Viernes, 16 Septiembre 2022 16:47

Dunkin sigue ampliando su red de cafeterías en Colombia

Por

La empresa que llegó al país hace 40 años sigue rauda en su plan de expansión gracias a inmejorables productos, atención y valores agregados.

La cadena transnacional de franquicias Dunkin, especializada en negocios tipo cafetería y en la venta de las siempre deseadas donas sigue ampliando su red de acción en Colombia y por eso abrió la nueva tienda en el Centro Empresarial Connecta en Bogotá.

Dunkin, otrora Dunkin Donuts, fue fundada en 1950 en Quincy, Massachusetts por William Rosenberg. Esta firma estadounidense pronto creció con sus famosas rosquillas tipo americano, llenas de color y sabor, su producto se irrigó de manera eléctrica por el mundo en donde el logo hace suspirar a muchos.

La empresa hoy registrada como Dunkin Brands, es muy dinámica en el ámbito de los negocios, razón por la cual amplió su portafolio de productos con la compra de otras factorías. A la fecha Dunkin es dueña de helados Baskin Robbins. Aparte de café y donas, la compañía ofrece granizados, gaseosas, emparedados, aperitivos y lo mejor del trópico y el mundo condensado en jugos de fruta.

Dunkin es todo un paradigma de emprendimiento, trabajo e innovación, aquel local en donde operó un restaurante llamado Open Kettle en 1948 mutó a la rimbombante Dunkin Donuts, ya en 1950, tiempos eufóricos del rock and roll y de los tremendos saltos en moda y tecnología.

El ex ministro de Desarrollo Económico y arquitecto de la Universidad de los Andes, Miguel Merino, fue el designado por la vida para asumir la grandilocuente franquicia Dunkin Donuts, una joya norteamericana que demandaba y demanda trabajo, inversión y paciencia.

Este tolimense de racamandaca asumió el reto de manejar la marca en Colombia en 1983, luego de una simpática anécdota en la bonita y siempre educada ciudad de Boston. Luego de invertir 100.000 dólares Dunkin Donuts inició labores en una tienda abierta en la calle 63 con carrera 13, en el corazón de Chapinero y vecina de la espectacular iglesia de Lourdes.

 

 

En plática con Diariolaeconomia.com, el CEO de Dunkin en Colombia, Miguel Merino Gordillo, indicó que, abrir la tienda número 200 es motivo de enorme satisfacción más cuando la franquicia está a punto de cumplir 40 años de operaciones al amparo de la connotada multinacional, todo un reto en desarrollo de marca.

 

“Con esta apertura, la tienda número 200 en el país, sentimos con beneplácito que estamos construyendo una Colombia próspera y con oportunidades de empleo para la juventud, así como para tanta gente que necesita o que encuentra en nosotros el consumo de un producto que garantiza calidad y seriedad “, declaró el muy respetable señor Merino.

 

Para la nueva apertura la empresa invirtió 300 millones de pesos lo que cubre equipos y la parte física, Dunkin reporta un admirable crecimiento y por ello la curva de ventas sigue en ascenso.

La empresa mostró fortaleza, compromiso y resiliencia en medio de la pandemia ya que tras el cierre de varias cafeterías vino una acompasada recuperación en las operaciones, poco a poco, según el directivo, fue llegando y recuperándose la actividad que hubo previo a la llegada del Covid-19.

Merino Gordillo, contó con el trabajo y el acompañamiento incondicional de un equipo de valientes y conscientes colaboradores de la marca. Hubo, comentó, la necesidad de reubicar algunos puntos de venta que se vieron afectados durante la pandemia, pero como es característico de quienes tienen arrojo, la función siguió y la empresa continuó por su senda de expansión y crecimiento. Dentro de lo previsto para el año, informó, está el afianzar 205 puntos y potenciar la marca, todo bajo modelos de calidad, aprovechando que Dunkin es líder indiscutido en el sector de cafetería y panadería, especialmente en los donuts.

El empresario no escondió su orgullo y enfatizó que por espacio de cuatro décadas la marca ha consolidado liderazgo en Colombia y América Latina, esencialmente en el mercado hispano.



 

Dunkin, una admirable estructura empresarial hace parte del holding Inspire Brands, propietario franquiciador de las cadenas de restaurantes: Arby's, Buffalo Wild Wings, Sonic Drive-In, Jimmy John's, Rusty Taco y Baskin-Robbins.

 

Durante el primer semestre de 2022, se registraron ventas superiores a 1.6 millones de bebidas a base de café, entre frías y calientes, para junio ya habían vendido 12 millones de donuts, lo que significa alrededor de 80.000 unidades por día. Este número aumenta significativamente todos los martes, con 140 mil donuts vendidos solo en Bogotá. Gracias a las promociones, el 70% de las ventas corresponden a donuts, 15% café, 10% bebidas gasificadas, entre otras y 10% sándwiches, muffins y demás. La compañía tiene proyectado llegar a final de año con 30 millones de donuts vendidos en toda Colombia.


La historia de Dunkin en Colombia, anotó Miguel Merino, es muy particular porque todo empezó con el sueño de una hermana que era ama de casa tradicional y que simplemente se dedicaba a su hogar, pero sus hijos estaban en la universidad y resuelve contribuir con la economía familiar para alivianar las cargas.

Precisamente cuando Merino estudiaba en el Tecnológico de Massachusetts, MIT, destacada universidad de Boston cuando recibió una llamada de su querida hermana que tenía dificultades con una máquina que había adquirido para hacer donas.

Para suerte de su emprendedora familiar, Boston es territorio Dunkin Donuts, porque allí nació la marca, y como si fuera poco, la ciudad y sus alrededores cuenta con 400 puntos de venta.

En ese momento en el que Merino Gordillo, disfrutaba de una vida académica acompañado de su señora esposa y sus hijas, optó por averiguar sobre el negocio, con la buena fortuna que la casa matriz quedaba relativamente cerca, una distancia similar a la que hay entre Bogotá y Chía, visitó a las directivas de la empresa justo en el momento en que estaban pensando en salir al mercado internacional, todo porque los supermercados habían decidido desarrollar panaderías en sus instalaciones lo cual significó una dura competencia.

 

“Tuve la fortuna de llegar en el momento oportuno, porque la marca exploraba opciones internacionales y les llamó la atención Colombia y ahí arrancamos", puntualizó el CEO de Dunkin.

 

 

En 40 años la marca ha acompañado el desarrollo de Colombia, pero, como dice Merino Gordillo, sobre pilares de optimismo, porque toda la vida ha sido un convencido de que Colombia es un país hermoso en donde debe construirse a diario en procura de crecer, pero sin omitir aspectos relevantes como ética y valores, insumos de la vida que deben ser recuperados de manera perentoria porque se fueron diluyendo en el tiempo.

Dunkin genera en Colombia de manera directa 1100 puestos de trabajo, y de manera indirecta posiblemente 5.000, sumando proveedores y las personas que abastecen a la marca de materias primas.

Sobre el plan de expansión, Miguel Merino Gordillo, también exgobernador del Tolima, expuso que en ese sentido la empresa ha sido muy prudente por cuanto estimó que es preferible ser fuertes en pocas partes y no débiles en muchas, así las cosas, Dunkin Colombia espira cerrar la década con 250 puntos a nivel nacional.

La marca hace presencia en Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Manizales, Armenia, Pereira e Ibagué.

En materia de reforma tributaria, Merino sostuvo que, si bien genera expectativa las industrias y el país, deben ser conscientes que Colombia necesita recursos para poder progresar, todo en el marco de un desarrollo armónico y un cambio afortunado y equilibrado.

Sobre esto manifestó, las empresas colombianas han sido muy responsables, es decir que todas al unísono aportaran a las nuevas ideas de cambio, en aras del mejoramiento, la equidad y las perspectivas de una mejor nación.
Agregó que al interior del sector Real hay un compromiso empresarial social, es decir que en lo que tiene que ver con Dunkin, la marca seguirá adelante con todo el optimismo.

La iniciativa del Presidente de la República, Gustavo Petro, en el sentido de hablar con todos los sectores productivos para procurar, no solo una mejor reforma tributaria sino un Plan Nacional de Desarrollo, fue vista con muy buenos ojos por el industrial quien aseveró que justamente se recurre a lo que el país necesita, un diálogo directo y franco, que siempre será importante de cara a desarrollar países y empresas.

 

“No tiene sentido que por un lado vaya el gobierno y por otro el empresariado, toda vez que los dos son importantes y se necesitan puesto que trabajando armónicamente lograrán muchos éxitos que se verán reflejados en la sociedad colombiana. Me parece estupendo que haya esa voluntad de diálogo y de entendimiento, así como que haya total compromiso de parte de todos los colombianos en los diferentes campos, todo en procura de construir una Colombia mejor", subrayó el CEO de Dunkin Colombia.

 

 

Frente a las propuestas de abaratar el país y hacerlo tributariamente más práctico y viable, Merino Gordillo señaló que se debe buscar una armonía que permita que las cosas funcionen tranquilamente. Acentuó que no se trata de que unos se beneficien más que otros, sino que todos aporten de una manera totalmente benéfico para el desarrollo y el progreso.

En materia de inversión Miguel Merino Gordillo apuntó que hay marcado interés de los inversionistas extranjeros de llegar a Colombia por su privilegiada posición geográfica que la hace vecina de Estados Unidos, la gran potencia económica actualmente en el mundo, como quien dice que se hace urgente trabajar unidos para alcanzar el desarrollo que otros ya tienen.

Visto 699 veces