Lunes, 14 Septiembre 2015 16:30

Airbus desafía la supremacía de Boeing en EEUU con aviones "made in USA"

Por

Mobile (Alabama, EEUU)  (EFE).- El grupo europeo Airbus inauguró su primera planta de ensamblaje de aviones en Estados Unidos, con la que pretende desafiar, gracias entre otros al argumento de la fabricación nacional, la supremacía de Boeing en su mercado nacional, que es también el mayor del mundo.

Tanto el responsable ejecutivo del fabricante de aviones, Fabrice Brégier, como Tom Enders, el presidente del grupo Airbus, la casa matriz, hicieron hincapié en que la nueva línea de ensamblaje de aviones de un solo pasillo, los de la familia A320, en Mobile (Alabama), los convierte en fabricante estadounidense de pleno derecho.

"El mensaje (para Boeing) es que estamos aquí para quedarnos, también como empresa estadounidense", declaró Enders a la prensa antes de que empezara la inauguración oficial de la factoría en este puerto del Estado de Alabama, uno de los más importantes del Golfo de México.

En la misma línea, Brégier remachó que "Airbus es verdaderamente un fabricante estadounidense" y la nueva factoría de Mobile responde a la misma estrategia que la apertura de la primera que había puesto en funcionamiento en 2008 fuera del continente europeo, en Tianjin, en China.

En el caso de China, se trataba de aprovechar desde dentro el mercado con el mayor crecimiento en demanda de aviones; en el caso de Estados Unidos, el reto es poder presentarse también como actor local en un mercado que va a seguir siendo en los próximos dos decenios, con diferencia, el mayor del mundo.

Airbus calcula que el tráfico aéreo en Norteamérica va a aumentar a una tasa anual del 2,4 % de aquí a 2035, y eso significa que absorberá 4.730 aviones nuevos de un solo pasillo de los 20.000 que se venderán en todo el mundo.

Antes de que el grupo europeo anunciara que ensamblará sus A320 en Mobile, su cuota de mercado en el nicho de aparatos de entre 100 y 240 plazas en Norteamérica era escasamente del 20 % (el resto se lo llevaba Boeing), mientras en otras regiones los dos rivales tienen una cuota parecida.

El reto es convencer a las compañías de EEUU a dar el paso de decantarse por Airbus, con el argumento de que sus aviones tendrán el sello "made in USA", como el que simbólicamente se puso hoy para culminar la inauguración de la planta de Mobile sobre el primero que se ensambla allí, y que se entregará a JetBlue la próxima primavera.

Airbus ha invertido 600 millones de euros para poner en pie un complejo de nueve edificios ubicados en una antigua base aérea reconvertida, en la que trabajarán -cuando esté a pleno rendimiento- un millar de personas entre empleados propios (de momento son 260) y de empresas subcontratadas.

Cuando haya alcanzado el régimen programado, a comienzos de 2018, de la cadena de montaje de Mobile saldrán cuatro aviones cada mes, de los 50 de la familia A320 que fabricará en total el constructor europeo. El resto se producirán en Hamburgo (25), Toulouse (17) y Tianjin (4).

La cincuentena escasa de aviones anuales que podrán salir de la cadena de montaje de Mobile no bastará, ni de lejos, para cubrir las entregas que Airbus tiene ya establecidas para clientes norteamericanos, de forma que deberá continuar nutriéndolos en abundancia desde sus plantas europeas.

Desde Norteamérica ya se han hecho encargos para algo más de 900 aviones de la familia A320, de los 5.400 pedidos registrados en todo el mundo para ese tipo de aparatos de un solo pasillo.

Airbus espera poner arañar cuota de mercado a Boeing en el que hasta ahora ha sido su mercado nacional estadounidense gracias a la salida de la versión renovada de la familia de un solo pasillo, los A320neo, que compiten directamente con el 737 MAX.

Los primeros aparatos A320neo, que consumen un 15 % menos de carburante gracias a sus nuevos motores y algunas mejoras aerodinámicas, se entregarán a finales de año. EFE

Visto 898 veces