Sábado, 27 Marzo 2021 03:26

Reforma tributaria, una moda que sí incomoda: Inexmoda

Por

Los empresarios y la gente en general dicen que los impuestos en Colombia son ineludiblemente, un obstáculo para el progreso. Empresas del sector textil-confección siguen recuperando terreno.

El sector textil-confección manifestó su más profunda molestia por la nueva propuesta de reforma tributaria al asegurar que con tantos cambios en materia impositiva, el país productivo no es viable como tampoco la inversión.

En diálogo con Diariolaeconomia.com, el presidente ejecutivo de Inexmoda, Carlos Eduardo Botero Hoyos, afirmó que el reiterativo tema tributario tan solo genera que en un país como Colombia, la gente no sea próspera ni rica porque a quien trabaja y hace las cosas al derecho le castigan el patrimonio y si alguien es rico y genera desarrollo, igual está llamado a pagar impuestos, por lo general costosos y sumamente ineficientes.

 

“Esta será una reforma tributaria totalmente regresiva que no estimula la inversión, porque entre otras cosas flagela el patrimonio, los dividendos y las rentas de los colombianos, incluyendo los salarios, un terrible error porque la iniciativa castigará la demanda de bienes y servicios. Tal y como están las cosas, habrá menos dinero en el día a día, justo cuando se necesitaba estimular el consumo, factor que finalmente mueve la economía”, declaró el señor Botero Hoyos.

 

Agregó que infortunadamente los sabios de la economía, esos que no conocen país ni dificultades, piensan de otra manera y lamentó que personas desde el escritorio, ajenas a la realidad, que nunca estuvieron en una empresa, tengan por misión hacer recomendaciones oprobiosas que tristemente deben hacer trámite legislativo.

Una propuesta que a juicio del dirigente debe escuchar el Gobierno es desmontar las exenciones y acabar con una serie de beneficios onerosos que no ayudan absolutamente en nada. Una deuda con Colombia, recordó, es el de la reforma tributaria estructural, a la que extrañamente se le ha hecho el quite en mala hora por cuanto el sistema competitivo fiscal del país tiene que invitar a la creación de empresas y a la llegada de inversión, pero no castigar rentas, patrimonios, salarios y consumo.

Con la tributaria, reflexionó Botero, el ejecutivo está haciendo de Colombia un país imposible y muy complicado porque la gente no ve renta en sus impuestos sino una permanente corrupción en donde los dineros se evaporan sin que haya desarrollo y obras elementales que aún y después de décadas, el país aguarda.

 

“Un país en emergencia económica y arrinconado por un impresionante déficit fiscal no puede darse el lujo de tener exenciones, un país con ganas de crecer y mejorar su condición de vida no debe acostumbrarse a unas reformas tributarias estériles que no resuelven nada. Ya casi cambia el Gobierno y con toda seguridad nos espera otra propuesta similar en el tema feudatario o impositivo. Más problemas, más trabas y demasiada incertidumbre, a eso póngale la firma”, expuso.

 

Criticó que un país, ya, mal enseñado a reformas tributarias, jamás aprendió a hacerlas, nunca los ministros de Hacienda le encontraron la comba al palo.

Al lado de los impuestos y las impagables tarifas, exteriorizó Botero, hay un problema de ilegalidad muy grande por contrabando y corrupción, como quiera que sea el empresariado está a la espera de un alza de aranceles ojalá efectivo y conveniente para un sector juicioso, pero muy afectado como el textil-confección.

Una posibilidad manifiesta es que Venezuela autorice unas importaciones con cero aranceles para calzado y componentes de las manufacturas en cuero, pero igual podría extenderse para algunas prendas de vestir. De darse la medida, Inexmoda califica ese mecanismo como una total amenaza porque se trata de un país con el que se comparte una frontera, históricamente dificultosa.

 

La industria de la moda arrancó a la baja, pero puede repuntar

El inicio del año en el sistema moda dejó cifras bastante llamativas, en principio el gasto que hicieron los hogares colombianos en textiles, confecciones, calzado, marroquinería y cosméticos en enero de 2021 fue de 2,19 billones de pesos, una caída del 6,4 por ciento frente al mismo periodo de 2020. Igualmente al inicio del año el Instituto para la Exportación y la Moda, Inexmoda, en común acuerdo con la firma RADDAR adelantaron el estudio el cual revela que la moda representó en el inicio del 2021 el 3,4 por ciento del total del gasto de los hogares, al ver el análisis por categorías se observa que el rubro de vestuario significó el 56,7 por ciento, joyería 18,4 y calzado 10,9 por ciento.

En medio de la compleja situación pandémica la industria de la moda sigue en franca recuperación y amoldándose a las necesidades de los consumidores y a las mismas exigencias del mercado. Los empresarios vieron con reserva la caída de las ventas en el inicio del año, pero en medio de todo hay optimismo y confianza por lo que pueda venir para el sistema moda en negocios locales y globales, sin embargo hay alarma por el paquete tributario que fácilmente puede derrumbar metas y proyecciones ante la amenaza que implica gravar los ingresos de la clase media y de las empresas, como quien dice menos mercado y mayores tarifas.

El presidente de Inexmoda, Carlos Eduardo Botero Hoyos afirmó que si bien enero estuvo pesado por los cierres y la pandemia, febrero y marzo vienen avanzando muy bien. Agregó que en los días de Semana Santa, con las nuevas medidas de restricción, pico y cédula, otras bajará un poco la afluencia de público, pero reconoció que ha habido un avance en las empresas, en el sentido de leer el mercado, y entrar de lleno en el ámbito digital, lo cual lo ve el directivo como muy valioso.

El 2020, difícil por obvias razones pues vino con pandemia, encierro, quiebras, desempleo y mucha incertidumbre, finalmente mostró cifras sorprendentes porque al ver el gasto en moda acumulado de los hogares a diciembre, la cifra no dejó de llamar la atención porque las ventas sumaron 23 billones de pesos, una disminución del 13,4 por ciento, saldo en rojo, pero a la postre, unas ventas que por la coyuntura fueron relativamente altas.

Botero recalcó que la industria avanzó y entró con audacia y decisión en el comercio electrónico que en 2019 representaba el cuatro por ciento de las ventas del Sistema Moda en Colombia. En 2020 se dio el gran salto habida cuenta que la penetración en el canal digital de ventas alcanzó la histórica cifra del 14 por ciento.

Colombiamoda Digital, indudablemente marcó una tendencia pues al término del evento en julio de 2020 el Sistema Moda disparó sus ventas y puso el pie en el acelerador de la reactivación. Hay que decir sin vacilación alguna que el traslado al mundo electrónico impactó inmediatamente el mercado, haciéndolo crecer a razón del nueve por ciento mensual en promedio.

En materia de mercado, la industria proyectó una tasa de crecimiento al inicio de la pandemia de -22 por ciento al cierre de 2020, finalmente las ventas reaccionaron y el indicador fue de -13 por ciento, una ganancia en medio de la adversidad. Igual hubo un comportamiento aceptable en las exportaciones, dadas las condiciones de salubridad e incertidumbre.

 

“Pese a que la economía reportó quiebras, cierres y pésimos balances, hablando del sector real como un todo, en el Sistema Moda por fortuna hubo empresas que hicieron demasiado bien la tarea, salvando sus activos, defendiendo sus mercados y entendiendo que todo era posible pues en medio de la tragedia siempre hay oportunidad, y le sacaron lo mejor a un mundo impregnado de adversidad”, precisó Botero Hoyos.

 

En su charla, el presidente de Inexmoda apuntó que con las empresas contactadas es visible su adelanto porque fueron factorías que avanzaron, constituyeron procesos digitales, ajustaron producto, desarrollaron mercados a través de la bioseguridad. Fue enfático al decir que las fábrica que se siguen quejando, generalmente lo hacen haya o no pandemia.

Inexmoda sostuvo que si no hubiesen cerrado el mercado en diciembre, con toda seguridad la industria hubiese cerrado muy bien porque la tendencia fue, hasta donde se pudo, de alta demanda y llamativa dinámica. Aclaró que si bien los ingresos en el sector cayeron, igual hubo una reducción importante de gastos. En medio del complejo contexto hubo empresas con muy buenas utilidades y otras que registraron el mejor año de su historia.

Para Inexmoda, los meses de febrero y marzo auguran una buena temporada, teniendo en cuenta que hay grandes retos en el tema exportador, pero acentuó que el mercado interno sigue jalonando. El asunto, afirmó, es que el país debe seguir por la senda del cuidado, cumpliendo responsablemente con los protocolos y trabajando en prevención, que un poco es la premisa de todo el proceso para salir adelante.

Con entusiasmo, Botero dijo que desde Inexmoda se está contribuyendo con todo el asunto que rodea la reactivación económica, a tal punto que el instituto lanzó Colombiatex y Colombiamoda, juntos en el mes de julio, estos eventos tendrán como particularidad una agenda académica y unas muestras que se cumplirán de manera física y virtual, una iniciativa espectacular que llevará lo último de la moda, haciendo uso de las más sofisticadas herramientas digitales.

 

“El producto está bien interesante. Sacamos una propuesta comercial muy valiosa, y si el virus nos deja, vamos a tener una feria muy, pero muy positiva para reactivar la industria en el segundo semestre del año”, expresó Botero.

 

En materia de exportaciones, las ventas en 2020 estuvieron muy focalizadas en bioseguridad, es decir mascarillas, ropa especial para el sector salud y otras prendas médicas que significaron despachos por valor de 30 o 40 millones de dólares, cifra que puede bajar en el 2021, pero con la satisfacción que se desarrolló una nueva oportunidad de negocio lo cual le permitió a las compañías hacer una transformación alrededor de la pandemia, experiencia que resultó muy valiosa.

Con la apuesta hecha desde el sector de las confecciones, Botero conceptuó que el empresario colombiano sigue demostrando su espiritu innovador, resiliente, creativo, tenaz y lleno de capacidad creativa ya que las compañías establecieron nuevas unidades de negocio, ajustaron gastos y se hicieron mucho más eficientes.

De alguna forma hay tranquilidad porque Inexmoda sigue siendo la institución generadora de herramientas para la investigación, comercialización, innovación, capacitación, internacionalización de productos y competitividad para dos sectores demasiado relevantes y eficientes en la economía nacional, nada más y nada menos que textil y confección.

Desde la entidad que agrupa empresarios valientes y audaces continúa la apuesta por nuevos canales de distribución, pero también hay un arduo trabajo en conductos proclives al diseño y la moda, toda una ola de ingenio, gusto, exquisitez y arte expresado en tela.

No sobra precisar que los empleos perdidos en los primeros meses de 2020 registraron una recuperación en el segundo semestre pues se empezó a contratar personal y hoy en día es tan alta la demanda que las empresas están buscando gente.

Los empresarios agradecieron las ayudas gubernamentales como el subsidio a la nómina y unas medidas que se pudieron aprovechar aunque Inexmoda considera que el ejecutivo pudo ser mucho más agresivo puesto que tuvo la oportunidad única de fortalecer la industria nacional como nunca antes, pero el momento pasó y todo quedó en eso, una opción más que resulta dilapidada.

Inexmoda insistió en los retos y dijo que uno de ellos se dio con el cambio forzoso de la moda en el mundo porque obligó a diseñar de manera distinta, de tener ropa cómoda para estar en casa, pero destacó que la industria se acomodó rápidamente y con mucho ingenio a ese tema.

En los cálculos de Inexmoda la reactivación podría darse en el segundo trimestre de 2021, pero repisó que es necesario acelerar el proceso de vacunación para estimular la creación de empresas y la oferta de empleo. El instituto estima que para finales de año el crecimiento del sector podría oscilar entre ocho y doce por ciento.

Visto 2546 veces