Sábado, 23 Noviembre 2019 00:04

Colombia tiene que ser más agresiva en exportaciones: Inexmoda

Por

Los empresarios del sector textil confecciones dicen que la tarea no se ha hecho con juicio e invitan a sacar provecho de los TLC.

Algunos de los sectores productivos de Colombia vieron en los acuerdos de libre comercio una oportunidad para ampliar mercados, mejorar ventas y subir la productividad, ello en aras de mejorar el indicador de ganancias de las empresas que tienen toda la experiencia en hacer las cosas muy bien.

Uno de esos sectores ganadores por el potencial y por el prestigio que atesora es el de textiles y confecciones que de aumentar sus ventas al exterior, logro que puede alcanzar a través de sinergias público-privadas y del fortalecimiento de unos clúster estratégicos y eficientes, pueden, no solamente tener favores similares, sino una sostenibilidad en medio de la fuerte y vertiginosa competencia.

Según el Instituto para la Exportación y la Moda, Inexmoda, el mismo que Conoce, Conecta y Transforma, el sector textil-confecciones avanza a buen ritmo, aclarando que si bien a nivel interno las cosas van bien, hay mucho por hacer en el mercado externo, en donde las fábricas ven unas oportunidades inmensas y todo un nicho para crecer y generar empleo.

 

Foto de Lafayette
Foto de Lafayette

 

El Presidente de Inexmoda Carlos Eduardo Botero Hoyos, le dijo a Diariolaeconomia.com, que el sector textil-confecciones no es ajeno a todo lo sucedido en la economía en los años 2017 y 2018 y dijo que en el segundo semestre de 2019 se ha observado una dinámica distinta en lo que tiene que ver con el mercado nacional lo cual luego de una charla con los empresarios crea una ola de optimismo ya que hay margen para cerrar el año con unas cifras superiores a las proyectadas lo cual es un factor muy importante para lo que pueda ser el vigor sectorial, un aspecto muy importante para arrancar el 2020.

A criterio del destacado dirigente y promotor empresarial, hay una tarea muy pendiente y es la de las exportaciones lo que invita a seguir trabajando y es aumentar las exportaciones, misión que demanda esfuerzos para venderle más al extranjero para lo cual están a disposición la plataforma de Inexmoda y las ferias, dejando claro que las soluciones expuestas no dejan de lado que hay una tarea pendiente que apunta a una dinámica exportadora mucho más fuerte.

Explicó que esa labor debe hacerse indiscutiblemente entre empresarios y gobierno, toda vez que hay mercados que debe abrir con gestión el ejecutivo y otras opciones de mercado totalmente estimuladas por los mismos fabricantes. En términos generales, expresó, el tema exportador es una tarea pendiente que tiene no solamente el sector textil-confección sino la totalidad de productores del país agrupados en los distintos renglones productivos.

Para Botero la tasa de cambio dejó ver sus bondades y estimuló a algunos a llevar sus creaciones al mercado internacional con espectaculares resultados, ello gracias a la fortaleza del dólar, de todas maneras no impidió, denunció, el ingreso de mercancías y confecciones de contrabando que llegan a como dé lugar porque hacen parte del lavado de dinero.

Reconoció que si bien ha habido logros en materia de contrabando, hay que seguir trabajando porque el ingreso ilegal de mercancías está altamente impactado por el narcotráfico puesto que es un mecanismo de lavado de activos lo que hace que pese a que el gobierno ponga cualquier cerrojo, inmediatamente se abra otra puerta prohibida por parte de las personas que se dedican a dichos oficios ilegales y a delinquir con el blanqueo de dinero.

Foto PixabayComo si fuera poco, las bandas aparte de lavar sus activos mal habidos, introducen textiles y confecciones sin pagar aranceles porque tan solo usan el andamiaje para ocupar los dineros del narcotráfico, un mal de nunca acabar lo que estimula a no bajar la guardia, eso sí reconociendo que en ese frente el gobierno ha hecho un trabajo importante.

Hay que tener en cuenta que para quien lava activos, este tipo de personaje ya ha hecho negocios con las drogas lo que hace que con el fin de lavar su dinero, no importa a qué costo resulte el hacer legitimo lo espurio y ocultar las actividades ilícitas a través de las prácticas comerciales o mercantiles y allí es donde el sector textil-confección es uno de los más afectados.

De todas maneras, recalcó, hay que seguir adelante, enamorando el significativo mercado interno, pero incrementando las exportaciones, reto bien grande que tiene este importante sector de la economía colombiana.

Dentro de los cálculos de Inexmoda el 2019 podría cerrar con ventas promedio de 17 o 18 billones de pesos en consumo interno, pero justo por eso se hace una apuesta para que las exportaciones logren crecer de manera sustancial y hacer de la industria una de las más dinámicas y gratificantes a la hora de hacer el ejercicio económico y social.

El año pasado el sector textil-confección creció a razón del cinco por ciento y este año pese a que arrancó bien mostró un declive en materia exportadora por lo que se hace perentorio hacer los mejores esfuerzos para retomar con mayor fuerza el capítulo exportador.

En lo que tiene que ver con demanda interna, Inexmoda dijo que el segundo semestre va muy bien, haciendo prever que el cierre de año deje un crecimiento halagüeño que incite a trabajar más fuerte, pero a ver mejores resultados en el año próximo.

Los últimos anuncios del gobierno colombiano sobre hacerle unos retoques a la reforma tributaria generó en el sector mucha expectativa porque hay incertidumbre por saber cómo termina ese proyecto, pero para Inexmoda es determinante volver a enderezar lo que se había hecho porque contemplaba unos beneficios bien importantes a las empresas, básicamente en lo que tiene que ver con impuesto de renta, pero igual porque genera estabilidad en todas las variables macroeconómicas y calma de igual manera a las calificadoras internacionales de riesgo que están muy pendientes.

 

“Desde luego se aprovecha ese escenario del Congreso de la República para meter una serie de nuevos artículos los cuales ya van por 80, pero hay que esperar al final del día que sale porque lo clave es volver a estabilizar al país con la reforma fiscal que se propuso el año pasado”, comentó el señor Botero.

 

Dejó claro que de todas maneras el poner tantas adiciones al nuevo proyecto de ley que modifica el estatuto tributario no deja de ser un riesgo porque ello demandará más tiempo en las comisiones y en las plenarias de Senado y Cámara de Representantes, ello sin dejar de lado que un error de forma o tramite puede dejar al proyecto sin piso jurídico lo cual sería altamente grave.

Si bien hay coyunturas y temas por resolver, en Colombia siguen creándose compañías de confección, pero enfocando más sus actividades y mirando la manera de afianzar estrategias de mercadeo y omnicanalidad para llegar con mucha más precisión a los consumidores que hoy en día hay que atenderlos desde diferentes canales, innovando el producto, haciendo alianzas y por eso en la actualidad se ve un mercado bastante dinámico más allá de la creación de grandes compañías y de grandes negocios de la moda en Colombia.

Ante la queja casi que generalizada en el sentido de que el producto importado está llegando con mucho defecto, precisamente por la devaluación, pero lo más importante frente al premio que se merecen los diseñadores y fabricantes por hacer las cosas de manera profesional, correcta e innovadora que redunda en moda de alto reconocimiento, los empresarios invitaron al país a consumir prendas y creaciones colombianas.

Definitivamente ratificó Botero, en Colombia hay una calidad de producto muy importante y así lo ha reconocido el consumidor, pero obviamente llega competencia muy agresiva a nuestro país lo cual hace parte de las reglas de juego del negocio, siempre y cuando se trate de competencia legal y de productos que entran de manera transparente al territorio colombiano.

Los tratados de libre comercio, dijo, demandan del empresario colombiano una mentalidad mucho más agresiva en materia exportadora lo cual se hace muy clave para crecer y dinamizar el rubro de exportaciones, tendiendo como garante la calidad del producto colombiano y una serie de factores que van a permitir que eso pase porque hay condiciones para llegar lejos, pero como se dijo la tarea hay que hacerla.

En este momento Colombia está exportando confecciones a Estados Unidos, Ecuador y México. Lamentablemente, reconoció Botero, el país está exportando un tercio de los productos que exportaba el sector en los años 2002 y 2003, básicamente hacia Norteamérica cuando estaban en vigencia las preferencias arancelarias al amparo del ATPDEA.

En 2003 el 80 por ciento de la industria textil estaba concentrado en 35 empresas y ese mismo porcentaje de firmas de confección agrupaba 81 fábricas. Hay que decir que la ley de Preferencias Arancelarias Andinas y Erradicación de la Droga, más conocida como ATPDEA, fue el sistema de trato preferencial para el comercio con Estados Unidos, país que dio la oportunidad de ingresar con productos libres de aranceles en una cantidad importante de productos, más de 600 partidas. El asunto es que hoy con acuerdos comerciales en vigor, el país debe ser mucho más incisivo en comercio exterior, básicamente con los despachos de confecciones y textiles al exterior.

Hay que decir que la interlocución permanente con los empresarios y el intercambio de información sobre las diferentes aristas del sector permiten hacer conjeturas mucho más optimistas sobre el futuro del sector y el cierre de 2019. Insistió que el gran reto está en las exportaciones, pero expresó tranquilidad porque sabe que hay con él empresas que conocen la actividad y quieren retomar los buenos tiempos del mercado internacional para la moda colombiana.

Sobre los temas de productividad y competitividad se viene trabajando, pero igual indicó que es urgente apuntarle a morigerar el contrabando y a disparar las exportaciones porque hay que atender con producto de alta calidad al consumidor local e internacional. Para esa finalidad hay una capacidad instalada que permite cerrar todo tipo de negocios y por ello hay afán de auscultar nuevos clientes en el mercado internacional, en la latitud que sea.

El sector textil-confección genera hoy más de 200.000 empleos de manera directa y por ello tiene un impacto muy grande en los temas económicos y sociales del país que ha visto una actividad empresarial en textiles y confecciones desde hace ya varios siglos pues llegó con la conquista y se hizo fuerte en pleno siglo XVI, en tiempos de la colonia y la Nueva Granada.

 

Visto 1459 veces