Jueves, 09 Julio 2020 23:03

Oportunidad y Desarrollo Agropecuario

Por

La institucionalidad agropecuaria está preparada para abordar el reto de avanzar de manera urgente, apoyándose en sus Entidades Adscritas y Organismos Asesores.

Claudia Ortiz Rodríguez
Presidente Agencia de Desarrollo Rural

El gobierno del presidente Iván Duque abordó la construcción de un programa de reactivación económica, basado en infraestructura donde las alianzas público-privadas son protagonistas. El programa plantea combatir el desempleo que surge de la emergencia sanitaria de la COVID-19. Las vías terciarias, incluidas en este plan, son sin duda una deuda que empezará a saldarse, uniendo esta política a programas de desarrollo agropecuario, con los incentivos apropiados, que promoverán el empleo rural y mejorarán la productividad del campo, especializando los territorios.

El Gobierno busca reorientar la inversión en sectores intensivos en mano de obra. En ese sentido se avanza en la dirección apropiada. Incorporar desde ya los proyectos de desarrollo agropecuario al programa será un acierto, teniendo en cuenta que el sector agro es intensivo en mano de obra y está preparado para avanzar de manera rápida y eficiente.

El uso de las TIC que se plantea en esta reactivación, ayudará en productividad al tiempo que invita a las nuevas generaciones a participar de esta transformación. Este componente debe estar orientado a mejoras en la cobertura rural de internet y telefonía celular. La disponibilidad de conectividad beneficiará el mercado de productos y servicios basados en tecnología que promoverán la productividad. Programas como ‘Coseche y Venda a la Fija’ del Ministerio de Agricultura, entre otros, serán una oportunidad para incorporar estas herramientas, permitiendo tener oferta en tiempo real para promover la comercialización de la producción. Los resultados se verán de manera inmediata.

Una reforma estructural del agro es necesaria para proyectar el desarrollo del campo colombiano en el largo plazo, pero no puede ser el obstáculo para que la ejecución de acciones concretas en favor del sector avance por la senda que corresponde. Hoy tenemos alternativas atractivas para avanzar en la reactivación del desarrollo agropecuario como apuesta de corto y mediano plazo para la economía colombiana. El perfil de proyecto, los PIDAR-T y el encargo fiduciario de la ADR, son ejemplos claros.

La institucionalidad agropecuaria está preparada para abordar el reto de avanzar de manera urgente, apoyándose en sus Entidades Adscritas, Vinculadas, Corporaciones Mixtas y Organismos Asesores. Un trabajo articulado dará como resultado que las directrices del Ministerio sean implementadas en todo el territorio nacional a través de los actores involucrados, trabajando de manera conjunta, orientados siempre por la línea trazada por el rector de la política.

El programa de reactivación económica le llegará de manera muy oportuna al campo. Debemos desde ya ser claros como sector para plantear las necesidades de corto y mediano plazo para el campo con acciones y metas concretas. De eso dependerá en gran medida el empleo rural que tanto se necesita en estos momentos. Estamos frente a la mejor coyuntura para resignificar y reconocer la labor de los emprendedores rurales, buscando un verdadero desarrollo agropecuario.

 

 

Visto 348 veces