Domingo, 17 Noviembre 2019 00:27

Egipto, más que tumbas, pirámides y momias, un país ideal para el comercio

Por

Esta nación se afianza como un mercado importante en donde hay espacio para ampliar el comercio y las inversiones colombianas. La tarea es larga, pero pinta muy bien.

Generalmente cuando se habla de Egipto la relación inmediata es con arqueología, excavaciones, tumbas faraónicas, riqueza cultural, camellos, momias, pirámides y desde luego el imponente y eterno río Nilo. El asunto es que esa nación africana ofrece muchas más opciones toda vez que tiene una población que supera los 100 millones de habitantes los cuales demandan todo tipo de bienes y servicios.

En medio de ese relicario de tratados comerciales que firmó Colombia y que de a poco entran en vigor, hubo una región del planeta mirada desde las montañas del café suave con cierto desdén pues África es un continente que ofrece un sinnúmero de oportunidades que van desde la adquisición de materias primas y artículos manufacturados, hasta alimentos y enseres exóticos de gran calidad.

Hoy podemos decir sin temor a exagerar que esa amistad colombo-egipcia está desperdiciándose porque hay de lado y lado soluciones integrales en materia comercial y una oferta de oportunidades que están a la deriva por falta de conocimiento ya que no se ha hecho una juiciosa exploración de esas opciones que tienen los inversionistas y los comerciantes de las dos naciones, igual de las cooperaciones que pueden haber entre los dos gobiernos.

También se puede decir que lo único que sobra en esa agradable unión de dos pueblos es el respeto y la admiración puesto que Egipto es cuna de una gran civilización y dueña de una historia milenaria plasmada en libros, documentos, cuevas, paredes y en la mismísima Santa Biblia. Este país de diversos momentos en su trasegar ha demostrado que es un pueblo trabajador, valiente, inteligente y potente. Egipto hoy vive de un robusto presente, sacando provecho de las riquezas de hoy y del testamento que le rubricó generosamente el pasado.

El gran país, el del imperio gobernado por faraones y cuidado por dioses mitológicos del calibre de Amón, Isis, Osiris, Ra, Thot y Horus abre un portafolio llenó de alternativas comerciales que invitan a muchos gremios y sectores productivos a mirar al otro lado del mundo, al mismo que ha hecho de su PIB uno de los más robustos del mundo porque respeta y gusta del libre comercio, esa actividad que practicó por siglos con excelentes saldos.

La República Árabe de Egipto es un país transcontinental porque tiene territorio en la parte nororiental de África y en la suroccidental de Asia, característica que lo hace pluricultural y desde luego un mercado sumamente interesante en vista que tiene puertas hacia diferentes regiones en los dos continentes en donde sienta su residencia e iza su bandera.

Dicen los historiadores que Egipto fue poblado por personas que llegaron a las orillas del río Nilo en unas condiciones muy adversas ya que luchaban contra paludismo y todo tipo de inconvenientes, algunas generadas por el desierto del Sahara.

Según los cronistas los primeros pobladores le dieron entorno e hicieron habitable el país. Con ese nuevo entorno se crean nomos o regiones que con el tiempo entraron en desacuerdos y reyertas, situación que llevó a que en el año 4000 a.C se crearan dos naciones conocidas como el Alto y Bajo Egipto. La unificación llega en el año 3100 a.C cuando estaba en el trono el faraón Menes.

El antiguo Egipto tiene tres imperios, el Imperio Antiguo en donde las artes florecieron y se construyeron las famosas pirámides. En el Imperio Medio el país vivió tiempos de prosperidad en su economía y en el Imperio Nuevo los egipcios mostraron su poderío al conquistar naciones vecinas que recibieron las directrices de los faraones en la dinastía que gobernó en el siglo XVIII. La última dinastía cayó en manos de los persas en el año 341 a.C. Los nuevos monarcas fueron también sucedidos por gobiernos griegos y romanos, una época que arranca en el año 30 a.C tras la derrota de Cleopatra y Marco Antonio en la famosa batalla de Actium.

Los resultados siendo poco deseables en el momento conllevaron a siete siglos de relativa paz y a una robustez en su economía. Luego de la segunda mitad del siglo IV Egipto tuvo algunos movimientos geopolíticos que lo hicieron parte del Imperio Oriental el cual terminó siendo el Imperio bizantino.

Foto Diariolaeconomía.comEn diálogo con Diariolaeconomia.com, el señor Embajador de la República Árabe de Egipto, Sami Salem, aseguró que infortunadamente a Colombia le ha hecho falta hacer más presencia en África por lo que invitó al gobierno y al país a considerar la apertura de nuevas embajadas y consulados que vinculen más al continente africano con los encantos y las oportunidades que brinda Colombia.

El diplomático sostuvo que ahora mismo la economía egipcia está avanzando, dejando atrás unos años en los que hubo problemas luego de la revolución de 2011 conocida como la revolución de los jóvenes o revolución blanca, la misma que estalló un 25 de enero. Salem precisó que luego de una coyuntura política de ese tipo, las economías suelen resentirse de manera considerable.

 

“Nosotros dependemos mucho del turismo y por eso cualquier cosa que pase en el país afecta mucho porque de inmediato baja el flujo de turistas porque no quieren estar en un país que no muestra estabilidad porque asumen que les puede pasar algo o que hay riesgo para sus vidas y eso paso en Egipto porque antes de la revolución en 2010 tuvimos un record de turistas toda vez que visitaron nuestros destinos más de 14 millones de visitantes de todo el mundo, después de la revolución la cifra cayó a la mitad, a siete millones. Por estos tiempos estamos retomando la senda y vamos por el orden de 10 y 11 millones, no llegamos a la cifra record, pero estamos aumentando cada año y esperamos que no pase nada para tener más turistas en el futuro”, anotó el señor Salem.

 

Dijo que desde Colombia en promedio unas 2.000 personas piden visa en la embajada y otros viajan directo a Egipto porque en ese país no les exigen a los colombianos que tengan la visa antes de viajar, la pueden tener en el aeropuerto en la capital, El Cairo.

Foto Pixabay
Foto Pixabay

La actualidad de Egipto es de admirar porque cuenta con varias industrias fuertes y unos sectores que muestran mucho vigor, lo que explica la buena salud en las cifras económicas del país africano, pero con extensión en Asia. Son muy importantes sus industrias textiles, de fertilizantes, productos en caucho, cemento y ensamble de automóviles. Igual hay una agricultura muy dinámica que pone en los mercados algodón, cereales, frutas, hortalizas y forrajes. Destacado es el turismo y la pesca que suele ser abundante en el río Nilo como también en el mar Rojo y en el Mediterráneo.

Su ganadería igual es robusta y cuenta con un rebaño muy bien cuidado, pero también es fuerte en la cría de ovinos y caprinos con lo cual asegura proteína para sus conciudadanos y para los mercados que demandan sus productos cárnicos o lácteos. Egipto cría asnos y es muy famoso por la belleza de sus caballos, de una esbeltez y un trote sinigual.

Las reservas de petróleo son importantes y también las de gas, factor que le permite tener una dinámica exportadora, pero de igual manera atender la demanda interna de combustibles más ahora con los nuevos descubrimientos de gas en el mar Mediterráneo. La apertura empresarial y de inversiones deja ver un eje industrial bastante llamativo que prospera a lo largo del canal de Suez.

Egipto tiene un mercado generoso en oferta exportable y por ello cuenta con socios comerciales importantes como la Unión Europea y Estados Unidos, igual tiene un mercado fluido con China y con otros países árabes y africanos.

Al abordar el tema de balanza comercial es visible que hay mucho o todo por hacer porque en 2018 las exportaciones de Egipto a Colombia sumaron cerca de 14 millones de dólares, la mayoría por venta de fertilizantes, mármol, textiles, algodón y semillas. Desde Colombia fueron exportados a Egipto productos por valor de ocho millones de dólares, una balanza comercial de 22 millones de dólares en promedio, una cifra no muy grande que convoca a las autoridades de los dos países a trabajar para multiplicar esta cifra.

Hoy también llega a los puertos egipcios ganado en pie criado en Colombia y carne despostada, igual café, carbón y otros productos relacionados con el tema eléctrico. Hay según el señor embajador, campo para las flores colombianas y para frutas como el mango, el aguacate y otros frutales. Ese mayor comercio, expuso tiene que ver con un trabajo intenso entre empresarios de los dos países porque se hace urgente darle mayor dinámica al intercambio comercial.

 

Yo invito a todos los empresarios de Colombia y de Egipto para que visiten los respectivos países y así adelantar ruedas de negocios para conocer más la realidad económica y social de cada nación y así poder contemplar el tema de inversiones y del crecimiento del intercambio comercial entre los dos países”, apuntó el embajador.

 

Las oportunidades, especificó Sami Salem, son muy grandes para los empresarios colombianos porque se trata de un mercado de 100 millones de habitantes y de igual manera hay en Colombia un espacio amplio para poner productos agrícolas de Egipto que son de muy buena calidad. El turismo de Colombia, dijo, está creciendo, muestra dinamismo y puede seguir escalando puestos por todo el tema cultural.

La embajada de Egipto en Colombia destacó la participación en la cuarta bienal internacional de danza en Cali a donde fue acompañado por una experta en el tema de Egipto que es experta en el tema y que fue invitada por el ministerio de Cultura, la visita fue de gran provecho porque el recorrido salió de Cali, pero pasó a Bogotá y Medellín.

Foto PixabayEl embajador expresó su regocijo y orgullo por todo ese relicario de historia que hacen de Egipto el mejor documento de vida y desarrollo de la humanidad porque desde el antiguo Egipto hasta nuestros días, el país no deja de ofrecer narraciones e investigaciones que resultan cada vez más sorprendentes. Para el funcionario resultó muy satisfactorio tener un museo en Bogotá por espacio de seis o siete meses en donde hubo más de 94 réplicas de los originales como las tumba de Tutankamón y algunos otros lugares del sur de Egipto. Afirmó que el frente del museo fue una réplica muy grande de la fachada del templo de Abu Simbel, ubicado al sur de Egipto.

A esta muestra, señaló, acudieron más de 40.000 personas durante el tiempo de exposición y dijo que será posible aumentar los ingresos de visitas cuando el museo salga de la capital y se instale en otros lugares. El museo fue posible gracias al trabajo de artesanos egipcios y de empresarios colombianos que trajeron varios artículos de Egipto, una articulación grata en la que desde luego participó la embajada.

Actualmente hay un trabajo intenso con la embajadora de Colombia en El Cairo, Ana Milena Muñoz, una funcionaria nueva que llegó a la capital de Egipto hace unos ochos meses, pero según el embajador hay un trabajo coordinado y permanente para poner en línea las dos agendas y alcanzar así las metas comunes en temas comerciales, políticos, culturales y de turismo, capítulo muy aparte, pero de gran valor para Egipto y Colombia que ven en este sector perspectivas muy parecidas porque la industria sigue mostrando indicadores de crecimiento en las dos naciones.

Por tal razón consideró que hay ilusión porque en 2020 haya mayor éxito en ese camino con lo cual se seguirán estrechando los lazos de amistad, de hermandad y todo por aspectos de mutuo interés como la cultura y el comercio.

Egipto tiene un gobierno elegido por el pueblo por un periodo de cinco años, tiempo en el que el Presidente, Abdulfatah Al Sisi, podrá trabajar para impulsar el crecimiento de Egipto con un protagonismo muy bien ganado por el país africano. Cabe precisar que el Presidente Al Sisi, ya había gobernado por un espacio de cuatro años.

El parlamento egipcio es unicameral, dejando claro que la historia parlamentaria es muy larga y muy activa porque data de más de cien años. El trabajo legislativo fue bastante movido inclusive desde antes de la independencia en 1922. En este aparte hay que decir que Egipto logró su libertad del Reino Unido que tenía la región como una colonia de facto.

La revolución de 2011 generó un cambio en la manera de legislar y por eso el Congreso que estaba conformado por Senado y Cámara fue renovado y quedó la Cámara de Representantes como única célula legislativa que acoge a unos 600 miembros que representan a los 100 millones de habitantes.

 

Egipto está en busca de una nueva capital

 

Foto PixabayHay una iniciativa del gobierno de Egipto y tiene que ver con la búsqueda de una nueva capital que opere como un centro administrativo por fuera del Cairo para trasladar 34 ministerios que hoy funcionan en el centro de El Cairo lo cual genera muchos trancones y un excesivo tráfico que tienen bloqueada una ciudad que acoge 18 millones de habitantes que a la hora de salir forman tapones interminables.

A todo lo anterior hay que sumar el número de turistas que llegan a la emblemática ciudad capital que tienen no pocos atractivos pues a orillas del río Nilo hay mucho que ver, verbigracia el museo egipcio, la plaza de Tahrir y el apasionante sector de Guiza en donde es todo un delirio observar las pirámides y la Gran Esfinge.

El Cairo, “La Fuerte” y tan bien llamada “La Victoriosa” fue fundada en el año 116 d.C, si bien no pierde su encanto, actualmente se ha tornado imposible porque la población e igual lo hace un turismo que ve en la ciudad y en el país un viaje afortunadamente obligado.

La capital que se está proyectando hoy está pensada única y exclusivamente para funcionarios del gobierno que tendrían que trasladarse al nuevo centro administrativo para facilitar su vida y la de millones de personas que requieren de documentos, diligencias y trámites.

“Con este proyecto queremos sacar entre cinco y seis millones de habitantes de El Cairo y así tener más espacio. La nueva ciudad que estaría a unos 80 kilómetros del oriente de la ciudad capital actual, empezaría trabajos en junio de 2020 fecha en la que se trasladarían todos los ministerios”, declaró el embajador.

La economía va por buen camino

Este año Egipto deja ver un comportamiento económico muy alentador porque la inflación bajó alrededor de seis o siete por ciento lo cual es una buena noticia porque se constituye en una cifra muy baja en comparación con el pasado reciente. El crecimiento de la economía egipcia ronda el cinco por ciento anualmente, un número halagüeño si se tiene en cuenta que hubo casi siete años de inestabilidad en el país.

A criterio del funcionario, económicamente Egipto va por muy buen camino sin negar que hay de por medio muchos desafíos porque toda la zona de Oriente Medio tiene problemas de gran calado ya que hay guerras civiles en Siria, en Libia, en Palestina que hizo eterno el desencuentro con Israel, pero también hay conflictos en Líbano, Sudan y todo el vecindario, una coyuntura difícil que afecta a Egipto. El tema es bien complicado porque igual hay problemas en Amán y en el Golfo Pérsico o Árabe, es decir que hay más de un motivo que afecta la estabilidad de la zona y por consiguiente el desarrollo de las naciones, incluida la economía egipcia.

 

“En medio de todo, nosotros no paramos de trabajar y le seguimos apostando al camino del desarrollo para mejorar la vida diaria de los ciudadanos egipcios, pero de manera paralela combatimos el terrorismo que afecta mucho al país tal y como ocurre en Colombia en donde la tranquilidad termina en manos de grupos armados. Yo veo que hay dos temas en común en la parte política entre Egipto y Colombia, de un lado el combate al terrorismo y a esos indeseables grupos armados en donde hay una experiencia grande en los dos países, razón más que suficiente para compartir conocimientos. El otro tema es el de la migración y refugiados porque también es un país de paso o de tránsito como también de destino para migrantes africanos, el asunto es muy complejo porque hay gente llegando masivamente de Siria, un tema nada ínfimo si se tiene en cuenta que actualmente hay más de medio millón de nacionales sirios viviendo en Egipto, cifra que se suma a las personas que llegan de Etiopia, Somalia y otros países con lo cual la cifra supera el millón de nuevos habitantes lo cual implica un gasto adicional muy grande para el gobierno porque hay que atender humanitariamente a esas personas que huyen de sus países de origen”, anotó el muy amable embajador de Egipto en Colombia.

 

El excelentísimo representante de la República Árabe de Egipto explicó que muchos africanos hacen tránsito en su país para luego ir a los países de Europa como Grecia o Italia y así poder comenzar una vida nueva sin miedos y sin carencias.

Egipto es un país geográficamente bien ubicado y a ello sus gobernantes le han sabido dar valores agregados para hacerlo una ruta económica y turística de gran nivel. Dentro de los activos este mágico país está el Canal de Suez que inició obras en 1859 cuando a ese trabajo se aventuró el francés Ferdinand de Lesseps, un empresario tozudo y sin temores que logró convencer al gobierno egipcio de la época que de inmediato le dio el visto bueno a la obra.

Después de ingentes esfuerzos y el aporte de una mano de obra importante el Canal de Suez fue inaugurado el 17 de noviembre de 1869. En ese momento Egipto era el dueño del 44 por ciento del paquete accionario mientras que el resto quedó en manos de 21.000 franceses. La obra fue todo un golpe logístico en vista que el canal pudo unir al Mar Rojo con el Mediterráneo, haciendo de la región del Sinaí una creciente y promisoria península porque la solución permitió acortar distancias entre Europa y el sur de Asia.

Foto Pinteres.comEn ese eje comercial de 163 kilómetros de longitud que empieza en Puerto Said en las orillas mediterráneas y termina en Suez, también en las costas del Mar Rojo, hay un movimiento comercial de gran importancia porque hay flujo de mercancías que llegan en menor tiempo a sus puntos de destino, entre otras cosas, porque el gobierno eliminó una serie de aranceles para atraer inversión extranjera y local. Actualmente avanza y se ve con muy buen futuro el Proyecto de Desarrollo del Área del Canal de Suez.

Para mejorar el desplazamiento de los barcos mercantiles, hace cuatro años el gobierno adelantó obras para darle paso a la doble vía y así agilizar los desplazamientos ahorrando tiempo desde el Mar Rojo al Mar Mediterráneo y viceversa. Los ahorros son grandes en tiempo y en dinero porque la ampliación le imprimió un alto componente de competitividad. Hoy fluye un comercio entre Asia y Europa, pero igual entre África y Europa sin dejar de lado los favores logísticos entre África y Asia. El canal permite hoy mayores flujos de petróleo y gas desde el Golfo Pérsico con destino a Europa y Estados Unidos.

La zona del Golfo Árabe y otras de la región deberían estar comandando la economía mundial y creciendo de cara a un mejor futuro, pero infortunadamente las guerras han puesto palos en la rueda del desarrollo y de una mejor prospectiva en donde habría forma de entregarles paz y progreso a las nuevas generaciones. Hoy hay un tufillo de esperanza porque no hay espacio para tanta diferencia y con favores muy especiales, la región podrá encontrar esos senderos hacia la paz y el adelanto.

 

“Nosotros fuimos los primeros en firmar un acuerdo de paz con Israel en tiempos del expresidente Anwar el-Sadat que rubricó el convenio junto al Primer Ministro de Israel Menájem Beguín, un 26 de marzo de 1979 en la Casa Blanca en donde estaba el Presidente Jimmy Carter y unos 1.500 invitados. Desde entonces estamos trabajando por la paz y ello llevó a que luego firmara Jordania un acuerdo con los israelitas. El asunto hoy, es lograr la paz con los palestinos porque si no es así, no habrá paz en la región. El camino ideal es reconocerles sus derechos y la soberanía sobre sus territorios porque quieren independencia y una mirada justa del mundo. Ya en eso se ocupa la comunidad internacional que en su gran mayoría reconocen el estado palestino, unos 137 países que le dicen sí a Palestina entre ellos Colombia cuando gobernó el Presidente Juan Manuel Santos”, apuntó el embajador.

 

Los países de oriente próximo y el mundo en general le han pedido a Israel entrar en un proceso de análisis y recapacitación para negociar con Palestina y hacerle entrega formal de sus dominios pues solo así es viable pensar en una región creciendo económicamente y visualizando el futuro de los hijos y nietos que no quieren saber más de guerras y lutos.

A finales de este mes, el delegado del gobierno de Egipto ante la Casa de Nariño viaja a su país para convencer a los empresarios e inversionistas con el fin de que visiten Colombia y decidan hacer muy buenos negocios en los frentes de inversión y comercio.

El comercio debe fluir, el proteccionismo no ayuda

Una situación de moda es la guerra comercial entre Estados Unidos y China, pero igual el Brexit, una etapa muy difícil para Europa y por consiguiente para los socios del bloque europeo.

Las medidas unilaterales de Estados Unidos y Reino Unido que con el proteccionismo le dieron un vuelco a la economía mundial, abandonando el libre comercio y rompiendo con unas reglas de juego trazadas inclusive con la bendición de las naciones citadas, tienen a todo un mundo en medio de la incertidumbre y la angustia.

Foto Diariolaeconomía.com
Foto Diariolaeconomía.com

El embajador de la República Árabe de Egipto en Colombia, Sami Salem, sostuvo que los tiempos de hoy son supremamente difíciles en la parte de comercio internacional lo que a su vez hace que la economía pase por grandes desafíos. Sobre la guerra comercial, el diplomático dijo que el perjuicio no se da solamente en América Latina sino en todo el planeta porque igual lo sufren África, Asia en su totalidad, Medio Oriente y Europa.

 

“Otro punto en la agenda comercial es el Brexit, pero estoy viendo que Colombia está tomando las medidas necesarias para que el impacto de la salida de Reino Unido de la Unión Europea, que será un golpe muy fuerte, no afecte mucho la economía local. En Egipto estamos haciendo lo mismo y por eso firmamos un acuerdo bilateral con Gran Bretaña que entraría en vigor una vez salga de la Unión Europea. De todas maneras no estamos tranquilos porque Europa es un aliado comercial importante para nosotros y cualquier cosa que pase en esa región afectará sin duda a Egipto y al Medio Oriente”, señaló.

 

Recalcó que Egipto no está de acuerdo con las políticas de proteccionismo porque ello afecta el comercio internacional con la imposición de unas barreras que maltratan el intercambio de productos, además, afirmó, ese tipo de medidas van en contra de los principios y del credo de la Organización Mundial del Comercio, OMC. El asunto, opinó, afecta a todo el mundo, pero estimó que pueden ser coyunturas temporales pues es muy posible que el comercio retome sus fueros sin ningún tipo de inhibiciones fruto de los caprichos de la vedette del mundo.

Foto PixabayLa invitación la extendió el embajador para todos los colombianos que tienen todas las posibilidades de visitar ciudades hermosas y con diferentes características. Dijo que hay bellezas icónicas como Alejandría, El Cairo, Asuán, Luxor, Sharm el-Sheij y Hurgada. Aseguró que aparte de mar y playa, hay paisajes exóticos de palmeras y campos abiertos muy propicios para la agricultura y la ganadería en donde el aire puro y el entorno literalmente enamoran.

Aparte de todo hay una gastronomía imperdible que va dese el puré de berenjenas con ajo más conocido como baba ghannoush, el cocido de bamia ocra en tomates, una buena fatta (plato de carne y pollo mezclado con papas o pan), piza egipcia o fetir, una crujiente hamama mashwi (paloma asada y rellena de arroz y otras especias) y un aromático, mahshi u hojas de parra con arroz, kushari, shawarma y un delicioso Kebab, pichos de cordero asados al carbón. En fin platos por montón y por ello Egipto aguarda por muchos más colombianos que quieren un turismo especial, milenario y cargado de historia. Un viaje que sin lugar a dudas marcará la diferencia.

Las pirámides, los cruceros, las tumbas, los mares y las playas del Sinaí invitan a viajar a tierra egipcia que igual cuenta con turismo religioso habida cuenta que Egipto fue un camino para la Sagrada Familia y hoy es una ruta para los peregrinos cristianos, pero igual para otros credos que muestran las imponentes mezquitas. Un atractivo adicional es el desierto y otros destinos que resultan maravillosos para quienes buscan algo diferente y muy particular.

Las visas a Egipto se expiden de manera ágil y en corto tiempo luego como dice el embajador, no hay excusa para no visitar la tierra de los faraones.

Egipto el país de las transformaciones, los faraones y los cambios fue invadido por los árabes en el año 640 los mismos que implantaron el islamismo y la lengua árabe, todo ese episodio en el siglo VII para después ejercer un mandato que duró seis siglos. Con el tiempo vinieron nuevas invasiones y cambios por la presencia de los Fatimíes y la gloriosa época de Saladino que implicó un renacer cultural y económico. En ese momento se fortalece la Jihad, la guerra santa que respondió a las cruzadas cristianas.

Vino el mando de los Mamelucos, una clase militar egipcia que tomó las riendas de la región tras derrotar a los temibles mongoles en el año 1250, triunfo clave porque los guerreros de las estepas de Mongolia estuvieron cerca de tomarse todo el territorio asiático y sus bastos vecindarios. También gobernó a Egipto el Imperio turco otomano que hizo de lado la importancia de la fantástica nación. Tras el regreso efímero de los Mamelucos llega Napoleón en 1798 con una ocupación francesa de corto tiempo.

Hoy los egipcios narran con orgullo su historia, pero igual muestran los avances a través de los siglos porque si bien Egipto es una civilización antigua, lo cierto es que fueron pioneros en muchas técnicas que hoy son como el ejemplo a seguir porque no pierden vigencia o son el punto de partida para nuevos descubrimientos ya que en ese país la ciencia y la investigación no descansan. En Egipto la innovación del pasado se aplica en el presente lo que constata que los pioneros tienen ventajas y por ello el magnífico país que baña el raudo Nilo sigue sin freno hacia el desarrollo, eso sí invocando encuentros y paz en la región para que la celebración del progreso se dé con los vecinos que tanto requieren de aires nuevos y muy frescos para dejar una herencia plasmada en hermandad y merecido sosiego.

Foto PixabayDesde este sitio rendimos homenaje a los faraones que hicieron de Egipto la gran nación del Río Nilo. Larga vida en la eternidad para Narmer, Hetepsejemuy, Zoser, Keops, Teti, Amenofis III, Tutankamón, Seti I, Ramsés Segundo y Cleopatra VII, Akenatón y su reina Nefertiti. Para todos y todas las dinastías un reconocimiento por hacer de Egipto el país que el mundo admiró, admira y admirará.

No cabe duda, imponente y mágica es la tierra Egipcia, una oda natural que embelesa con los fuertes vientos que vienen del Mar Rojo y del Mediterráneo, exacerbando sin piedad las arenas tranquilas del desierto, las mismas que fueron testigo de milenios de tragedia, hordas enfurecidas, invasiones pero también de adelanto, apogeo y riqueza.

Es Egipto en su totalidad, con la magnificencia del gran Nilo, una composición de lunas rojas y amarillas en noches apaciguadas que embelesan con los conciertos noctámbulos, es la bella tierra del gran río, cuna bendita de la civilización, sol de vida y paso sagrado a la muerte, la plasmada en el libro funerario, pero igual resultan un remanso de dicha sus cuitas con unas tierras que florecen y cosechan, esas dehesas por dónde se rindió culto entre muchos a Anubis.

La muy hermosa tierra egipcia es el poema y el poeta, su belleza inspira como inspira sus risas y sus llantos, su paisaje múltiple de verde y desierto con aguas azules en sus costas, escriben versos sobre las pupilas prendadas de quienes la vieron o la ven. Tierra de ciudades que afloraron en los deltas como Alejandría o Luxor con sus recordados y maravillosos lugares. El faro de Alejandría, una de las siete maravillas del mundo, reclamado súbitamente por la naturaleza, quedó en la historia y en las citas obligadas de los ingenieros.

Ese es Egipto, un lugar especial en la tierra y al parecer especial en las cortes celestiales porque desde los olimpos la gran nación fue tocada y preservada para que sus pirámides, el Sahara y sus paredes contaran tantas historias y tantos hechos que engrandecieron un país totalmente diferente y eso sí, muy especial por sus gentes, por su cultura, igual por su generosidad, acogida y por su amabilidad, pero muy especialmente por sus orígenes y la gracia de su permanente evolución.

 

Visto 2249 veces