Domingo, 08 Marzo 2015 11:58

Piden revisar proyectos del sector hotelero

Por

El gerente del Hotel Tequendama asegura que la excesiva construcción de hoteles está fomentando un desbalance en oferta y demanda, precarizando el servicio y los mismos sitios de descanso.

En Colombia se hace perentorio revisar los planes y proyectos del turismo a largo plazo porque en el frente hotelero por lo menos las cosas no son como las pintan.

La petición fue hecha por el gerente del Hotel Tequendama, General, Orlando Salazar, quien dijo que en el país no hay tanta inversión extranjera directa en hotelería como algunos dicen y precisó que mientras unos ponen el dinero para crear activos hoteleros, otros tan solo sacan el máximo de provecho de la marca.

Al hablar con Diariolaeconomía.com, el señor Salazar reconoció que ahora todo el mundo está con el afán de construir edificios para hotelería pensando en una ganancia total, pero esa es una teoría que desde su análisis están vendiendo o haciendo creer los promotores de proyectos.

Afirmó que Bogotá y el país en general cuentan con buena infraestructura hotelera, situación que se acompaña con un enorme valor agregado como lo son los destinos turísticos aunque demandó del ejecutivo mayor oficio en el desarrollo vial así como en la facilidad de conexionar. “La gente no entiende cómo llegar de Nueva York a Bogotá cuesta 500 dólares, pero de la capital del país a la costa el valor equivale a los mismos 500 dólares, eso no tiene lógica y por ello hay que trabajar fuerte para asegurar los enlaces entre destinos”.

Aclaró que dicha conexión o empalme debe darse en los mejores términos, es decir que hayan buenas empresas aéreas y verdadera competencia para poder escoger con tranquilidad y confianza, pero eso sí, previendo que el tema no se reduzca a pequeñas aerolíneas de bajo costo en donde el pasajero tiene que someterse a disponibilidad de sillas o a esperar por largo rato en el aeropuerto hasta que las citadas empresas llenen el vuelo.

Para el vocero del hotel más tradicional del país, el tema de conectividad es de extrema urgencia y pidió que la misma medida aplique para el transporte terrestre y la Internet, aunque en este último aspecto reconoció que el gobierno trabaja de manera muy decidida y eficiente. “Hoy el turista quiere estar conectado con su familia las 24 horas del día”.

Según Salazar, en el frente turístico lo vital es la infraestructura y lo que debe alentar al país es que lo fundamental ya existe porque las inversiones se hicieron o se están haciendo. Anotó que pese a los excelentes hoteles y al mismo aeropuerto, para el caso de Bogotá, de lo que se adolece es de promoción por lo que exhortó al ejecutivo impulsar la marca país y los destinos colombianos con mayor fuerza.

“Ojalá que este proceso de paz en el que está empeñado el gobierno salga victorioso y avante porque Colombia es un destino muy apetecido y con muchas posibilidades de desarrollo y que mejor que en un escenario de tranquilidad”, declaró.

Salazar explicó que la única manera de morigerar ese desequilibro de renta entre quien pone la plata y quien pone la marca solo se hace con promoción porque ello implica más pasajeros en los aviones y más huéspedes en los hoteles, es decir que se traslada la capacidad de fuerza del oferente a quien demanda los servicios. En su concepto hay una coyuntura económica de oferta y demanda por lo que recomendó mantener un equilibrio entre las dos variables para evitar distorsiones en el mercado.

“Si las cadenas hoteleras ven que aquí hay huéspedes suficientes pues nosotros también estamos en condiciones de elegir la firma que mejores posibilidades brinde. Tenemos que aclarar que en Colombia lo que ha crecido es la oferta y no la demanda hotelera y eso ha generado una descompensación terrible que ha llevado a contextos incómodos de lucha y guerra de tarifas en las cuales el menos favorecido es el cliente porque el servicio finalmente involuciona o se vuelve paupérrimo”, aseveró.

La situación de sobreoferta, señaló, hace que muchos regalen la tarifa o presten el más indeseable servicio, escenario para nada grato si se tiene en cuenta que nadie trabaja para perder dinero y menos para sacar corriendo a los clientes.

 

Visto 1178 veces