Sábado, 22 Julio 2017 08:15

Mercosur debe pensar más en comercio y menos en política: ABIMAQ

Por

Para el monstruo de Suramérica y sus empresarios, los brexit y el proteccionismo no serán una barrera por cuanto la mayoría de países en el mundo le sigue apostando al crecimiento sobre estructuras de libre comercio.

La Asociación Brasileña de la Industria de Maquinaria y Equipos, ABIMAQ que está conformada por 1.700 industrias de todo tipo de bienes de capital le dijo al mundo y a América Latina que el progreso y el crecimiento económico tan solo se consiguen por la vía del comercio, el trabajo y la integración más no por la vía política.

El Gerente de Promoción Comercial de ABIMAQ, Marco Antonio Carlotti, habló con Diariolaeconomia.com e indicó que en estos tiempos de proteccionismo y brexit no hay mayor alboroto en el empresariado de Brasil porque el hemisferio sur y Latinoamérica en particular lleva más de 40 años escuchando sobre acuerdos y medidas y para fortuna de la región sus empresas sobreviven de cualquier manera.

“Esperamos que ahora Brasil tenga un poco más de cuidado con el Mercado Común del Sur, Mercosur, porque lo ideal sería que Brasil lograra lo que afianzó Colombia, país que rubricó una serie de acuerdos comerciales los cuales propiciaron otras alternativas de comercio, logrando incursionar en otros mercados de manera bilateral entre países y entre regiones. Creo que ahora se está pensando en un Mercosur un poco más activo, no tan político pues se trata de impulsar lo comercial porque nosotros tenemos que pensar en comercio y no en política ya que esa mezcla no es sana ni conveniente para la región, la una no camina con la otra, tiene que ser algo más libre en ese sentido”, declaró el señor Carlotti.

Para el Gerente de Promoción Comercial de ABIMAQ, el Mercosur debe ser un mecanismo para sacarle provecho a la región, como una necesidad y una oportunidad empresarial, es decir, como un gran activo que tan solo genera renta porque los países de América Latina tienen la gran oportunidad de pensar más en crecer juntos de mejorar mercados conjuntamente y desarrollar cada vez más el comercio.

ABIMAQ indicó que cuando empezó a hacer promoción en Colombia, era muy difícil decir que Brasil producía maquinaria porque en la mentalidad del industrial colombiano siempre estaba Europa, Asia o Estados Unidos como proveedores de maquinaria, pero en 16 años de presencia existe la certeza al interior del gremio que ya cambió por completo ese modo de pensar y ya la máquina brasilera está en Colombia y lo mejor de todo ha dado resultados y es sumamente confiable.

Así las cosas, afirma, Carlotti, hay todo un paquete tecnológico para ser un estupendo socio comercial y de desarrollo del empresariado colombiano que puede ver a Brasil como un aliado comercial y el mejor suministro en bienes de capital.

“Creo que cada vez estaremos más próximos a Colombia y con toda seguridad que participaremos en su desarrollo industrial porque aquí hay mucha capacidad y mucho espacio para crecer y afianzar un crecimiento sostenido de manera paralela”, sostuvo Marco Antonio Carlotti.

Un gremio gigante en portafolio

ABIMAQ agrupa fabricantes de maquinaria para toda la industria pues va desde las soluciones agrícolas y pecuarias, hasta la industria textil, el plástico, los equipos para la industria de los hidrocarburos, también es fuerte la fabricación de bombas y motores en una gama que reúne 35 cámaras sectoriales que componen este enorme gremio.

En opinión del Gerente de Promoción Comercial, para ABIMAQ, Colombia es un mercado prioritario y es por eso que los afiliados siempre respaldan los eventos y las ferias que se realizan en el país cafetero más cuando hay un enfoque muy de maquinaria.

“Nosotros tenemos un programa de exportación denominado Brazil Machinery Solutions que cuenta con el apoyo de la Agencia de Promoción a las Exportaciones de Brasil, ApexBrasil, razón por la cual se canalizan importantes recursos para poder participar en las ferias y es por ello que en Agroexpo hay 22 empresas ofreciendo todo tipo de maquinarias y equipos para el sector agropecuario lo cual incluye riego”, comentó.

Uno de los temas que más impulsa el gremio es el de la agricultura familiar porque Brasil tuvo un éxito fuerte cuando logró mecanizar este tipo de agricultura lo cual resulta un apoyo muy importante porque se trata de la producción de alimentos que es un sector muy sensible el cual demanda toda la atención y la prioridad como pasa en Estados Unidos y Francia.

Este modelo dijo podría tener mucho éxito en Colombia porque ayudaría a apalancar unos recursos financieros importantes para el sustento del núcleo.

Teniendo en cuenta que en Colombia, como en otros países, la mano de obra agraria se envejeció y los jóvenes no quieren saber del campo sin dejar de decir que los cultivos ilícitos se llevaron otro tanto, la mecanización se hace urgente porque tal y como pasó en Brasil, la familia no va a necesitar de los jóvenes que perfectamente pueden ir a la escuela porque para cumplir con los menesteres agrícolas el campo estará apoyado, tecnificado, mecanizado y con financiación.

La idea es que ese joven de la ruralidad salga y acopie muchos conocimientos para que cuando decida retornar aplique todo lo que pudo aprender en favor de una mejor productividad y de mayor competitividad. La mecanización, dijo el vocero, es la salida porque sin ella no hay desarrollo pues de lo contrario sería producir lo mismo, sin recursos y sin especialización.

Otro motivo para la mecanización obliga a explorar nuevos métodos y nuevas técnicas de siembra y recolección y por eso ABIMAQ ve un gran potencial en Colombia más cuando hay entidades como Corpoica y otras que cuentan con inmejorable capital humano que hacen pensar que en poco tiempo Colombia logrará dar el salto en el frente agropecuario.

Con el acuerdo de paz logrado con las Farc, y con un país produciendo alimentos en condiciones de tranquilidad, el gremio de la maquinaria de Brasil ve enormes oportunidades de crecimiento en el campo el cual viene creciendo y se hace prospectivo con nuevas áreas que a futuro entrarán en etapa de producción.

“Nosotros hoy somos el cuarto país que más maquinaria le vende a Colombia toda vez que en 2016 Brasil le vendió a Colombia 34,8 millones de dólares y en el primer semestre de 2017 la tendencia es creciente porque las ventas llegaron a 20,4 millones de dólares. El primer país en abastecer a Colombia de maquinaria es Estados Unidos. En 2016 las ventas de vehículos de uso agrícola y sus partes ascendieron a 307 millones de dólares lo que representó un incremento del 52 por ciento”, expuso Carlotti.

Aclaró que los pequeños, medianos y grandes productores invirtieron básicamente en maquinaria y equipo relacionados con la cosecha y la trilla al cierre del primer semestre de este año, es decir que invirtieron algo más de 7.4 millones de dólares.

Hay que decir que en el primer semestre de 2017 las exportaciones de maquinaria y equipo para el sector agropecuario e América Latina sumaron cerca de 332,9 millones de dólares, lo que significa un crecimiento del 52 por ciento frente a igual periodo de 2016.

Los buenos resultados en los negocios obedecen de alguna manera, según el Gerente de Promoción Comercial a las afinidades que hay entre Colombia y Brasil en el frente agrícola. No en vano, dijo, son doce años en los que el gremio y sus empresas participan en una vitrina agropecuaria como Agroexpo y lo mejor de todo es que versión tras versión más factorías se interesan por Colombia porque consideran que tienen desarrollos para un país que crece en su agro y demanda mayores soluciones técnicas y tecnológicas.

Las firmas afiliadas a esta agremiación han considerado que en el tema de agricultura familiar, es muy oportuno desarrollar equipos muy sencillos en el sentido de costos porque a un pequeño agricultor, por ejemplo, no le interesa un tractor de gran potencia pues este debe ser adecuado para sus necesidades. De igual manera estos equipos de bajo costo se acompañan con un financiamiento que brinda el Banco Nacional de Desarrollo, entidad que ´pone en el mercado tasas muy bajas y fáciles de cubrir, es decir que el productor brasileño cuenta con todo un paquete integral de soluciones que pasa por lo tecnológico, la maquinaria y la financiación, como quien dice verdaderas soluciones a la mano y en el momento oportuno.

En este momento hay un macado interés de ABIMAQ por trabajar al unísono con el gobierno colombiano con el fin de replicar modelos y darle celeridad al desarrollo de las zonas rurales en donde insisten, existe todo un futuro y un potencial que no debe desestimarse porque fomentará riqueza, empleo y crecimiento, pero sobre pilares de tecnología, mecanización y un diseño financiero acorde a las necesidades de esa ruralidad.

Finalmente Brasil y Colombia fortalecieron la cooperación binacional en el campo de la agroindustria y por ello hubo asistencia para el sector algodonero de los departamentos de Córdoba y Sucre y una inversión en mejoras competitivas en la producción de alimentos, proyecto que demandó inyección de capital por un millón de dólares.

Actualmente Brasil estudia la posibilidad de ampliar el programa de Agricultura Familiar en diez departamentos colombianos luego de observar su éxito en Antioquia y Nariño en donde arrancó el plan piloto de adquisición de alimentos y la creación de mercados institucionales.

Cabe indicar que por sus inversiones en investigación y todo un complemento de innovación tecnológica adaptada al sector agropecuario, Brasil se afianzó como un importante jugador en la exportación de alimentos. En esa compleja, pero juiciosa labor, el país de la samba invirtió 30 años de estudios y análisis a través de Embrapa, entidad encargada de la investigación agropecuaria que hoy es un referente para Corpoica.

Brasil, el país que el año pasado logró venderle al mundo maquinaria y equipo por una suma superior a los 8.000 millones de dólares volvió a darle todo su respaldo al proceso de paz y dijo que como país está dispuesto a brindar toda su colaboración a los colombianos a través del desarrollo rural con el fin de generar oportunidades a la población rural en el posconflicto.

ABIMAQ es una empresa añeja y llena de experiencia que vio la luz de la vida gremial en 1937 adoptando como consigna el fortalecimiento de la industria nacional. Esta agrupación empresarial movilizó de manera importante el sector y lo llevó a trabajar con el gobierno con el fin de consolidar políticas económicas que finalmente estimularon el comercio y la cooperación.

Hoy se concentra en ABIMAQ una fuerza gremial diligente que le apuesta al perfeccionamiento de su desempeño, en términos de tecnología, capacitación del capital humano y en todo lo que tiene que ver con modernización gerencial.

 

Visto 1721 veces