo hizo Colombia en Ankara, capital administrativa del país euroasiático.

Según la diplomática, llegaron otras instituciones turcas a Bogotá y por ello ven a Colombia desde su país como un hub o centro para adelantar actividades en América Latina. Dijo que por ejemplo TIKA, la oficina de Desarrollo tiene solo dos sedes en Latinoamérica puntualmente en Bogotá y en Ciudad de México, una cobertura baja en la región si se tiene en cuenta que la agencia tiene 61 oficinas en 59 países de África, Asia y Europa.

Un avance importante igual se dio por el lado mediático toda vez que la agencia de noticias turca Anadolu abrió en Bogotá su sede para llevarle información al mundo hispano, aspecto importante porque esta casa periodística fundada en 1920 produce contenidos en trece idiomas que llevan información veraz y oportuna a todo el planeta.

Un logro en los últimos años es la mejoría en la conectividad entre Colombia y Turquía porque hay tres frecuencias por semana entre Estambul y Bogotá en vuelos directos y muy cómodos lo cual hace que los intereses que ha despertado Colombia sean mucho más posibles por la cercanía que trae implícito el contar con aviones entre estos dos países. La aerolínea turca Turkish Airlines es la encargada de poner a bordo los pasajeros que llegan a Colombia o van a Turquía en busca de negocios, de descanso y explorando las maravillas del pasado.

“Queremos aumentar los niveles de relacionamiento en muchos campos como el turismo, el comercio, la cultura, aspectos políticos y la cooperación para el desarrollo”, comentó la muy amable embajadora de Turquía.

En el frente comercial, indicó, la relación ha mejorado en los últimos diez años porque en 2008 el volumen de comercio total o balanza comercial sumaba tan solo 346 millones de dólares, ahora después de una década el intercambio supera los 2.000 millones de dólares. Cabe aclarar que éstas son las cifras al cierre de 2018, pero por la tendencia todo apunta a que habrá una mayor dinámica y un mejor comportamiento al terminar 2019. Al mirar las cifra de comercio hay que decir que la balanza es favorable a Colombia ya que las ventas del país cafetero suman 1.800 millones de dólares con productos como el carbón que lidera las exportaciones, así como café, banano, cuero, productos de confitería y pinturas.

El carbón tipo coque o coquizable es de características muy especiales y necesarias para la obtención de hierro y acero, un sector muy fuerte en Turquía que le compra el mineral a Colombia. Turquía vende hierro, acero, autopartes, repuestos y materiales para la construcción. En síntesis hay una asimetría muy grande entre las exportaciones y las importaciones con destino en Turquía.

Expuso la embajadora que Turquía está dentro de los primeros destinos de exportación de Colombia. Turquía no es solamente hierro o acero, ese país produce cemento en volúmenes importantes, textiles, maquinaria y alimentos procesados.

Este país participa de manera activa en las diversas ferias que organiza Colombia como las de alimentos, de turismo, Colombiatex en Medellín, Expodefensa y otras que abren oportunidades para el comercio y la inversión. Un tema para tener en cuenta es que Turquía goza de fama por su calidad en la construcción de vías e infraestructura, prestigio que la ubica segunda en el mundo en todo lo que tiene que ver con carreteras, diseños y soluciones integrales de transporte desde la ingeniería civil. Dentro de la construcción, los turcos se han destacado en la edificación de vivienda y unidades familiares.

Los turcos han identificado oportunidades en Colombia y por ello algunas firmas quieren licitar para la construcción de hospitales y otras obras que impactarán sin duda la calidad de vida. En Turquía hay industrias bastante promisorias como pasa con el sector automotor, maquinaria y equipo eléctrico, Aeronáutica y defensa, energía, entretenimiento y turismo, infraestructura y finanzas. Este nación ofrece oportunidades, incentivos lucrativos, reformas, localización estratégica, celeridad en los negocios y una economía robusta entre otros ítems.

Un asunto pendiente con Turquía es el tratado de libre comercio con lo cual podría diversificarse el intercambio comercial de los dos países y así aumentar la canasta de productos con destino a los puertos de Turquía, pero igual fortalecer la inversión extranjera, básicamente la de Turquía en Colombia y la de Colombia en Turquía porque de lado y lado hay inmejorables oportunidades.

“Este sería un instrumento muy importante y hay que recordar que Turquía tiene firmados 20 acuerdos y una dinámica comercial con la Unión Europea que mantiene vigente desde 1995. Una exigencia en Turquía es máxima competitividad, calidad y productividad para llegar sin problemas a los mercados, es decir hay un trabajo conjunto para aprovechar la capacidad productiva y la oferta exportable. En definitiva pienso que los TLC traen muchos beneficios para todas partes y con Colombia tenemos una negociación que ya cumple sus siete rondas, pero hay que seguir trabajando porque hay aspectos que hay que detallar para que este TLC sea una herramienta importante para los dos países y un gana-gana como común denominador”, declaró la embajadora.

El cuerpo diplomático de Turquía en Colombia expresó su optimismo por lo que pueda desprender de estos acuerdos que dinamizarán el comercio, lo harán mucho más versátil y dinámico, pero como parte fundamental, incentivarán la inversión en distintos sectores de la economía.

El hecho de tener firmado un TLC con Estados Unidos, hace que Colombia sea un país muy importante para la inversión turca que ve en este convenio de mercado un puente para lograr sinergias y poder aumentar el flujo de negocios desde la grata esquina norte de Suramérica, la de los dos océanos. Los intereses, especificó la funcionaria, son reales y por ello las puertas para la inversión colombiana están totalmente abiertas en Turquía que goza también de una posición geográfica privilegiada porque articula regiones importantes como Europa con Asia, y estas con el Cáucaso, los Balcanes, Medio Oriente y África, es decir otro hub que invita a turcos y colombianos a producir mancomunadamente.

La idea es trabajar juntos y producir en Colombia y en Turquía para ofrecer productos y servicios de altísima calidad con beneficios de doble vía.

Al ser Turquía un país muy liberal, el llegar a invertir en ese país es asunto fácil y sin talanqueras porque para las autoridades turcas la calidad y los productos colombianos o de otro país gozarán de beneficios y estímulos puesto que la idea es que el portafolio de inversiones crezca así como la oferta de bienes y productos con un alto componente de valor agregado.

El campo en Turquía, un activo de gran valor

Los estudios hechos muestran que este país con una topografía ideal produce alimentos en 23,4 millones de hectáreas, pero con potencial de 40 millones de hectáreas como fue reportado en 2010. Al hacer la clasificación de cultivos por territorio es fácil identificar que la cuenca mediterránea produce cítricos, vegetales, flores y algodón. Por su parte la cuenca del Mar Negro es muy rica en la producción de té, avellanas y maíz mientras que de la cuenca del Egeo brotan de sus pisos generosos, aceitunas, algodón, tabaco y hortalizas. La cuenca de Anatolia Central es muy aprovechada en la siembra de trigo, uvas y remolacha. La producción de leche en 2016 alcanzó los 18.5 millones de toneladas, haciendo de este mercado un productor lácteo de grueso calibre.

Cabe especificar que el trigo es el cereal más producido en Turquía, sin embargo ese territorio produce a escala importante cebada, avena, centeno, maíz, mijo y arroz. Este país es un importante productor de legumbre como garbanzos y lentejas. Sus productos agrícolas llegan a más de 40 países, Turquía es también el principal productor mundial de tabaco tipo oriental, razón por la cual hay en esa nación importantes fábricas de cigarrillos que transforman y elaboran el producto.

La nación Euroasiática cultiva en sus fértiles suelos ochenta tipos de frutas frescas y hortalizas siendo muy populares el higo seco y el albaricoque. Son muy destacadas en la producción la dulce uva de mesa, las naranjas, los limones y las cerezas. Los campos de Turquía gozan de buen riego y por ello la presencia de ríos tan importantes como el Tigris y el Éufrates ofrecen en sus riberas opciones magníficas para la labranza. Igual son importantes afluentes como Kizilirmak, el río Menderes y el Seyhan. Estos torrentes, no solamente ayudan a garantizar buenas siembras sino que son claves en la generación de energía como es el caso del extenso y vertiginoso Kizilirmak. De sus zonas apícolas brotan cantidades asombrosas de miel, producto también con buen sello.

La agricultura turca al ser la séptima más grande del mundo, apalanca de manera importante el desarrollo pues no en vano emplea al 20 por ciento de la población, cabe precisar que las actividades rurales representan el 6.1 por ciento del PIB total como quedó evidenciado en los registros de 2016. Su producción promedio de 42,5 millones de toneladas de frutas y verduras. 16,5 millones para las primeras y una participación de 26 millones de toneladas para el capítulo de verduras (registro de 2010). Turquía llegó a ostentar el quinto puesto como productor mundial de uva con una oferta de 3.5 millones de toneladas por año. Es igualmente un jugador importante en el mercado de cítricos con una producción que ronda los 3,5 millones de toneladas.

Una ventaja con Turquía es que un empresario colombiano u otro que esté en condiciones de invertir o llevar producto a ese país, lo puede hacer en siete días de tener todo en orden en vista que para los turcos las trabas, requisitos o restricciones no son relevantes. El fácil acceso y cierre de negocios hace que Turquía supere a Estados Unidos, Brasil, Canadá, Rusia, China e India.

La embajadora de Turquía manifestó que en el ámbito comercial no es ideal la imposición de salvaguardias ya que resulta un obstáculo para el buen desempeño del comercio. El ingreso de acero a Colombia es un ejemplo que hay cosas por superar para no perder otras oportunidades.

Cabe recordar que Colombia en aras de frenar las importaciones provenientes, principalmente de Turquía y China, aplicó a través de un proyecto de decreto por dos años, un arancel del 8,5 por ciento el cual es adicional al que se venía aplicando y que era del 10 por ciento. El asunto, dijo la diplomática, es flexibilizar el mercado y abrir las puertas de los productos sin que estos afecten la producción nacional, el tema, sostuvo, es de complementar la industria colombiana y abastecer sectores importantes para el desarrollo que demandan este tipo de materias primas.

“Después de ver las políticas proteccionistas como el Brexit o las impuestas por Estados Unidos, se puede precisar que hay que tener una visión mucho más abierta porque las medidas americanas están generando inconvenientes en el mercado mundial. Lo injusto aquí es que la medida aplica única y exclusivamente para los países que no tienen TLC con Colombia lo cual no es justo y va en contravía del mandato mundial de comercio. Las exportaciones de Turquía no han crecido y para una salvaguardia hay que mirar volúmenes y precios, en este momento no hay razón para que castiguen el comercio turco”, subrayó.

Turquía, imperdonable no visitarla

Los turcos, con mucha razón viven orgullosos de su país, de su historia, de su cultura y de sus tradiciones. El turismo resultó ser un sector dinámico que contra cualquier pronóstico arrojó unos resultados asombrosos en 2018. El año anterior un total de 38,9 millones de turistas visitaron Turquía dejando ver un crecimiento del 20 por ciento frente a los registros de 2017 y superando la cifra de 36 millones de viajeros que llegaron en 2016.

Los ingresos por turismo en Turquía ascendieron en 2018 a 29.512 millones de dólares, un 12,3 por ciento más que las ventas reportadas en 2017. Los turistas extranjeros representaron el 81,8 por ciento los cuales dejaron gastos promedio de 649 dólares. El turista local que optó por los destinos locales invirtió aproximadamente 678 dólares.

El turismo entre Colombia y Turquía también ha crecido y por ello el año anterior cerca de 30.000 colombianos decidieron conocer el muy bonito país de Euro-Asia, pero también 10.000 turcos llegaron en las aerolíneas regionales a los diversos destinos de Colombia.

Un punto clave de Turquía es la gastronomía en donde siete regiones ofrecen lo mejor de la cocina, es por ello que hay una oferta generosa de pescado, de carnes así como de frutas, verduras y fino aceite de los olivos. Esa mezcla de culturas y de productos redundó en una oferta gastronómica hecha para los más exigentes paladares. Turquía es el primer productor de pistachos y también es conocido por su enorme oferta de avellanas, todo esto utilizado también en las recetas regionales y en alta cocina.

Por su ubicación Turquía puede conectar en tan solo cuatro horas con sesenta países de Europa, Asia, Oriente próximo y África.

Hay que decir que el imperio otomano, ya en el pasado, pero con huella, fue toda una fuerza imperial turca que estableció su eje de mando en cercanías de la ribera del Mar Mediterráneo durando un tiempo no menor puesto que existió desde 1299 hasta 1922. Los fuertes otomanos sucedieron a los selyúcidas. La historia señala que este imperio conquistó Constantinopla, hoy Estambul, en 1453 dando por culminada la hegemonía del imperio bizantino que permaneció allí por algo más de diez siglos.

Esta es Turquía, una nación pujante y marcada por la historia, allí los siglos han sabido dejar huellas y por eso hititas con su panteón de los mil dioses, frigios, cimerios, gálatas, celtas, armenios, godos, bizantinos y otomanos firmaron capítulos de grandeza en una tierra apacible y generosa. Por allí Alejandro Magno dirigió campañas desde el lomo de Bucéfalo y fue allí en donde nació la mítica guerra de Troya en vista de que en la península de Anatolia Héctor que dirigió los ejércitos troyanos cayó vencido por el temible Agamenón. ”Así lo cantó Homero”.

La inigualable Turquía ofrece sitios mágicos para conocer, allí en el país de pasado otomano hay palacios, mezquitas y castillos por visitar. Un recinto al que debe ir todo turista es el Museo Arqueológico de las Civilizaciones Anatolias, Gordión, capital del antiguo reino de Frigia, el teatro romano, el templo de Augusto, en Estambul el paseo arranca por el Gran Bazar y el mercado de especias así como las mismas mezquitas.

En ese país que une a Europa con Asia es fácil ver una arquitectura especial muy detallada en las mezquitas que fueron construidas en tiempos lejanos de todas las formas, estilos y tamaños. Al caminar por ciudades como Ankara o Estambul, la otrora Constantinopla es grato observar edificios dedicados a la oración de impresionantes diseños y construcciones perfectas, Sobresalen los pórticos y las enormes columnas, pero igual las cúpulas semiesféricas pintadas con vistosos colores que generalmente hacen parte del techo de la sala de oración. Paralelo a esta arquitectura está la Turquía Moderna, esa de edificaciones de avanzada y enormes rascacielos.

Los siglos pasan y los países evolucionan, atrás quedaron los tiempos de sultanes, esos que gobernador a voluntad por siglos, empezando con Osmán Primero que inició su mandato en 1299 hasta 1326 y el último de Mehmed VI Sultán otomano que gobernó entre 1918 y 1922, cerrando así un capítulo para darle paso a los tiempos innovadores y progresistas de la gran Turquía.

Los siglos pasaron y por ello Turquía es un sueño que con un poco de esfuerzo puede hacerse realidad porque hoy viajar es más fácil que nunca. En ese país mágico y repleto de historias y anécdotas están pasando cosas muy afables que muy bien perciben los turistas, los historiadores y desde luego los inversionistas. Turquía es una historia maravillosa que indudablemente hay que leerla, amarla y vivirla, no hacerlo es dejar de lado una oportunidad que bien vale la pena.

Visto 3277 veces