Domingo, 23 Agosto 2020 00:54

Con el fútbol a gatas, Dimayor apuesta por nuevos derroteros

Por

La pandemia castigó el fútbol, un sector económico dinámico, innovador y en constante proceso de evolución. En Colombia la nube negra se aleja y el organismo rector del fútbol ya traza las nuevas disyuntivas.

El doce de marzo de 2020 Colombia vio el último partido de fútbol profesional en términos de normalidad y a renglón seguido vino el aplazamiento del campeonato que hasta hoy sigue en medio de dudas, pero con una luz que asoma tenue al final del túnel porque ya fueron aprobados protocolos y eso supondría el retomar la liga a mediados de septiembre. De todas formas hay pérdidas económicas, negocios frenados, inversiones en veremos y todo un mar de leva por las secuelas así como por las expectativas que al parecer podrían quedar sosegadas con nuevo presidente en la División Mayor del Fútbol Colombiano, Dimayor, con más fútbol, así sea a puerta cerrada, y con unas políticas frescas y sumamente empresariales que posiblemente matizarán el cambio que demanda el deporte de masas en el país.

 

Varios pronósticos se hicieron, algunos dijeron que las pérdidas del fútbol al año, de seguir con la persiana abajo, superarían los 90.000 millones de pesos, pero hay equipos con una contabilidad juiciosa que nos despejarán esa duda.

 

La Covid-19 sin duda hizo estragos, quitó vidas, le puso freno al mundo, paralizó actividades, cerró empresas y dejó a demasiada gente en la calle, eso, hablando de los saldos registrados hasta hoy, pero el escenario hace prever que vendrán días difíciles con la pos-pandemia habida cuenta que será consecuencia de la infección una contracción aguda en la demanda de bienes y servicios, tremenda realidad que golpeará duramente a toda la economía y sus sectores. Allí los directivos del fútbol entran y hacen cuentas, la conclusión, ajustarse al entorno, no hay de otra.

Salvo una lotería, el fútbol como espectáculo está abocado a perder brillo toda vez que los equipos tuvieron que vender jugadores, prescindir de otros y dedicarse casi que a la cantera para enfrentar el reto de acabar un campeonato que inevitablemente pasará a la historia por el lastre pandémico. Sin embargo Colombia es un país con fortuna y nada raro sería que la liga, no solo muestre nivel, sino que les abra las puertas del éxito a muchos jugadores esperanzados en ver abiertas las oportunidades para crecer profesionalmente desde las divisiones inferiores aprovechando que actualmente el país es un importante exportador de futbolistas. Ojalá, la bendición y para adelante.

No hemos dejado de lado el futbol en este medio porque reiteró, es una parte significativa del sector real de la economía, de hecho los clubes han avanzado y muchos ven sus escuadras no como el equipo que juega, gana, empata o pierde, sino como una factoría que puede ser rentable con adecuados manejos y con conceptos de mercadeo, productividad, competitividad y valores agregados, el fútbol actual es una actividad económica que exige rigor contable y toda la astucia para poner en el campo muy buenos jugadores, en las camisetas deseados patrocinadores y en la dinámica unos resultados que conlleven a torneos internacionales y utilidades. El balompié sigue divirtiendo, pero bajo rígidos estándares de competencia, empresa y legalidad.

 

 

En esta ocasión y para rendirle homenaje al fútbol habló con Diariolaeconomia.com, el presidente de la Dimayor, Fernando Jaramillo Giraldo, quien dijo que su experiencia en el sector privado le permitirá al fútbol nacional seguir creciendo bajo preceptos de empresa y por ello indicó que todos sus conocimientos los trasladará de la mejor manera a la industria del fútbol.

Indicó que si bien el momento es muy difícil y complejo para el balompié, sobre todo desde el punto de vista financiero en donde los clubes cumplen ya cinco meses sin ingresos, es el momento para que todos en la industria del fútbol propendan por la unión y el trabajo articulado para establecer una dinámica y una metodología para que este sector que significa tanto para un país como Colombia pueda salir adelante con una sistemática afín a la del sector empresarial que claramente puede trasladarse al negocio del balompié.

El hecho que haya negocios en el fútbol colombiano como el proceso que adelanta el Once Caldas con la venta de acciones en volumen mayoritario, es una muestra fehaciente que el negocio es atractivo y que mucha gente ve en la liga colombiana una oportunidad pues hay un producto supremamente sugestivo a nivel mundial, aspecto que anima a la gente a hacer inversiones en el fútbol colombiano.

El caso del equipo caldense en donde hay una negociación aún no cerrada, dijo, es una señal afortunada que sí hay un marcado interés en muchos fondos de inversión y por empresarios del fútbol en el globo por capitalizar y traer recursos a Colombia en donde las empresas futboleras se hacen cada vez más atractivas.

Para hacer que la mirada del inversionista europeo, americano, árabe, asiático y local, explicó Jaramillo Giraldo, hay que fortalecer la institucionalidad del fútbol para que se vuelva como industria mucho más atractiva. Eso, afirmó, implica darles seguridad a los inversionistas de un manejo transparente y de un gobierno corporativo claro con estándares internacionales.

En ese orden de ideas, se requieren clubes que de alguna manera muestren que están comprometidos con los más altos modelos de manejo del fútbol y por ello en el seno de la Dimayor se habla del “Fair Play Financiero”, disposición presentada por la UEFA con el fin de evitar que los clubes adelanten compras por un monto mayor al de sus posibilidades o metiendo en cintura lo que en su momento el ex directivo y ex futbolista francés, Michel Platini, denominó como el “dopaje financiero” en el fútbol.

En Colombia especificó Jaramillo, la medida ya tuvo aprobación en la Asamblea del organismo rector del fútbol y será por eso reglamentado muy pronto para que los inversionistas a los que les atrae el fútbol colombiano puedan llegar con tranquilidad y hacer sus negocios, eso hará que lleguen multinacionales, corporaciones y todo tipo de capitalistas a inyectar dinero en un deporte que cada vez es más masivo, estratégico para las marcas y notable en el crecimiento económico.

 

 

Los equipos, apuntó, están dejando atrás los manejos estrictamente familiares o hechos a la deriva, en esa evolución comentó, hay verdaderas empresas futbolísticas que están acompañadas por grupos económicos y que incentivan a los demás a entrar por el camino de profesionalizar el fútbol y sacarlo de la improvisación y los manejos informales, tarea que se hace para imponer un ejercicio económico hecho a la luz, al amparo de la probidad y cerrándole caminos a prácticas irregulares que otrora hicieron daño.

 

“Es un hecho, los clubes se deben manejar como empresas y esa es la tendencia global, en eso estamos en Colombia por lo que es notorio que hemos mejorado muchísimo con la seguridad que avanzaremos aún más, adoptando la reglamentación del necesario Fair Play Financiero”, declaró el señor Jaramillo Giraldo.

 

Destacó que las empresas del fútbol de hoy están al tanto de los movimientos económicos, del comportamiento bursátil, de la tasa de cambio así como de los comportamientos geopolíticos, inclusive hasta la volatilidad y el cierre de los commodities hacen parte del movimiento futbolístico porque este deporte entendió que es universal y que se mueve al ritmo de la economía, en general, porque los negocios suelen estar atados a estos indicadores que muestran solvencia, apuro, tranquilidad y que igual permiten hacer conjeturas en costos de operación y funcionamiento.

En el momento actual y por ordenanza de las autoridades económicas, a los equipos les corresponde tener tecnologías contables sólidas, manejar factura electrónica y reportar el mínimo movimiento. El fútbol es una factoría que rinde cuentas fiscales e impositivas como cualquier grupo y está regulado por entidades estatales como la Superintendencia de Industria y Comercio, la Dian, la Superintendencia de Sociedades y otros estamentos adicionales hoy por el problema de salubridad.

En opinión del presidente de la Dimayor, con todos esos mecanismos, el fútbol colombiano va hacia una transparencia total por parte de los equipos, pero también rumbo a una visibilidad en su actuar que lo pondrá a prueba de cualquier auditoría o revisión por parte de entidades o expertos en el manejo empresarial.

 

Colombia creció y hoy es un exportador de talento

 

En el fútbol hay más cosas buenas que reprochables y eso se mide en la calidad del campeonato, en la fuerza de la liga, en la oportunidad de negocio que representa el balompié y en unas exportaciones de jugadores que crecen año tras año. Hoy el país hace parte de los tres primeros mercados con mayor dinámica en ventas en la región y por eso es fácil ver talento en ligas importantes de Europa, Asia, Suramérica y Norteamérica.

Por sus características, expuso el directivo, al jugador colombiano se le aprecia y por ello los equipos y los empresarios de este deporten buscan la técnica, la velocidad y la fuerza del futbolista local, un punto para tener en cuenta porque eso habla bien del campeonato, de los equipos y de todo un trabajo que se viene haciendo para darle oportunidad a las divisiones menores.

Jaramillo fue tajante al decir que llegó a la Dimayor para dejar grata huella porque la idea es hacer gestión con los equipos, avanzar y mostrar una cara diferente, un compromiso inclusive de los 36 clubes que están llamados a la unidad y a mostrar una visión empresarial perentoria para el fútbol colombiano.

Hoy hay muy buenas señas, con la llegada de Jaramillo Giraldo, logró apaciguarse el ambiente y empezó a notarse un beneplácito casi que de común acuerdo porque si algo pedía el fútbol nacional era el regreso a la institucionalidad, a la confianza y al trabajo.

 

“Yo creo que estamos actuando como un gremio importante, tal cual una industria, estoy convencido que esto nos llevará a tener éxito en el futuro cercano”, puntualizó el presidente de la Dimayor.

 

Sobre el Canal Win, Jaramillo Giraldo anotó que las tarifas son potestad del operador empero confió en que los colombianos sigan viendo su fútbol ya que se esperan las mejores decisiones posibles del posicionado canal deportivo. Todo eso es importante porque las transmisiones y los partidos llevados a la pantalla chica representan unos ingresos apreciables que fortalecen a los clubes y a la liga.

En este tramo de la charla, anotó que definitivamente, en muchos de los países en donde hay ligas importantes existen canales que son pagos lo cual estimuló el desarrollo del buen fútbol.

De cara al futuro, el actual presidente de Dimayor vislumbra en un término de cinco años un fútbol más que sobresaliente, pues ve a Colombia como una de las ligas más importantes de Suramérica, sino la más destacada, con jugadores de talla mundial y con un fútbol base apetecido en todo el planeta, también pronostica prosperidad con unos equipos sólidos económicamente hablando, pero por encima de todo un torneo que además sea atractivo para el mundo entero desde el punto de vista espectáculo.

Muy pronto como pasa con Brasil y México, dos referentes del balompié regional, Colombia estará en las grandes ligas, razón por la cual ha de venir un trabajo aplicado, lleno de compromiso y con resultados. En ese propósito, subrayó, estarán unidos todos los actores del fútbol para que las cosas se den tal y como se tienen pensadas.

 

“Creo que tenemos una oportunidad muy importante la cual debemos aprovechar a pesar de vivir el momento más difícil del fútbol en Colombia, pero de las crisis surgen oportunidades y estoy seguro que de aquí vamos a salir fortalecidos como industria del fútbol, como clubes y como liga”, señaló Jaramillo.

 

Insistió en la necesidad de implementar las prácticas de buen gobierno que tienen las empresas y todas las destrezas que les impriman confiabilidad a los actores nacionales e internacionales con el fin de ofrecer un fútbol con reconocida calidad, evolucionado, innovador y amable para que inclusive el hincha vuelva a creer en su deporte estrella y lo observe como una industria honesta en la que se pueda depositar el mayor voto de confianza para seguir moviendo pasiones, alegría y celebraciones. El deporte rey, agregó, es un sector metido de lleno en el ADN del país, una disciplina de gran significado para Colombia.

 

Los estadios tienen que mejorar

 

 

Un punto nada despreciable en fútbol es el de los estadios porque hay ciudades que rentan unos escenarios que no ofrecen las garantías para los equipos ni para los asistentes. En pleno siglo XXI los clubes siguen dependiendo de las administraciones municipales y por ello en varias ocasiones un partido pasa a segundo plano por un concierto.

En un tiempo hubo escenarios que fueron propiedad de iglesias y movimientos comerciales, el deporte comenzó a perder terreno y por ello ahora más que nunca se hace determinante explorar sociedades que garanticen musculatura financiera y empezar a construir verdaderos estadios, ojalá de propiedad de los equipos para evitar contratiempos, aplazamientos y gastos adicionales.

Para Jaramillo, la evolución del fútbol debe llevar a esa meta y es tener clubes fuertes económica e institucionalmente que les permita contar con una base importante de jugadores en la cantera, que facilite invertir en el bienestar de los atletas y de los equipos, un escenario de solvencia sinónimo de crecimiento el cual viabilice la construcción de sedes propias y seguramente en la edificación de estadios. Ese factor marcará la diferencia y dirá qué equipo es grande y ratificará cuál reporta mayor solidez económica.

El fútbol llega a Colombia con el alba del siglo XX y es por ello que los primeros equipos saltan a la cancha en 1906. En ese tiempo ya participaban en campeonatos locales oncenos como Barranquilla Fútbol Club, Santander, Juventus y Unión Colombia.

En 1924 se le da vida a una liga de fútbol considerada pionera y en 1936 es reconocida jurídicamente la Asociación Colombiana de Fútbol. Como hecho anecdótico del balompié de antaño está la derrota que el aficionado Independiente Santa Fe le propinó al encopetado Vélez Sarsfield de Argentina por un gol a cero, anotación de Roberto “canoíta” prieto. Al final de un apretado juego, el equipo bogotano que se alistaba para dar inicio al primer campeonato arrancó aplausos, orgullo patrio, admiración y pasiones.

Esa fecha es clave porque justo en 1948 nace la Dimayor gracias a un triunfo increíble e inesperado que permitió creer que se podían hacer desde la tribuna empresarial mejores cosas con el fútbol y es así como se le da vía libre al primer torneo. La Dimayor llegó para planificar, ordenar y trazar literalmente las reglas de juego. Un cuatro de julio de 1948, con una Bogotá marcada por la huella terrible del “Bogotazo” tuvo lugar la primera Asamblea de la Liga profesional.

 

“llevamos más de 73 años haciendo historia con equipos emblemáticos que les han dado muchos triunfos y alegrías a los colombianos. Hay que recobrar eso porque las ligas grandes las hacen los equipos que ganan campeonatos y que son triunfadores dentro y fuera del país, escenario en el que nos hemos destacado, pero repito hay que seguir por esa senda”, afirmó Jaramillo.

 

El recorrido empresarial de Fernando Jaramillo empezó con el Grupo Santo Domingo cuando el conglomerado era dueño de la cervecera y maltería Bavaria. En eso primeros grandes pasos Jaramillo fue nada más y nada menos que vicepresidente legal y de asuntos corporativos.

El hoy presidente de la Dimayor asegura que tiene unos fundamentos y una formación académica que espera le ayuden a hacer un buen trabajo el cual estará apalancado en el compromiso y laboriosidad de todos los dolientes de la industria del fútbol que llegarán lejos en los propósitos haciendo gestión al unísono y con una finalidad muy general, el crecimiento del balompié nacional.

 

Las voces del fútbol que acompañan labor

 

Este medio contactó a presidente de la Equidad Club Deportivo, Carlos Mario Zuluaga, quién anotó que la situación del fútbol es más que grave toda vez que los clubes están perdiendo en promedio 7.000 millones de pesos al mes es decir más de 35.000 millones de pesos en los cinco meses de pandemia.

Las ayudas no han resultado suficientes, dijo, porque el desembolso de la Conmebol para paliar la coyuntura fue de dos millones de dólares que a la hora de repartir entre los equipos significó un ingreso para Equidad de 180 millones de pesos, una cifra menor porque la nómina mensual del onceno y su cuerpo técnico es de 900 millones de pesos.

 

“Todo el mundo ha tenido que bajar gastos, costos y hacer sacrificios como no contratar jugadores y vender los buenos. La situación es verdaderamente difícil”, declaró el dirigente.

 

Un tema a considerar es la economía que se mueve en torno al fútbol y allí las pérdidas son demasiado grandes, además porque hay que sumar un impacto social de considerables magnitudes.

Indicó que el promedio de pérdida por club está entre 1.000 y 2.000 millones de pesos mes, una situación más que alarmante para un sector que agrupa 36 equipos.

Sobre el Canal Win dijo que las decisiones futuras para transmitir el fútbol están en manos de sus directivas, pero indicó que hay un escenario cambiante por la pandemia y sus efectos en la economía que puede traer nuevos anuncios. Una opción, expresó, puede ser el pague por ver partidos de preferencia, compra de paquete o pasar algunos partidos por televisión abierta para que la gente pueda disfrutar del fútbol nacional sin costo. En ese frente, escribió, hay varias alternativas que deben explorarse.

 

“Muy a pesar del encierro, el distanciamiento social y los aprietos, el fútbol colombiano sigue en el radar del mundo y por ello hay venta de jugadores, expectativa de traspasos, un tema importante puesto que la liga muestra bondades. En este momento Colombia es la cuarta liga en el mundo en cuanto a exportación de jugadores hacia Europa y ese es un motivo más que suficiente para reactivar la competencia, no solo por retomar la economía en ese aspecto sino porque todo el mundo espera que vuelva el fútbol”, expresó el presidente de la Equidad.

 

Confirmó que si bien se espera retomar el campeonato a mediados de septiembre, en Bogotá se está a la espera que autoricen los equipos, un parte de tranquilidad porque a juicio de Zuluaga la tarea sanitaria y de bioseguridad está bien hecha por los clubes que participan en el fútbol rentado nacional.

 

Los que fueron felices en la cancha, hoy recuerdan con nostalgia

 

Lorenzo Nazarit

 

Aún su mirada fija en momentos de soledad lo llevan a los estadios colombianos, hoy cuando el tiempo pasó y logró lo que logró, el arquero Lorenzo Nazarit Sandoval, escucha el grito de las tribunas, el cántico de las barras. Por momentos percibe ese olor frío a éter del cloterilo que salía a presión de los spray, pues resultaba un anestésico eficiente en medicina deportiva. Igual, evoca, ese aroma se revolvía con mentol, lociones y algo de humedad en los camerinos. Eran buenos tiempos, tiempos de salsa.

Desde sus más de 1.9 metros Nazarit observa el panorama turbio de un mundo encerrado, refugiado y lleno de pavor por una infección que le dio un cambio a la humanidad. Este arquero que hizo su debut en Millonarios enfrentando al América de Cali a mediados de 1984 jugó también en Unión Magdalena, Atlético Bucaramanga y Deportes Tolima. En este último equipo decide retirarse para estudiar y lograr su título aplazado de ingeniero de sistemas, honor que le concedió la Universidad Incca de Colombia tras mucho esfuerzo.

Desde su perspectiva, la globalización del fútbol ha hecho que muchos triunfen, pero igual que otro tanto termine estrellado pues hay casos de futbolistas a quienes no les pagan, les quitan su pasaporte y prácticamente los esclavizan. En el fútbol, anotó, soñar es muy fácil y apenas consecuente, pero la realidad es otra, muy rígida, por momentos complicada, como también de risas y llantos con diferentes orígenes.

Dijo que todo en el fútbol cambió y por eso resulta fácil ver que la pasión y el amor por un equipo o por una profesión pasaron al plano de la plata. Anteriormente, comentó con nostalgia furtiva, era un orgullo pertenecer o hacer parte de proyectos deportivos como Millonarios, Santa Fe, América, Nacional, Junior, Cali, Medellín y equipos grandes. Lamentó que hoy el futbolista madura “biche”, todo por el afán de representantes y empresarios que buscan sacar tajada del talento de muchos chicos que salen con la ilusión viva y en ocasiones regresan destruidos.

En su plática, Nazarit expuso que los jugadores de fútbol ya están perdiendo el compromiso y la pasión por la divisa, en este momento sufren de un fenómeno pertinaz que atormentó a la sociedad colombiana pues se pasó del “sueño americano” al “sueño europeo” desde el balompié.

 

Les recomendó a los jóvenes no aventurar en ligas menores de cualquier país solo por el hecho de decir que juegan en Europa porque son muchos los finales tristes.

 

Ya con una vida hecha y con experiencia en el deporte del balón número cinco, Lorenzo les aconseja a los futbolistas jóvenes prepararse para el día después del retiro porque lo ideal es tener una carrera y afinar otra actividad que les dé la posibilidad de seguir mejorando su modo de vida y labrar el futuro de los hijos.

 

“Es muy triste que un jugador le diga adiós al fútbol y termine sin dinero, sin opciones de trabajo y por fuera de toda eventualidad de subsistir por otros medios. Gracias a Dios estudié y esa es una decisión de la que no me arrepiento”, asentó el exfutbolista.

 

Nazarit dijo que en los años setenta, ochenta y noventa el fútbol en Colombia era otro cuento porque el sueño fue estar en un equipo profesional y jugar con exquisitez. En esos tiempos, narró, no pasaba por la mente de nadie ir al fútbol foráneo puesto que la liga no era mirada con el respeto y el prestigio que acredita hoy.

Les recomendó a los jóvenes no aventurar en ligas menores de cualquier país solo por el hecho de decir que juegan en Europa porque son muchos los finales tristes. La idea es hacer un trabajo aplomado, ir creciendo y esperar que llegue el momento de partir, pero a países y torneos competitivos y confiables. Insistió que es mejor apostarle a un equipo fuerte en Colombia que jugar a la gallina ciega en otras latitudes.

 

“Hoy vemos a James Rodríguez que siendo un gran jugador sacrificó felicidad y tranquilidad por dinero. El, perfectamente, pudo seguir en un grande europeo y no cambiar su cara alegre por tristeza. En ese sentido los jugadores deben entender que el fútbol es para disfrutarlo y no para sufrirlo, más cuando se tienen condiciones. Hay afanes costosos y otros que lastiman al ser humano que hay dentro de una camiseta”, afirmó Lorenzo Nazarit Sandoval.

 

Finalmente este caucano, orgulloso de su raza negra, dijo que resulta muy duro ver a los futbolistas de hoy desesperados y maltratados por el encierro y por una pandemia desafiante y temeraria. Esto castiga al fútbol y a la humanidad como un todo porque nadie estaba acostumbrado a un estilo de vida con libertad restringida.

 

“Esto nos sirve para reflexionar, Dios sabe por qué hace las cosas y los muchachos del fútbol deben aprender de todo esto, quizás los forme como mejores personas y como jugadores más íntegros y comprometidos. No podemos olvidar que el hombre, como especie, es culpable de que todo esto esté ocurriendo. La pandemia es un golpe fuerte que ayudará al mundo, es posible que pensemos mejor la economía, la sociedad y dentro de todo, la agricultura, la ciencia y la educación como pilares de desarrollo. En el fútbol igual los cambios llegarán y eso implica equipos, técnicos y futbolistas, una oportunidad para mirar a los ojos unas personas e inclusive unas instituciones que merecen respeto porque hacen parte de la inexorable evolución”, razonó Nazarit.

 

La despedida fue cálida, con la risa intensa que produce recordar amigos y momentos. Ya con el silencio de la tarde lluviosa y fría, luego de oprimir la pantalla en la opción colgar llamada, Lorenzo sonríe y lleva su pensamiento fuera de los estadios. Termina con la tele-transportación de estos tiempos en el municipio de Buenos Aires, Cauca, allá en la vereda La María, recordando momentos espectaculares de su niñez y de una familia amorosa que lo supo formar como hombre de bien para el fútbol y la sociedad.

Qué aristas tan únicas tiene el fútbol…

 

Visto 2861 veces