Lunes, 30 Marzo 2020 14:21

Sector funerario demanda beneficios por emergencia de Covid-19

Por

Las empresas de servicios exequiales aseguran que cuentan con la infraestructura para sepultar a las víctimas que genere la enfermedad.

Las funerarias y parques cementerios del país hicieron un llamado urgente al gobierno colombiano para que las incluya en el plan de beneficios ofrecidos legítimamente al sector salud y a otras empresas de diversos sectores. Las empresas dedicadas al llamado destino final dejaron claro que les corresponde articularse con el ejecutivo en una coyuntura demasiado difícil e impredecible en sus saldos.

En diálogo con Diariolaeconomia.com, el Presidente del sector Funerarias de Bogotá y Cundinamarca de la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco, Armando Franco, aseguró que la industria está preparada para asumir el reto que trae la pandemia de Covid-19, pero expuso que en aras de lograr un trabajo más eficiente es necesario tener blindajes a las compañías lo cual es posible integrando a las casas exequiales al plan de beneficios que ofrece el estado.

Ante la circunstancia actual y previendo lo que pueda venir, el sector funerario considera que se le debe incluir como un auxiliar del sistema de salud lo cual debiera ser motivo de consideración por parte del ejecutivo.

 

“El hecho que nosotros tengamos nuestro equipo en una disposición permanente tiene un costo altísimo también. Hoy estamos dentro del plan de excepción, pero no de contingencia y beneficios por ejemplo”, expresó Franco.

 

Aclaró que en el sector pueden venir mayores inconvenientes porque ante un problema de grandes magnitudes con saldos igualmente lamentables y luctuosos, cambiarán de manera automática las reglas de juego porque en el ritual, de los catorce elementos, no se prestarán sino tres o cuatro, todo de acuerdo a la norma. De todas maneras, sostuvo, para esos tres o cuatro pasos la industria requiere de mucho esfuerzo porque están de por medio la trazabilidad y la atención del servicio funerario en donde el equipo es el mismo.

Dijo que es innegable que por Covid-19 va a morir mucha gente, empero aclaró que el concepto que apunta a que el sector funerario puede resultar beneficiado es totalmente erróneo ya que en el momento la industria es asistente del sector salud y no ha sido tenida en cuenta para los beneficios que se deben tener porque las empresas siguen con toda la disponibilidad, con todo su equipo y muy comprometido, pero subrayó que eso el ejecutivo no lo ha tenido en cuenta.

Como el tema es complejo, dadas las circunstancias, Franco dijo que de acuerdo a la normatividad hay una variación en el ritual y en la prestación que trae un problema serio con los mismos dolientes porque no son conscientes que no se debe si se puede abrir la puerta en el sentido de permitirles que asistan a las exequias un grueso número de acompañantes.

Hay un asunto que hay que repetirlo hasta el cansancio, afirmó, si la muerte se produce por Covid-19, el ritual se hace directo del lugar del fallecimiento a destino final, decisión que debe ser entendida por los familiares de las víctimas que deje la enfermedad en su paso por Colombia que ojalá sea fugaz.

 

Para el manejo de los decesos por Coronavirus hay disposiciones

 

Explicó que en materia de regulación no habrá lío porque ya había una serie de disposiciones para el manejo de las muertes por causa de enfermedades infectocontagiosas en donde se estipulan unas restricciones para todo lo que tiene que ver con ritual y destino final.

 

“Una cosa es morir por causas naturales y otra por infecciones. A raíz del Covid-19, la Secretaría de Salud del Ministerio del ramo y de otras instancias ejecutivas marcaron una pauta para los rituales pues en caso de fallecimiento en residencia, hospital o casa, los trámites y las diligencias tienen que estar totalmente asesoradas y vigiladas por las secretarías de salud. Igual se tiene un capítulo para los familiares del fallecido y un acompañamiento en gestiones. Es oportuno tener en cuenta que por causas de la pandemia y ante las nuevas determinaciones, el destino final, lo cual incluye inhumación o cremación se hará directamente del lugar del deceso hacia el cementerio u horno crematorio”, explicó el señor Franco.

 

Agregó que para las personas que fallezcan por causas diferentes al Coronavirus las velaciones en salas se harán de manera normal, pero con restricción en asistencia toda vez que a la sala tan solo pueden entrar diez personas rotadas cada hora y para el destino final un máximo de 50 personas en los cementerios, teniendo en cuenta que hay restricciones para las personas mayores de 65 años las cuales no pueden asistir al acompañamiento de sus familiares o amigos en el camposanto.

Reveló el directivo que para el caso de la pandemia Bogotá y el país cuentan para destinos finales suficientes cementerios más teniendo en cuenta que la norma reza que en los lugares en donde no hayan hornos crematorios debe haber inhumación. Añadió que Colombia tiene 951cementerios que perfectamente pueden prestar el servicio y evitar contratiempos o saturaciones.

Manifestó que hoy lo delicado está en el cumplimento de la norma porque muchos no aceptan el mandato institucional generando indisciplina social y problemas con los dolientes en las funerarias lo cual requiere de cultura y concientización de la gravedad de la pandemia.

Un dato nada menor para Fenalco Bogotá-Cundinamarca, es que dentro del índice de mortalidad, el país va en lo normal si se tiene en cuenta que en 2019 fallecieron 238.000 personas, lo cual dice que la cifra podría estar igual porque este periodo no está reportando muertes violentas ni casos de fallecimiento por accidentes, atracos y todo lo correspondiente al orden público.

 

“Aquí el asunto es que la causa varía, pero el número en decesos puede estar muy por el orden de las cifras de 2019, sin embargo hay que considerar que las muertes por otros motivos bajarán y están bajando considerablemente”, apunto Franco.

 

El empresario descartó un colapso por muertes masivas ya que insistió en que hay toda una infraestructura que ante una eventualidad puede asumir las inhumaciones y las cremaciones.

La situación mundial, en materia de salubridad, tiene a todo el planeta postrado y literalmente estresado. El Coronavirus, dijo el vocero, no solo ha cobrado la vida de cientos de miles de personas sino las de muchas empresas que ya insinúan banca rota y una tragedia económica de unas dimensiones impensadas si se suman incumplimientos, sobresaltos de cartera y desempleo.

A criterio de Franco, el contexto mundial no deja a las casas funerarias por fuera de las dificultades pues se trata de empresas que no están ajenas a una debacle por tratarse de un negocio que demanda cumplir con toda la normatividad, con el pago de impuestos, nóminas y gastos generalmente elevados.

 

“Estamos alarmados porque hay una situación muy compleja y el devenir no es halagüeño, como empresa tenemos que seguir y eso implica hacer mantenimientos y asumir equipos muy a pesar que muchos se han enviado a vacaciones por la misma situación y las recomendaciones de orden gubernamental. Otros en el sector perciben ingresos por productividad, es decir que si vende gana y si no vende no gana, luego hay una situación apremiante en parques cementerios y todo lo que rodea la industria, estamos ante un problema gravísimo”, aseveró el Presidente del Sector Funerario Bogotá y Cundinamarca de Fenalco.

 

Sobre el tema de las muertes por Covid-19, formuló, ha habido algún tipo de especulación en lo que se dice, pero reiteró que el destino final en relación con el ritual es una obligación que el sector está llamado a cumplirlo pues ninguna otra entidad está preparada para adelantar una labor que exige acatar protocolos muy a pesar de las restricciones que hayan.

Un tema igualmente importante para el sector funerario es que al equipo humano hay que brindarle todas las garantías para que, como en el sector de la salud, pueda desarrollar sus labores al amparo de las reglas y de la mejor manera.

 

 “Seguiremos recalcando que es muy importante que el estado nos tenga en cuenta para los beneficios que se les está ofreciendo a todas las empresas pues el sector, repito, es auxiliar de la salud, en este caso especial y excepcional como lo es atender una pandemia, un trabajo arduo, responsable y lleno de compromiso que lo hace merecedor de unas consideraciones estatales pues no en vano somos unos colaboradores incondicionales con el aparato de salud y con la sociedad, dándole cumplimiento a las normas, atendiendo a los afiliados y haciendo la tarea bajo el mandato biosanitario que nos corresponde”, concluyó Armando Franco.

 

Grupo Recordar, comprometido en medio de la emergencia

 

Por su parte el CEO del Grupo recordar, Javier de Arostegui, dijo que en la coyuntura mundial que se vive a causa del coronavirus, a nivel económico se han abierto dos caminos en la búsqueda de la prosperidad empresarial y laboral. Un camino, expuso, lo han tenido que tomar a fuerza mayor varios sectores económicos, el de recortar los contratos de sus trabajadores e incluso terminación de actividades con remuneración, ya que la situación financiera lo hace insostenible.

Un Segundo camino, explicó, es que difícilmente pocos han tomado la decisión de trabajar al ritmo normal por la responsabilidad financiera tan grande de asumir nominas mientras no se recibe la misma cantidad de ingresos.

 

“Ha sido el ejemplo de Grupo Recordar, empresa del sector funerario con más de 2.000 empleados a nivel nacional y propietarios de los parques cementerios más emblemáticos de Colombia. La consigna de la firma es cuidar siempre de sus colaboradores, por eso para el alivio de ellos y sus usuarios ha empleado una serie de “best practices” entendiendo que son el activo más importante de la empresa y que su integridad y bienestar estará siempre por encima de todo”, comentó el señor Arostegui.

 

Dentro de las acciones de la empresa, que no son pocas, está el enviar a vacaciones con salario a 1.500 colaboradores, cumpliendo con todos los requisitos de ley, para que pasen esta contingencia tranquilos y cuidando a su familia.

En aras de la tranquilidad, adelantó la nómina para administrativos y operativos y, para los asesores comerciales, liquidó un promedio de sus comisiones, más ayudas económicas para que no sufran ningún sobresalto.

Recordar organizó un equipo de 265 colaboradores en modalidad de Home Office, que dan soporte a las actividades operativas y de servicios, para garantizarles a todos sus clientes la continuidad de los servicios con la misma calidad de siempre.

Generó y reforzó protocolos en todas las líneas y niveles de los funcionamientos de la empresa. Por ejemplo: protocolos de autocuidado y otro para servicios funerarios por COVI-19, los cuales hacen énfasis en prácticas de limpieza y desinfección de espacios, entre otros, prácticas que permiten responder a cualquier situación surgida por la emergencia de salud pública.

La empresa lidera procesos de autocuidado muy estrictos para los 350 trabajadores que están en Parques y Cementerios prestando el servicio, desde la entrega de gel antibacterial para el trabajador y su familia, hasta protocolos para administración y uso de Elementos de Protección Especial al momento de prestar los servicios de inhumación y cremación.

La compañía está proyectando una plataforma de educación virtual para ofrecerle a sus equipos, herramientas que les permitan aprender y reforzar sus conocimientos durante la cuarentena.

Grupo Recordar, puntualizó Arostegui, seguirá trabajando bajo unos protocolos definidos para que los servicios se sigan prestando a nivel nacional, cumpliendo siempre con las directrices y recomendaciones de entidades gubernamentales actuales; servicios que se garantizarán con la seguridad de sus trabajadores y familias, gozando de condiciones generadoras de bienestar.

 

“Lo que hemos logrado ha sido gracias a nuestros trabajadores. Ellos son los que han ayudado a construir la empresa. Los trabajadores son el impulso de esta empresa, y cuidarlos a ellos es solo una acción, de todas las que ellos hacen por nosotros”, concluyó el CEO de Grupo Recordar.

Visto 878 veces