Martes, 03 Mayo 2022 23:50

Tigo hace cinco propuestas al nuevo Gobierno para cerrar brecha digital

Por

Avanzar en la expansión de la tecnología 4G debe ser la prioridad del Estado colombiano. El espectro debe ser visto como un recurso para cerrar la brecha digital en Colombia y no como un vehículo para tapar huecos fiscales.

Aunque se han venido dando pasos en la dirección correcta en el tiempo reciente, uno de los retos que tendrá el Gobierno colombiano entre 2022 y 2026 será el cierre definitivo de la brecha digital. Operadores como Tigo están listos para seguir trabajando en conjunto con el Ejecutivo para cumplir con el propósito de conectar cada vez a más colombianos.

Según GSMA, “gracias a un enorme esfuerzo de la industria móvil, Colombia alcanzó 30 millones de conexiones móviles 4G a finales de 2021. No obstante, para alcanzar los niveles de infraestructura digital de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD), los países de América requerirán un 47% más de las inversiones actuales. Esto no será posible con costos excesivos de espectro, que no están alineados con el criterio de maximización del bienestar social incluido en el marco legal de 2019”.

El presidente de Tigo, Marcelo Cataldo, expresó que Colombia transita por el camino correcto para subirse en el tren de la transformación digital, pero manifestó que el reto sigue siendo desafiante ya que el país todavía tiene más de 20 millones de personas desconectadas o simplemente conectadas con tecnologías casi obsoletas.

Para Cataldo, el próximo Gobierno, debe completar la tarea de cerrar la brecha digital que sin lugar a dudas debe ser un trabajo de cara al país, lleno de compromiso y metas porque a la postre no se trata de ideologías.

 

“Lo que queremos es plantear unos puntos básicos que el próximo gobierno debe tener en cuenta para conectar a esa Colombia desconectada”, aseguró el señor Cataldo.

 

En su exposición el presidente de Tigo recalcó que los inversionistas siguen demandando reglas claras de juego y un trato ecuánime, así como con garantías para poder competir en un terreno justo, sin afectaciones y sin perjuicios frente a los favores que reciben otros operadores.

No sobra recordar que Tigo se sigue afianzando como el segundo operador de mayor tamaño y dinámica en Colombia. La empresa reportó un repunte exponencial entre 2020 y 2021 ya que los ingresos totales sumaron 5,13 billones de pesos, un crecimiento del 5,9 por ciento versus el ejercicio de 2020. En este periodo la inversión fue de 1.2 billones de pesos, el 23 por ciento de los ingresos del operador.

 

Cinco propuestas de Tigo a para el nuevo Gobierno

La empresa de Telecomunicaciones Tigo dijo que, si bien es perentorio hacer ajustes para fortalecer la inversión y generar confianza, le corresponderá al próximo mandato tomar una serie de decisiones e inclusive impulsar correctivos para que los operadores no pierdan el impulso y el atractivo por Colombia. La empresa hizo cinco recomendaciones para quien llegue como jefe de Estado a la Casa de Nariño.

 

Concentrar los esfuerzos en 4G para apalancar la economía

Colombia ya completa 10 años desplegando tecnología 4G. Y aunque los resultados han sido positivos, pueden ser mejores. De acuerdo con cifras oficiales, la penetración de 4G apenas supera el 50%. Hoy Colombia aún tiene a más de 10 millones de colombianos que se conectan a internet móvil vía redes 2G o 3G. Eso es como si hoy, en pleno siglo XXI, tuviéramos a más de 10 millones de compatriotas viendo televisión en blanco y negro.

El aumento de la conectividad móvil en un 10% se traduce en un crecimiento de 0,4% del PIB per cápita. Generar un incremento del 10% en la penetración de banda ancha móvil permitiría a Colombia incrementar su nivel de inclusión financiera hasta en un 2,9%. Más redes 4G se traducen en oportunidades económicas para todos los colombianos, sobre todo para los que hoy no tienen acceso. Acá debe estar la prioridad.

 

Entender que el espectro no es para cerrar huecos fiscales

 

 

Los operadores en Colombia hemos invertido en las dos últimas subastas de espectro alrededor de USD 1.900 millones de dólares. De acuerdo con un estudio de GSMA, Colombia es el tercer país que licenció el espectro más caro en la banda de 700 MHz. Según el estudio, los tres operadores que ganaron la subasta en 2019 pagaron entre un 15 y un 20% más en promedio, que operadores en países como Panamá, Argentina o Brasil.

La evidencia empírica sugiere que una reducción del 1% en los pagos de espectro está asociada con un incremento de 0,45% de cobertura 4G en países en desarrollo. Disminuir la contraprestación económica por permisos para el uso del espectro radioeléctrico permitiría llevar la tecnología 4G a todos los colombianos.

El espectro es un recurso de todos los colombianos. El próximo gobierno debe dimensionar que cada peso que los operadores paguen por la licencia de espectro es un peso que le quita al despliegue de infraestructura para conectar a los colombianos que aún no tienen acceso a internet de alta velocidad. El país tiene la oportunidad de convertir el espectro en un activo valioso para subirse al tren de la revolución digital.

 

Promover la conectividad como la base de la reactivación económica

Una de las grandes enseñanzas que nos dejó la pandemia es la importancia de la conectividad para los colombianos. Según GSMA, el tráfico de internet fijo y móvil en el país creció 40% entre 2020 y 2021. Justamente, la resiliencia de las redes permitió al aparato productivo y a los colombianos conectados mantener sus actividades habituales. En línea con las necesidades del país, Colombia cerró el 2021 con 30 millones de conexiones móviles 4G.

Más y mejor conectividad es lo que el país necesita para seguir transitando el camino de la reactivación económica. La conectividad abre las puertas para impulsar la economía digital, que vio un crecimiento explosivo durante la pandemia.

 

Replantear las contraprestaciones al Futic

La dinámica innovadora se ha rezagado por la disminución de inversión en investigación y desarrollo (I+D). En el 2004, la brecha entre Colombia y el promedio de los países de la OCDE era de 30,9 puntos, mientras que en 2020 creció a 37,2 puntos. Es importante incentivar la innovación en las TELCO. Disminuir la tasa de contraprestación sectorial al Fondo Único de TIC al 1%, que es el estándar latinoamericano, podría generar más y mejores prácticas en programas de innovación y educativos.

 

Garantizar la seguridad jurídica del país

El sector de las telecomunicaciones requiere grandes inversiones a largo plazo. Para dar un ejemplo, en los últimos 7 años Tigo ha invertido más de COP$7 billones en el despliegue de redes móviles y fijas. Es indispensable garantizar la estabilidad jurídica para los actores del sector. Como se dice coloquialmente: el gobierno debe tener unas reglas claras, que apliquen a todos por igual, para que los inversionistas extranjeros decidan traer sus recursos a Colombia. Este es un aspecto clave para seguir desplegando la infraestructura que necesita el país para cerrar la brecha digital.

Cabe anotar que Tigo identifica la integración operacional entre UNE-EPM Telecomunicaciones S.A. (UNE) y Colombia Móvil S.A. E.S.P. TIGO. La marca integra los servicios de la compañía y sus filiales Edatel, Colombia Móvil y Orbitel. Sus principales accionistas son EPM E.S.P. y Millicom Spain S.L.

Tigo presta servicios de telecomunicaciones, tecnologías de la información y las comunicaciones, de igualo forma actividades complementarias en Colombia. La compañía está afianzada como una de las empresas líderes en el sector con la misión de construir autopistas digitales para conectar a cada vez más colombianos.

Visto 274 veces