Domingo, 21 Agosto 2016 07:05

Tributaria es necesaria, pero atacar corrupción es inaplazable: López Roca

Por

El Club El Nogal de Bogotá cumplió viente años de actividades y consolidó una comunidad empresarial y cultural que no para de crecer e invertir en optimización.

Como en todo mercado la coyuntura económica impacta todo tipo de negocio por la contracción de la demanda interna generada por decisiones monetarias y que apuntan a tirarle un salvavidas al indicador de inflación amenazado por varios aspectos. Este elemento igual llegó a algunos clubes privados del paìs que mostraron algún tipo de caÍda en la actividad, pero hubo otros que con estrategia y perfil lograron superar el complejo escenario.

Uno de los clubes que mostró solidez en medio de la tormenta fue el Club El Nogal de Bogotá, centro social de convergencia empresarial y cultural que al igual que muchos actores de la economía tiene sus expectativas y reserva por lo que ha de ser la próxima reforma tributaria considerada la panacea para los agudos males fiscales de la nación.

Diariolaeconomia.com habló con el Presidente de la Junta Directiva del Club El Nogal, Luis Fernando López Roca, quien aclaró que por la filosofía de estos clubes el estado ha optado por estimular este tipo de entidades razón por la cual el régimen tributario no ha sido complicado para estas.

Agregó que el gobierno tiene clara esta política en vista que los clubes cumplen generalmente con su función social y con la particularidad que estos no son mecanismos o vehículos de evasión fiscal. Reiteró que los clubes pueden estar tranquilos  porque  así las cosas la propuesta tributaria no debe afectar a estos centros de convergencia social que cumplen a cabalidad con una función determinada y previamente acordada con el ejecutivo.

“Aquí no me estoy refiriendo a cosas como las que aveces se denuncian de clubes privados en las ciudades que se constituyen exclusivamente para poder eludir legislaciones sino que hablamos de verdaderos clubes que son un beneficio para la sociedad”, declaró el señor López Roca.

Expuso que el problema tributario en Colombia pasa por la percepción que muchas personas tienen en el sentido que la corrupción se queda con los dineros tributados y no son invertidos adecuadamente en desarrollo y en la atención de las grandes falencias del país.

Esta actitud, afirmó, es comprensible cuando se observa el caso norteamericano o de los países nórdicos en dónde las tasas impositivas se acercan al 50 por ciento del ingreso y en donde los contribuyentes aportan con gusto porque ven sus dineros muy bien invertidos.

Para el ejecutivo la lucha contra la evasión fiscal tiene que ir de la mano o acompañarse con una persecución al límite de la corrupción porque en la medida en que se pueda ir generando un país con menos prácticas de corrupción en donde los impuestos realmente se vean, muy seguramente se conformará un círculo virtuoso en donde la gente no dudará en hacer sus respectivos aportes impositivos más cuando vea que ese dinero se transformó en obras públicas, infraestructura y en desarrollo. Caso opuesto con los actuales estándares de corrupción y además de una lamentable percepción de corrupción en torno a los tributos, siempre habrá una reacción a pagar estas obligaciones porque se considera que las rentas legítimas irán a parar al bolsillo de los corruptos.

Para López, el asunto no pasa por solventar rentas impositivas sino que hay una necesidad perentoria de combatir la corrupción. Reconoció que la base impositiva en Colombia es relativamente baja en relación con otros países del mundo y de la región lo cual no es sostenible porque no pueden ser los mismos de siempre los que asuman esa carga lo cual invita a explorar nuevas fórmulas, pero únicamente para un país que camina hacia el progreso y no soluciones que alimenten corruptelas ya curtidas.

“Combatir la corrupción en Colombia es un tema inaplazable, ese asunto no da la mínima espera porque está de por medio el futuro de un país que en su inmensa mayoría es vertical y honesto”, declaró el Presidente del Club El Nogal.

Adujo que siempre se ha tenido el temor en toda reforma tributaria de que el muy loable propósito del gobierno de perseguir la evasión y la elusión fiscal que en ocasiones infortunadamente pasa por actividades de entidades sin ánimo de lucro, toque a los clubes sociales de una manera inmerecida porque estos le dan a la comunidad unos beneficios muy importantes porque entretienen y brindan espacios de recreación en pro de la calidad de vida. 

Las tasas de interés tienen su razón de ser

Sobre el debate de la reiterada subida en los tipos de interés, el vocero sostuvo que ésta es una labor con soporte constitucional de la Junta Directiva del Banco de la República que se estimula al interior del cuerpo colegiado para enfrentar inconvenientes macroeconómicos. De manera tajante indicó que el Emisor no eleva las tasas de interés por deporte aclarando que una menor tarifa en el precio del dinero o del crédito genera un peligroso recalentamiento de la economía que atenta contra los niveles coherentes de inflación.

Dijo que desde el punto de vista macroeconómico, la inflación es el impuesto más regresivo porque afecta a todo el mundo por igual con independencia de su capacidad adquisitiva porque cuando el banco Central trata de frenar la inflación sencillamente cumple con su función.

“Lo que tiene que haber es un adecuado equilibrio y no ir  mucho a los extremos porque los incrementos en las tasas de interés no son un procedimiento malo por sí mismo y ello invita a mirar el tema en todo el contexto, pero la política económica y monetaria tiene herramientas que bien debe usar”, indicó.

En su análisis sobre los intereses del Prestamista de Primera Instancia, López apuntó que en materia de tasas tiene que haber un equilibrio entre el control de la inflación y el crecimiento económico sin privilegiar a ultranza uno de los dos elementos entre otras cosas porque el país está llegando a niveles de inflación que no se veían hacía muchos años. Evocó los complejos años en los cuales la inflación superó el 20 por ciento, situación que asusta porque el ocho por ciento de hoy está cerca de ir a dos dígitos lo cual sería lamentable.

“A mí me parece que el Banco de la República en términos generales está actuando bien porque quiere que la inflación vuelva a porcentajes razonables en los próximos meses y en los próximos años”, expresó.

Responsabilidad social, un voluntariado

EL Club El Nogal abandera una importante política de responsabilidad social y maneja programas y acciones que de alguna manera tienen que ver con la paz y con la inclusión del país.

El año anterior este club conjuntamente con la Asociación Colombiana de Reintegración, ACR, lanzó un programa de apoyo a la reintegración, teniendo en cuenta que las personas desmovilizadas del conflicto armado que hoy pueden ser 50 mil, urgen de ingresar al torrente productivo independiente que los acuerdos se firmen o no porque si se firman vendrían muchas más.

“El Club es consiente que hay que poner un grano de arena para que el empresariado le de una mano al estado respecto de unas personas que han venido cumpliendo durante varios años una preparación para entrar a la sociedad, pero que no puede ser completa sin un empleo, sin una microempresa o sin una asesoría. Justo en eso el empresariado debe colaborar en el tema y por eso lanzamos un programa llamado Desayunos por la Reintegración en donde cada mes y medio se reúnen un grupo pequeño de empresarios buscando maneras de vinculación e inclusión”, dijo.

El Club Maneja otros temas que tienen que ver con sus empleados a los que apoya decididamente y otro una apuesta de valor compartido que quiere echar mano de opciones para construir un mejor país.

Esta sociedad cumple con el medio ambiente y con factores de ética, insumos vitales en esos propósitos.

Dijo que el país debe prepararse y trabajar en prevención en seguridad porque la experiencia muestra que la delincuencia común genera una actividad importante después de los desarmes lo que aumentará Los menesteres de la fuerza pública que debe estar con ojo avizor ante los desafíos que trae implícito el post conflicto.

El Club El Nogal nació en 1995 y logró sobreponerse a un atentado lamentable que le costó la vida a muchas personas, sin embargo este hecho fue el gran reto porque el paìs y la comunidad internacional se unieron en torno a una causa y fue posible fortalecer una entidad que hoy es un paradigma dentro y fuera del país.

Grandes debates y grandes decisiones se han tomado en el Club El Nogal y por eso se tiene la plena convicción que en ese sitio es donde las cosas importantes del país suceden.

El Nogal cuenta con 2.500 socios y cerca de 10 mil usuarios. Como empresa es un éxito y todo un aporte social porque emplea a 750 personas y un número importante de concesionarios.

Este club adelanta 550 eventos culturales y es por eso que aparte de ser un escenario afianzado para los eventos de temática económica le abre sus puertas de manera generosa a la ópera, a la historia, a la responsabilidad social, a la movilidad así como a la pintura, la música y al cine.

Cabe precisar que El Nogal es una corporación de Derecho Civil sin ánimo de lucro que promueve de la mejor manera la reinversión de ingresos y utilidades. Este respetable sitio canaliza recursos por 50 mil millones de pesos anuales los cuales vienen por cuotas, ventas y servicios.

Dentro de Él Nogal ha resultado exitoso el hotel de 32 habitaciones y de igual manera se destaca la inversión en adecuaciones y compra de tecnología. Está pendiente la compra de nuevos escáner, de un sistema de reconocimiento facial y de optimización en seguridad.

“Efectivamente El Nogal es un club que rompe con los conceptos porque más que un club social es un club empresarial que incluye la cultura dentro de su ADN lo cual hace que tenga además de lo social unas connotaciones que no tienen otros clubes sin desmedro de lo deportivo que también hace parte del Nogal”, aseveró.

Para López, El Nogal marca diferencias y es por eso que quiere generar un club empresarial en donde ese empresario mediano o grande tenga elementos y espacios para trabajar y para hacer sus reuniones. De manera paralela, indicó, la cultura es un espacio que tiene un valor importante para los socios.

El empresario manifestó que para Colombia es importante contar con un buen número de clubes porque ello habla bien de la salud económica y social del país razón por la cual las políticas estatales suelen estimularlos.

Los clubes son mecanismos de asociación de personas con intereses que se organizan precisamente para darle vía libre a sus actividades.

En el mundo hay todo de clubes, porque hay personas que están interesadas en agruparse para mejorar sus negocios o su entorno y es por eso que es fácil ver clubes de profesores, clubes de golf, equitación  y de varias actividades como la puntual de El Nogal en donde los empresarios medianos y grandes toman sus más trascendentales decisiones.

Desde el emblemático Nogal en Bogotá se hace una apuesta porque el nuevo club lo conformen más de 40 millones de colombianos que anhelan un desarrollo en paz y con todas las oportunidades posibles para mejorar la calidad de vida de todas y cada una de las familias que quieren disfrutar al amparo de la tranquilidad de las opciones y las maravillas que puede brindar un país como Colombia. En ese sentido instó a la Colombia empresarial y a los representantes del ejecutivo para unir esfuerzos con el fin de cerrar la brecha de desigualdad, indicador que resulta vergonzoso.

Visto 759 veces