Domingo, 17 Mayo 2015 09:01

Masglo, haciendo empresa con las uñas

Por

Cerescos limitada le dio paso a la marca Masglo que hoy se afianza como una de las más fuertes empresas colombianas de la industria cosmética. Un compendio de logros y metas que solo cristaliza el tiempo y el trabajo.

Hace unos años el socio fundador de pinturas Philaac decidió dar un paso al costado en ese sector económico y resolvió fundar en 1983, Cerescos Limitada, firma que se encargaría de producir lacas y colorantes para la industria cosmética. Luego de nueve años en estos menesteres nace la marca Masglo la cual estuvo dirigida a manicuristas y profesionales de la belleza en Colombia.

La historia de Miguel Pla García, un empresario hecho a pulso, pero con la marca del éxito, es bastante llamativa porque coincide con la de algunos, que a punta de trabajo, esfuerzo, sacrificio y talento logran tocar el cielo del triunfo. Solo con ese ímpetu y espíritu combativo así como ganador este empresario logró llegar al olimpo de la victoria, a donde muchos miran, pero a donde pocos llegan y es que este colombiano ejemplar supo construir su imperio sobre la base de pilares firmes y consistentes.

Las cuitas de Miguel Pla cuando se refiere a su empresa responden al porqué de sus logros y metas que hoy redundan en crecimiento económico, empleo y proyección empresarial. El señor, Pla García, arrancó caminando las calles bogotanas con maletín en mano bajo tardes de intenso calor, o soportando lluvias interminables que se acompañaban de los alisios fríos que subían del cono sur. Caminaba y caminaba, su larga y delgada figura mostraba cansancio, pero no cedía ante la fatiga, muy en el fondo sabía que esas jornadas duras eran el inicio de algo muy bueno que finalmente le pondría color a su vida y a la de muchas personas.

“Tenía uno que experimentar las mieles de como a las manicuristas les interesaba el producto, saber de sus necesidades para un mejor trabajo, qué calidad buscaban y que opción habría de aceptación para posteriormente conformar un grupo comercial importante. Por eso los primeros años de Masglo fueron de tres personas caminando y maleteando mientras podíamos solucionar todo lo concerniente a nuestro producto”, afirmó Miguel Pla en conversación con Diariolaeconomia.com.

Anotó que hace 23 años, por allá en 1992 se crea la marca Masglo al amparo de Cerescos Limitada, situación que demandó mucho tiempo e inversión para poder llegar al mercado con productos de altísima calidad.

Pla se considera un empresario afortunado y reconoce que los clientes y las que finalmente hicieron crecer la compañía fueron las manicuristas que se agrupan en un sector generoso y profesional además de muy respetable.

“Yo si me siento muy afortunado de haber cogido el camino de los cosméticos y especialmente la rama profesional porque son mujeres usualmente cabeza de hogar que trabajan en manicure para sostener su familia y poder pagar sus estudios. Es muy agradable atender un cliente de ese perfil”, comentó Pla García.

La llegada de la apertura económica en Colombia hizo que Masglo naciera como marca propia porque anteriormente Cerescos Limitada le producía a otras compañías y esas empresas optaron, con el comienzo del nuevo modelo económico, por no comprarle más a la firma colombiana y deciden importar los productos de Estados Unidos. “Ahí es cuando saltamos al mercado con marca propia y desde ya hace varios años no le producimos a nadie, tan solo alimentamos nuestras marcas”.

Masglo tiene como metas vender más de 54.000 millones de pesos en 2015 y mantener los 480 empleos directos que genera la empresa. Cabe precisar que aparte de los trabajos directos, la marca permite una generación de puestos de trabajo que giran en torno a la industria cosmética como proveedores, salones y negocios de belleza.

Los TLC tienen más riesgos que bondades

Miguel Pla sostuvo que lamentablemente los tratados de libre comercio dejan un sabor amargo para el país empresario porque los dirigentes políticos y gubernamentales no son conscientes y siempre terminan dando más ventajas de las que recibe Colombia.

Aclaró que desde hace muchos años y sin el TLC, Estados Unidos no le cobra a la industria arancel por vender los esmaltes en ese país. “Con el mundo del TLC gringo que son millones de habitantes, siempre ha habido un buen intercambio comercial y es una ventaja porque nos hace ser mejores, indiscutiblemente ese es el gran beneficio de los TLC para Colombia, crecer en calidad y aceptación”.

Masglo, una marca responsable y confiable

La firma Masglo a consideración de sus directivas, se caracterizan por el cuidado extremo de la salud de la uña aspecto que se consolidó como una bandera y por eso todos los productos son elaborados con materias primas cosméticas garantizadas y autorizadas para ese fin. Es de tener en cuenta que la fórmula de Masglo desde hace unos años tiene elementos que no producen cáncer, es decir que elimina compuestos tóxicos para entregar un producto que decora y cuida la uña, pero que de manera paralela preserva la salud humana.

Según Miguel Pla, el mercado de esmaltes está creciendo año tras año, pero no porque los hombres estén cuidando sus uñas sino porque las mujeres se están pintando desde los cinco años lo que anteriormente no se podía hacer. “Ese es un mercado nuevo y muy ameno que estamos explorando por cuanto la idea es llevarles a las niñas propuestas muy bonitas, entre otras cosas porque la uña empezó a ser moda, ahora es vital en el vestuario de la mujer ya que hasta hace unos años una dama llegaba a una reunión sin pintar sus uñas, hoy la fémina se siente mejor con las uñas pintadas e iluminadas del color que sea pues ya no es el francés o el noviecita, ahora se pintan como quieren porque la uña está mandando la parada en la personalidad de la mujer”.

Masglo es una firma en permanente evolución y por ello hace constantes ofrecimientos dentro de su portafolio y es así como vienen productos variantes a manera de esmaltes permanentes que duran casi 20 días, esmaltes a base de agua para el mercado de las niñas que con lavarse las manos retiran el producto y todo lo que tenga que ver con el tema de uñas amerita un trabajo exhaustivo de investigación como el esmalte en sticker que se pega y fácilmente se puede retirar.

La empresa trabaja e investiga sobre la producción de esmaltes totalmente naturales lo cual es un tema difícil, pero que es una exigencia del mundo y es allí a donde se va a llegar asegura el empresario. Desde su perspectiva, en esa dirección se tendrá que mover la industria, en una producción limpia y natural de la cosmética de la uña.

Al decir natural, hace referencia que viene de las plantas, es decir pigmentos vegetales, colorantes de las plantas, que no tengan solventes, que no vengan de la petroquímica. “El producto en base a agua para las niñas es completamente natural”.

La tendencia es total porque la gente demanda todo tipo de productos naturales como cremas, champú y talcos de origen vegetal, nada que tenga que ver con petróleo y ese es el lío de la cosmética de uñas actualmente porque utiliza insumos del petróleo para la fijación del color.

Si bien Masglo está focalizada en el sector de esmaltes y cosmética de uña, no descarta abrir el mercado y dar pasos hacia otros frentes de la cosmetología, productos de alta belleza y del cuidado de la piel. “Está la posibilidad, pero de momento estamos enfocados en ese nicho y no nos hemos querido salir para no perder oportunidades. El mundo se ha vuelto tan grande y tan competitivo que las empresas más exitosas son las que tienen foco, no se trata de apuntarle a varias cosas sino a una y bien hecha”.

Miguel Pla asegura que las exportaciones de la empresa tienen su origen en las manicuristas porque cuando viajaban a España llevaban el producto y es por ello que se abre el punto de distribución al igual que en Ecuador, Chile y Perú.

El hecho de cumplir con la oferta de valor, más la constancia y la honestidad entre tantos términos en la escala de valores, han hecho de Masglo una gran empresa que traspasa fronteras dejando sus excelentes productos en 13 países. Hoy la firma está llegando a Canadá y hace sus primeros pinos con Australia y países de Medio Oriente. “Todo lo que es Centroamérica y Suramérica, exceptuando Brasil y Argentina reciben el producto de Masglo”.

Del total de la producción de esta ya reconocida casa cosmética, el 12 por ciento tiene como destino la exportación, pero la empresa ya mira con mayor interés los mercados extranjeros en donde el producto tiene toda la seguridad de éxito porque se fabrica sobre estándares muy altos de calidad y confiabilidad sin contar la innovación y el vademécum de productos para el decoro y el cuidado de las uñas.

Cumpliendo con las normas

Masglo cumple con toda la normatividad colombiana y por eso es juiciosa con el reporte de los productos llamados controlados a los cuales hay que hacerles un cardes diario a mano. La empresa debe pedir autorizaciones a las autoridades para la compra de esos productos, pero jamás ha tenido problemas porque ajusta su política productiva a las normas y a la ley.
“Por fortuna hemos mantenido una línea recta que no solo nos da tranquilidad sino que contribuye con nuestro sano crecimiento”, concluyó.

Brillo de imperios

El esmalte de uñas tiene sus orígenes en el antiguo Egipto cuando en el año 3500 antes de Cristo la realeza lo utilizaba como una base de color negro que se ponía en la uña para luego pintarla. Llama la atención que los colores de mayor brillo eran de uso exclusivo de las reinas del país bañado por el Nilo así como por otras personas cercanas al faraón.

La historia referencia a Cleopatra con sus gustos por el esmalte rojo oscuro así como el de Nefertiti por el esmalte de rubí.

En el año 3000 a.C la familia imperial China demostraba su estatus y su sitio en la sociedad de acuerdo al color de las uñas de sus mujeres. En esa época fue muy usual el color metálico como oro y plata en las altas esferas. Los productos para las uñas en Egipto como en China eran naturales, utilizaban henna, miel de abejas, clara de huevo, gelatina, tintes vegetales y goma arábiga entre otros insumos.

En los imperios de Roma y Grecia también le dieron el gusto a sus mujeres de decorar sus uñas para lo que utilizaron métodos rudimentarios con los obsequios que daba la madre naturaleza.

El cosmético de laca, de secado rápido, utilizado para darle color y brillo a las uñas fue evolucionando, pero solo tuvo una producción industrial y con mayor desarrollo en los inicios del siglo veinte cuando se descubrió y se perfeccionó la pintura para automóviles. En 1917 la empresa Cutex crea esmalte para uñas sobre la base del invento que le dio color a los coches. Solo en 1920 llega a Francia el esmalte sintético y es cuando la primera dama de los Estados Unidos, Eleanor Roosevelt, pone brillo sólido y durable en sus diplomáticas manos, abriéndole paso a la moda y al auge del esmalte para uñas.

Visto 6718 veces