Sábado, 22 Junio 2019 00:15

Franquicias, entre guerra comercial y devaluación, pero prospectivas

Por

El gremio que se alista para la décimo tercera versión de la Feria Internacional de Negocios y Franquicias asegura que el contexto internacional, como pasa en todo, afecta el clima de muchos negocios.

Hoy el mundo bursátil, el entorno empresarial y el clima de los negocios están seriamente trastocados por un diferendo en el que se enfrascaron Estados Unidos y China por las medidas arancelarias y los ataques a una de las empresas con mayor músculo financiero del país asiático. No hay duda, el planeta está en medio de una gran incertidumbre y las inversiones que están por hacerse de alguna manera están atadas al desenlace de una guerra comercial que empezó en medio de unas reglas claras de juego en materia de globalización, pero que exacerbada por el Brexit y el proteccionismo americano, empezó a generar un efecto dominó porque algunas naciones están pensando en cerrarse o en darle vuelta a los convenios legítimamente rubricados. Como quien dice, ¿si los de arriba lo hacen por qué yo no?

En fin, el globo sigue girando, y el comercio que hasta hace poco fluía al amparo de la internacionalización de la economía, hoy navega por un mar de acertijos y con más preguntas que respuestas. El asunto no es hallar razones o matricularse con una posición u otra, el tema pasa por saber cuál será la hoja de ruta de cara al futuro sobre pilares de credibilidad y unas reglas de juego totalmente claras que avalen el buen desempeño del intercambio comercial, de los negocios y de la inversión.

El sector de las franquicias en Colombia ha mostrado que si bien todo ambiente geopolítico impacta las actividades económicas, lo único cierto es que hay que mirar hacia adelante para seguir con una dinámica que viene a un ritmo bastante sugestivo desde hace años en un país que cada vez goza de más y mejores marcas.

En diálogo con Diariolaeconomia.com, el vicepresidente de la Junta Directiva de la Cámara Colombiana de Franquicias, Colfranquicias, y director de la Feria Internacional de Negocios y Franquicias, FANYF, Luis Felipe Jaramillo, aseguró que si bien el tema de la guerra comercial no es tan apremiante, lo cierto es que hay un tema ligado a todo este diferendo y tiene que ver con los precios de los commodities muy en particular el del petróleo pues si este pierde precio por la menor demanda, por ley de la economía, el país estará más devaluado y en ese escenario las franquicias internacionales tendrían que revisar si son igualmente competitivas o no en Colombia con sus productos y sus servicios, pero también con los costos de lo que se denomina el canon de entrada o ingreso.

“Normalmente cuando hay devaluación, para permanecer en el mercado, las franquicias internacionales revisan sus precios y es por eso que hoy el temor para este tipo de inversión es una devaluación que desprende de la guerra comercial porque sencillamente cae la expectativa de mayor consumo porque con cargo a esa diferencia binacional, suele desplomarse el consumo de los commodities impactando de manera importante la balanza comercial propiciando un encarecimiento de todos los productos importados dando paso a los productores nacionales que entran a competir y a generar productos sustitutos que sean capaces de suprimir esos costos, porque se mejoran los márgenes también, es decir que hay todo un relevo de proveedores de mercado en el mediano plazo”, explicó el señor Jaramillo.

Recalcó que cuando han llegado las devaluaciones fuertes, las franquicias internacionales terminan revisando si en lugar de importar, pueden atender la demanda local con proveedores locales.
Además, comentó, con una devaluación muy acelerada llega la pérdida de la confianza inversionista por lo que no hay estabilidad de la inversión.

Hay que decir que en lo corrido del año y en 2018, el factor devaluación no impactó los negocios de franquicia y muy por el contrario la actividad dejó ver una interesante dinámica. Un buen medidor, afirmó Luis Felipe Jaramillo, es FANYF, feria a donde acudirán no menos de cien marcas, cuarenta de ellas extranjeras de diez países, es decir que las franquicias internacionales siguen mirando a Colombia porque ven en la tierra del café el país más atractivo de América Latina por su economía, sus indicadores de crecimiento y la misma capacidad de consumo de los colombianos. Otro ítem que juega a favor es la estructura de los centros comerciales lo que en conjunto hace que Colombia sea la prioridad para la expansión de las marcas en Latinoamérica porque existe la posibilidad de que se doble el mercado comparativamente por el tamaño de su población con respecto a países como Argentina que con menos población tiene el doble de franquicias, pero lo cierto es que Colombia tiene todo un potencial de crecimiento.

Una salvedad es que en el universo de la franquicia, o por lo menos a nivel micro, el entorno internacional no se maneja como un aspecto determinante en los negocios. Según Colfranquicias en Colombia se viene experimentando una caída en las tasas de empleo y una devaluación, pero al haber menos gente trabajando, igual hay más gente queriendo buscar ingresos por otra parte y es por ello que muchos compran franquicias lo cual le da mucha más dinámica a la economía en la medida en que haya más compradores.

Franquicia, la mejor manera de impulsar el emprendimiento

El vicepresidente de la Junta Directiva de la Cámara Colombiana de Franquicias, Colfranquicias, Luis Felipe Jaramillo, dijo que las franquicias están en esa grata tarea de apoyar a las empresas en ese plan de expandirse y de compartir conocimientos y experiencia con otros emprendedores para incrementar el tejido empresarial y apostarle a un país con negocios que funcionen y que se puedan replicar en diferentes partes.

El también director de la Feria Internacional de Negocios y Franquicias, FANYF, dijo que la franquicia sigue afianzándose como ese gran bordón de la economía toda vez que a la fecha es mayor la dinámica de esta industria en la medida en que cada vez ofrecen más alternativas de emprendimiento para los colombianos que anhelan cristalizar el sueño de tener una empresa propia, llámese cafetería, pastelería, heladería, un restaurante, un negocio de moda, de estética, también de servicios, construcción, transporte, logística o de lo que se quiera, sueño que se facilita con el modelo de franquicia porque la idea es tener cada vez mejores marcas y negocios mucho más posicionados que brinden soluciones satisfactorias para el consumidor colombiano y que pone en una mejor condición al sector en cuanto a empresas formales y generación de empleo digno.

Jaramillo expresó que resulta halagüeño ver que la mujer ocupa un lugar muy destacado en el sistema de franquicias tal y como quedo plasmado y evidenciado en mayo pasado cuando el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, dejó ver que las personas que más están haciendo la transición hacia la empresa a través de la franquicia son las mujeres pues están haciéndose a la concesión de derechos de explotación de productos o marcas. Adicionalmente, especificó el directivo, las mujeres integran buena parte de esa fuerza laboral en todos los negocios que conforman la industria de franquicias.

Por la experiencia internacional en América Latina la franquicia en Colombia la franquicia podría estar creciendo a tasas del dos por ciento del PIB, como quien dice con un crecimiento sostenido porque en los últimos cinco años pasó de tener más de 3.000 negocios franquiciados a más de 15.000 generando más de 60.000 empleos directos lo cual es una fuerza importante para el desarrollo económico del país. Un punto positivo a tener en cuenta es que cada vez surgen más empresas colombianas, precisando que el 58 por ciento de las franquicias presentes en Colombia son de origen nacional y el 42 por ciento de origen extranjero que a su vez son gestionadas y lideradas por inversionistas colombianos que están generando un cúmulo de bienestar a través de las franquicias.

“Estamos hablando de una tendencia creciente porque durante los últimos trece años dicho repunte se dio a dos dígitos hasta multiplicarse por cinco, y en el último año creció en un nueve por ciento aproximadamente y por ello hay confianza en que la industria siga contribuyendo con el bienestar del país”, señaló Luis Felipe Jaramillo.

Un punto que bien vale la pena mencionar es el de las reformas tributarias que conllevan a cambios súbitos en las llamadas reglas de juego. Un caso puntual se dio en el sector de las franquicias gastronómicas cuando la reforma de 2016 incrementó el IVA y subió el impuesto al consumo, afectando el flujo de caja de las empresas dedicadas a comercializar comidas.

Para Jaramillo, no es un secreto que el entorno tributario ha afectado a las franquicias, particularmente a las del sector gastronómico, pero confió en que se puedan hacer correctivos en donde haya beneficios mutuos o integrales porque hay soluciones impositivas que ayudan a unos y afectan a otros. “Confiamos en que todo esto pueda cambiar en favor de todos”.

El sector espera que con el gobierno actual se den todas las condiciones para que más capitalistas lleguen a Colombia, para que más firmas de renombren aterricen en el país y para que muchos colombianos que tienen unos ahorros, unan fuerzas para invertir en un sistema que suele ser rentable y muy dinámico.

“Tengo que decirle que Colombia sigue despertando muchísimo interés en el ámbito internacional, es el principal destino de la franquicia latinoamericana, especialmente de las franquicias brasileras, mexicanas, argentinas, guatemaltecas, uruguayas y peruanas entre otras, que vienen de manera muy significativa a la Feria Internacional de Negocios y Franquicias que se cumplirá en las instalaciones de Corferias en Bogotá entre el tres y el cuatro de julio próximo”, agregó el directivo de Colfranquicias.

Como Colombia es el quinto mercado para la expansión de la franquicia Ibérica, habrá presencia de la Asociación Española de Franquiciadores y de un nutrido grupo de empresas que manifiestan el interés por hacer presencia y expandirse en el mercado colombiano. Es por ello que España es el país invitado pues ve todo un potencial y un mar de oportunidades, empero son urgentes unas condiciones estables que atraigan, sin dejar de reconocer que Colombia es un mercado que cautiva porque tiene una expectativa de crecimiento muy alta toda vez que la idea es tener 30.000 establecimientos franquiciados en un mediano plazo para poder acercarse a Argentina, la tercera potencia latinoamericana que después de Brasil y México es un referente para la industria.

La franquicia es una salida económica para muchas familias, pero igual es una salida social cuando el empleo empieza a ralentizar o a perderse, pues es allí en donde las nuevas inversiones hacen uso de la mano de obra para darle dinámica a unos negocios generadores de riqueza y progreso. Este modelo de negocio igual es sinónimo de tejido social y de inclusión.
Por sectores, las franquicias son más dinámicas en el sector gastronómico, en segundo lugar aparece servicios especializados y comercio la tercera, empero hay franquicias como Servientrega con más de 5.000 puntos y la de Interrapidisimo, su competidor también en los servicios de paquetería y transporte de mercancía con más de 1.500 puntos que suelen ser un referente con un peso muy grande dentro de los negocios franquiciados en Colombia.

No sobra decir que el mecanismo de franquicia en Colombia lleva ya varios años teniendo como referentes marcas como Burger King y Dun Kin Donuts con más de 35 años de experiencia en la concesión y explotación de dichas marcas.

Las franquicias en Colombia están en todos los sectores como el comercio, las comunicaciones, la construcción, gimnasios, estética, cosmética, hotelería, lavanderías, transporte, logística, moda, muebles, decoración, ocio, servicios financieros, limpieza, enseñanza, agencias de viajes, inmobiliarias, alimentos, salud, restaurantes, belleza, bares y café, como también en asesorías y otros sectores.

Visto 1584 veces